Decapitan y rompen imágenes religiosas y paganas en La Rioja

La policía no puede dar con los vándalos que recorren la provincia desde hace varios días.
viernes, 29 de octubre de 2010 00:00
viernes, 29 de octubre de 2010 00:00

Los medios periodísticos riojanos hablan de un atentado a la religión y un golpe en lo más profundo de la fe. Es que nadie puede saber quiénes, desde hace algunos días, se dedicaron a recorrer la provincia decapitando imágenes de santos católicos y símbolos paganos de cultos populares.
Ni siquiera los crucifijos se salvan, y la última afectada fue la Virgen María.
Días pasados la imagen de la Virgen apareció sin cabeza. Ésta se encuentra a unos 20 km. de la capital riojana, instalada en una urna de cristal en el puente sobre el río Los Sauces, en la ruta que une la vecina Villa Sanagasta.
Los viajeros que van y vienen desde localidades como Anillaco, Anjullón y hasta de Aimogasta, se encontraron con esta desagradable sorpresa. La imagen es conocida como “la Virgencita del Puente”.
Pero antes, también amaneció decapitada la imagen del Gauchito Gil que se encuentra en el “santuario” que armó la gente, ubicado en la ruta 38 en la zona del acceso sur de la capital riojana.
El Gauchito Gil es un culto de origen litoraleño, que en los últimos años se extendió a todo el país. Allí, el o los vándalos, provocaron desorden y maltratos a las demás imágenes, menos una: la imagen de San La Muerte.
Al trascender la noticia, dada por la radio riojana Provincia, oyentes del interior se comunicaron y señalaron que igual suerte padecieron las figuras de San Rafael en Pinchas y del Cristo, en la cuesta de Huaco. Es la misma ruta que une La Rioja con Aimogasta, pasando por Sanagasta.
La inquietud surge porque no es la primera vez que ocurren estos ataques en La Rioja. Hubo anteriores casos que conmovieron a la comunidad en general, pero sobre todo a la mayoritaria feligresía católica, como la destrucción de imágenes de la plaza del Pesebre, o las del Calvario en la zona de Las Padercitas. En el caso del pesebre, la policía descubrió que los autores fueron una “tribu urbana” muy reducida, cuyos integrantes adolescentes fueron puestos a disposición de la Justicia. Sin embargo, sobre estos últimos ataques, que se producen en sitios aislados, no hay pistas.

Comentarios

Otras Noticias