Con la medida, quienes lo necesiten podrán ingresar más rápido a la lista del INCUCAI

El hospital hará estudios para trasplantes a pacientes renales

Desde el CAICA se agilizará el ingreso a la lista nacional.
lunes, 27 de septiembre de 2010 · 00:00

El 80 por ciento de los pacientes que el CAICA tiene en lista de espera, padecen enfermedades renales y requieren transplante de riñones. Para poder ingresar a la lista de espera, los pacientes deben viajar a Córdoba para realizarse los estudios previos y poder ingresar a la lista de espera nacional. Para modificar esta realidad el profesional Gabriel Correa dijo que la Provincia avanza rápidamente para implementar un nuevo servicio para pacientes renales, que consiste en agilizar los pasos realizándoles en Catamarca los estudios pre- transplantes, con lo cual evitarán viajar a otras provincias, sobre todo los pacientes de escasos recursos.
El médico detalló que “ante una disposición nacional, en pocos meses la provincia podrá facilitarle al paciente renal agilizar los trámites para ingresar a la lista del INCUCAI”. El proyecto que avanza en otras provincias comenzó hace tiempo a tomar forma en el ministerio de Salud de la provincia. Correa expresó que será en el hospital San Juan Bautista donde los pacientes dializados tendrán esta oportunidad.
“La idea es comenzar cuanto antes para facilitar la vía de ingreso a la lista a los pacientes renales, que son el 80 por ciento de quienes integran la lista en la provincia”, expresó Correa.

Pocos donantes

El facultativo precisó que la lista de espera para transplantes en Catamarca se mantiene desde hace algunos años entre 55 y 60 personas, de las cuales por año el 20 por ciento logra recibir un transplante, ante la pocas donaciones de órganos que se registran en Catamarca.
El año pasado se llevaron a cabo sólo dos ablaciones de órganos; este año en lo que va hasta la fecha se realizaron tres operativos, de los cuales dos fueron múltiples.
Para el profesional médico, la falta de concientización sigue siendo evidente, lo cual complica el panorama porque la lista de espera no disminuye desde hace varios años, mientras quienes expresan su voluntad de donar son cada vez menos.

Negativa

Correa resaltó que a los pocos minutos de la última ablación, reflejada en la edición de ayer de El Esquiú.com, otra paciente falleció y pese a tener todas las posibilidades de ser donante, los familiares se negaron al pedido.
Si bien es un derecho, esta persona fallecida no pudo dar vida por lo menos a una persona de las seis mil que se encuentran en la lista nacional.
 

Comentarios

Otras Noticias