Alarmante crecimiento del consumo de tabaco

Cada vez menos libres de humo

Son cada vez más quienes se inician en este hábito, sobre todo los jóvenes.
lunes, 23 de agosto de 2010 00:00
lunes, 23 de agosto de 2010 00:00

El tabaco es la principal causa de muerte prevenible, enfermedades y discapacidades en el mundo. Las causas de muerte más importantes relacionadas con el consumo de tabaco son las enfermedades del corazón, cáncer y enfermedades respiratorias.
El tabaco empieza a dañar el organismo inmediatamente iniciado su consumo, y trae aparejados diversos problemas de salud que se observan años después. Hasta la fecha se han publicado miles de artículos y revisiones sobre el tema que muestran que el tabaquismo se asocia con alteraciones en todos los órganos y sistemas.
Según la Organización Mundial de la Salud, cada año mueren cinco millones de personas en el mundo a causa del tabaquismo, Mientras que en Argentina mueren más de 40.000 personas por enfermedades relacionadas con el tabaco. Esto representa el 16 % del total de las muertes de personas mayores de 35 años.
Los fumadores viven en promedio 10 años menos que los no fumadores, y esta reducción es mayor en función de la cantidad fumada.
El doctor Daniel Ríos, uno de los colaboradores del Programa de Cesación Tabáquica en la provincia, comentó que en Catamarca el 34% de la población consume tabaco.
Actualmente, el programa cuenta con la colaboración de los residentes de Medicina Familiar y el departamento de Educación para la Salud de la cartera sanitaria de la provincia.
Ríos explicó que cada vez hay más chicos que empiezan a fumar a partir de los 8 años, lo cual es un puntapié para iniciarse en otro tipo de sustancias tóxicas. Lo importante es la educación desde una edad temprana, dado que a medida que empiezan a crecer es más difícil de contrarrestar.
Actualmente, la concientización se imparte a través de talleres y charlas en instituciones escolares y ámbitos públicos. Recientemente participaron en Vialidad Provincial. Sin embargo, pese a que algunas figuras reconocidas como Sandro, o Gustavo Ceratti, fueron afectados por el consumo del tabaco, los referentes del programa son concientes de que se trata de una problemática difícil de atenuar, dado que existe una condición cultural tendiente a no visualizarla como una enfermedad.
“Estamos trabajando con el objetivo de prevenir el tabaco, informar los efectos nocivos sobre el tabaquismo, y realizar una intervención y un tratamiento a las personas que quieran dejar este hábito nocivo”.
El plan de intervención consiste en contactar a los pacientes, hacerlos tomar conciencia de su enfermedad y luego aplicarles una medicación farmacológica específica, que se trata de algún sustituto de nicotinas, dependiendo de la adicción del paciente; prevención primaria, protección del fumador pasivo y cesación.
El equipo trabaja en la posta Alem, de lunes a viernes, de 8 a 12, mientras que de martes a viernes, en el horario de de 14 a 16, lo hacen en el Hospital San Juan Bautista. Ríos cuenta que todos los pacientes adultos que asisten a la posta Alem reciben consejería tabáquica, sin embargo para los pacientes implica un alto compromiso.
No obstante, la batalla más difícil de librar es contra las tabacaleras, quienes “invierten millones para tratar de posicionar una marca en el mercado, mientras que el programa nacional cuenta con menos de un millón, y algunas provincias no están contempladas, por lo cual la lucha es engorrosa”, advierte Ríos.
Esta situación se complementa con la falta de controles de la Legislación que regula espacios ciento por ciento libres de humo, “Catamarca y Buenos Aires son las únicas dos provincias que permiten fumar en los locales públicos”, explica Ríos y agrega “sería importante que los decidores políticos colaboren en la lucha, porque el tabaco no sólo afecta a la persona que lo consume, sino que también afecta a la salud de su contexto, pero además provoca un alto costo al sistema de Salud”.
Algunas de las metas del programa comprenden certificar instituciones públicas y escuelas, y postas libres de humo. Esa es la “próxima tarea que se realizará a través de los talleres de educación”, explicó Ríos.

Comentarios

Otras Noticias