Sobre una matrícula que oscila en 500 niños

Más del 12% de niños con obesidad en Nivel Inicial

La información se desprende de una evaluación efectuada desde ámbitos de la Municipalidad de la Capital.
miércoles, 25 de agosto de 2010 · 00:00

Un índice que supera el doce por ciento de niños obesos y con un alto riesgo de obesidad se detectó en el Nivel Inicial que depende del Sistema Educativo Municipal de la Capital.
Estos promedios han generado preocupación en ámbitos municipales, e incluso se podrían incrementar aún más de acuerdo con la evolución de la información que se recabó a mediados de julio y que aún se encuentra en proceso.
Actualmente, el Nivel Inicial que depende de los diferentes establecimientos educativos municipales cuenta con una matrícula de aproximadamente quinientos niños, distribuidos en salas de veinticinco pequeños de cuatro y cinco años. “La información que manejamos en este momento nos refleja un doce por ciento de niños con obesidad o con riesgo alto de obesidad, pero estas cifras se podrían incrementar cuando se posea en mano las cifras definitivas de las evaluaciones efectuadas en el transcurso del pasado mes”, explicó Jorge Brandán, supervisor del Programa Municipio y Comunidad Saludable.
De acuerdo con lo explicado por el funcionario, este cuadro de situación obedece a una serie de razones, entre las cuales sobresalen la ausencia de actividad física en los niños, y la falta de estrategias para cocinar por parte del grupo familiar. “Los niños comen en cantidad pero sin el valor nutricional que requieren -agregó-, generando un cuadro que, lamentablemente, afecta en forma directa a la salud y al desarrollo físico y social del menor”.
Estos parámetros de obesidad surgen a partir de un seguimiento que se practica desde el municipio, en función de los lineamientos de un programa de salud escolar instrumentado en el sistema educativo. A partir de la detección de los casos de riesgo, se efectúa un seguimiento de los mismos con la instrumentación de acciones concretas, tales como identificar al grupo familiar y dotarlo de herramientas para que el menor pueda revertir su cuadro.
“Se efectúa un relevamiento para determinar la salud de los chicos, y a partir de la información recabada actuamos previniendo cuadros y complicaciones mayores”, explicó Brandán, al tiempo que aseguró que los controles médicos a los que se someten los niños son oftalmológicos, clínicos, odontológicos, etc.
Tras asegurar que “esta situación se debe, principalmente, a la ausencia de una actividad física que desarrolle el niño”, el profesional explicó que el sedentarismo se ha tornado moneda corriente en los pequeños, dada la alta influencia de televisión, o juegos en computadoras y celulares.
Una vez detectado el niño con problemas, ya sea obesidad, desnutrición u otro cuadro, se instrumenta una visita a su núcleo familiar y controles médicos intensivos. “Se han dado casos, como en la zona sur, donde los profesionales van a la casa del niño y hablan con los padres, efectuando una evaluación socioambiental a los efectos de instrumentar acciones educativas”, sostuvo a la vez que aseguró que este tipo de trabajos se realizan en los dieciocho comedores que dependen de la jurisdicción municipal.
No obstante, explicó que “un aspecto central es la respuesta de los padres, ya que, en muchos casos, para abrir una puerta y que te dejen trabajar, les tenés que entregar un bolsón de comida o algo. La falta de educación de los padres es muy preocupante”. Y agregó: “Las madres carecen de una estrategia a la hora de cocinar, puesto que a la hora de preparar alimentos apuntan, por ejemplo, a una pizza, que contiene harina y es carbohidratos, y no cuenta con proteínas. A las verduras casi ni la utilizan, por lo que se observa que las comidas giran, por lo general, en fideos, harina, guisos, polenta y arroz”.
Por último, Brandán aseguró que para revertir este panorama, lo ideal pasa por modificar las dietas de alimentación y estimular un mayor desarrollo de la actividad física, dejando de lado condiciones de sedentarismo que afectan el normal desarrollo y crecimiento del niño.

Desnutrición

El funcionario aseguró que las evaluaciones efectuadas arrojan casos aislados de desnutrición infantil, principalmente provenientes de hogares muy carenciados. “Si se detectan grados bajos de desnutrición trabajamos con estrategias alimentarias, pero si hay un grado 3, por ejemplo, se profundizan acciones y se derivan los niños para atención médica concreta”, concluyó.
 

Comentarios

Otras Noticias