Centenario de la Diócesis

El Legado Pontificio con los enfermos

Visitó religiosas, hospitales, dialogó con la prensa y fue a la Ermita y a la casa de Esquiú.
viernes, 20 de agosto de 2010 · 00:00

En la segunda jornada de las celebraciones centrales por el Centenario de la Diócesis de Catamarca, el Legado Ponitificio Cardenal Francisco Javier Errázuriz Ossa desarrolló una intensa actividad junto al obispo diocesano Mons. Luis Urbanc.
A la mañana temprano fue al Monasterio de la Inmaculada del Valle, donde mantuvo una reunión con religiosas de distintas congregaciones.
A continuación visitó el hospital San Juan Bautista. Allí fue recibido por el ministro de Salud, Mario Marcoli, el director Ernesto Martínez, profesionales médicos y de otras especialidades, enfermeras y personal de la casa. Se encontraba también el responsable de la Pastoral de la Salud, Padre Antonio Bulacios. Ya dentro del hospital ingresaron a la pequeña capilla donde el Cardenal hizo un alto para elevar una plegaria y luego recorrieron las distintas áreas y visitaron a los enfermos.

En el Hospital de Niños

Posteriormente se dirigieron al Hospital de Niños “Eva Perón” donde recibieron una cálida bienvenida por parte de todo el equipo que allí trabaja. El centro asistencial infantil se encontraba totalmente ornamentado y las muestras de adhesión al enviado del Papa Benedicto XVI se hicieron sentir a cada paso.
Los prelados visitaron a los niños internados y un momento especial se vivió cuando se encontraron con los niños que reciben tratamientos oncológicos.
En la oportunidad, el Legado Papal recibió un regalo muy especial: una imagen de la Virgen del Valle tallada en rodocrosita. Ante la presencia del ministro Marcolli, del director Horacio Díaz y de médicos del hospital, el director Asistencial Ricardo Seco, se entregó el obsequio al cardenal.
La mañana concluyó con una conferencia de prensa en el Obispado y un almuerzo de camaradería con todos los sacerdotes de la Diócesis.
Llegaba el momento de un breve descanso para reanudar, en las primeras horas de la tarde esta apretada agenda que gustoso aceptó desarrollar, para celebrar de diversos modos los primeros cien años de la Diócesis de Catamarca. Mientras esto sucedía, iban llegando delegaciones del interior.
 

Comentarios

Otras Noticias