Religiosas

Evangelización y promoción humana

Es necesario asumir los lazos existentes.
sábado, 21 de agosto de 2010 00:00
sábado, 21 de agosto de 2010 00:00

Los talleres se abrieron con breves ponencias sobre los diferentes temas propuestos. Con variadas mecánicas, en cada uno se promovió la participación de los presentes. Sorprendió a los organizadores la total disposición puesta de manifiesto tanto por laicos del interior como de la ciudad capital.
Los foros constituidos fueron 1) Procesos formativos: Discipulado misionero. Estuvo a cargo de las áreas pastorales de Catequesis, Educación y Bíblica, donde se analizó el sexto punto del Documento de Aparecida.
2) Bicentenario de la Patria y servicio al bien común. Estuvo a cargo de Cáritas y de las Pastorales Social, Penitenciaria y de la Salud. Se analizaron temas muy actuales y los modos de actuar desde la Iglesia en el mundo.
3) Rostro mariano de la Diócesis de Catamarca, a cargo de quienes trabajan en el Santuario de la Virgen.
4) Dimensión misionera de la Iglesia Particular, a cargo de la Junta de Misiones.
5) Familia y vida, a cargo de la Patoral Familiar. Aquí se conformaron miniforos para subdividir el debate en otros temas relacionados con este eje.
6) Juventud, a cargo de la Pastoral de Juventud, con dinámicas muy variadas, como juegos, teatro y oraciones.

Conversión pastoral
En cada foro se debatió con la intención de proyectar acciones que permitan la conversión pastoral de la Diócesis.
En estos espacios se propusieron modos de trabajo para que la Iglesia de Catamarca asuma con mayor claridad y decisión los lazos existentes entre evangelización y promoción humana, para impulsar y reclamar gestos concretos de liberación según el espíritu bíblico: liberación del pecado, de las deudas injustas, de las esclavitudes y de las múltiples formas de opresión, para que los bautizados dejen atrás intereses sectarios y promuevan un diálogo generoso, como signo del compromiso de todos con el Bien Común.

Clima de alegría
El Vicario de Pastoral, Padre José Díaz, en diálogo con El Esquiú.com puso de relieve el clima eclesial de alegría y de encuentro fraterno que se vivió durante toda la jornada.
Como los horarios no pudieron cumplirse tal como fueron previstos, mientras se presentaban propuestas y se debatía a través de las distintas dinámicas, los presentes almorzaron sin mayores comodidades, pero felices de poder vivir estos momentos históricos.

Comentarios