Murió el periodista Samuel Mohaded

Fue conductor del Sindicato de Prensa.
sábado, 25 de septiembre de 2010 00:00
sábado, 25 de septiembre de 2010 00:00

Tras padecer en los últimos años un penoso proceso de enfermedad, que finalmente no pudo revertir, falleció ayer Samuel Mohaded, un reconocido periodista del medio e integrante de una familia con larga historia en la provincia, especialmente en Recreo y su zona de influencia.
Trabajó largos años en el decano de la prensa local, La Unión, diario en el que ejerció como encargado de la sección policiales-judiciales, un puesto que lo heredó de don Pedro José Toloza, cuando a éste le tocó hacerse cargo de la Jefatura de Policía.
Pero también a Mohaded, o “el turco” como le conocían los más íntimos, le tocó escribir notas y columnas de política cuando transcurrían las décadas del 70 y 80. Junto a sus jefes de siempre, Felipe Maximiliano Gutiérrez y Juan de la Cruz Saseta (ambos fallecidos en los últimos años), formó parte de una familia de periodistas que cuidaban hasta el mínimo detalle su trabajo profesional.
Con una redacción casi perfecta, clara y concisa, le tocó brillar en el periodismo cuando el diario La Unión era el auténtico líder del periodismo catamarqueño.

En el gremio

Por su militancia en la actividad periodística y después de la llamada a la normalización de los sindicatos, en el año 1979, Samuel Mohaded quedó a cargo de la conducción del Sindicato de Prensa de Catamarca, filial de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN), la que siguió ejerciendo tras la asunción como presidente de la Nación del doctor Raúl Ricardo Alfonsín.
En el año 1985, después de las elecciones locales, entregó el sindicato a la dupla Gustavo Nieva-Eduardo Molas, secretarios General y Adjunto, respectivamente.

En la Justicia

En forma paralela al periodismo, Mohaded se desempeñó por largos años en el Poder Judicial, donde cumplió igualmente tareas muy importantes hasta conseguir su jubilación.
En los últimos diez años, cabe destacarlo, realizó varias colaboraciones para el diario El Ancasti, la mayoría de ellas referidas a cuestiones judiciales, aunque también se dio tiempo para abordar temas mundanos o para relatar lo que el consideraba un milagro de Fray Mamerto Esquiú al haber podido, finalmente, dejar de fumar.
Lamentablemente para él, el “maldito cigarrillo”, como lo llamaba, ya le había producido el daño suficiente como para sumirlo en enfermedades respiratorias y pulmonares que lo alejaron del periodismo y de otra actividades.

Lazos familiares

Samuel Mohaded integraba una familia de comerciantes de la ciudad de Frías (Santiago del Estero), la mayoría de los cuales se instaló en Recreo, entre ellos Alfredo Mohaded, quien fue senador departamental en la década del noventa.
Samuel, hijo de inmigrantes árabes, vino a la Capital y vivió con su familia en el Bº 250 Viviendas. Su esposa era doña Raquel Nieves Negrette y tuvo una única hija, Yanina, la que le regaló varios nietos. Vaya para todos ellos los deseos de una pronta y cristiana resignación.
 

Comentarios