Recordaron a María Soledad en el Carmen

Una serie de actos se realizaron en el establecimiento educacional donde acudía la joven asesinada en 1990. Estuvo presente Martha Pelloni
miércoles, 08 de septiembre de 2010 00:00
miércoles, 08 de septiembre de 2010 00:00

Con la presencia de la ex rectora y principal impulsora de las marchas del silencio, Martha Pelloni, ayer en el Colegio del Carmen y San José se efectuaron una serie de actividades vinculadas con la conmemoración del vigésimo aniversario de la muerte de la joven estudiante María Soledad Morales.
También estuvieron presentes los padres, Ada y Elías, de la joven asesinada el 7 de septiembre de 1990.
De esta manera, ex compañeros de Sole y los alumnos que concurren actualmente al Colegio pudieron compartir diferentes experiencias vinculadas con el trágico hecho, que marcó un antes y un después en la vida institucional y social de Catamarca. También, se procedió a habilitar un bonito monolito en la puerta del aula a la cual asistía la joven chacarera asesinada y se realizó un oficio religioso.
Sin lugar a dudas, la presencia de Pelloni fue la que acaparó todas las miradas y la mayor atención a la hora de los discursos. Precisamente, la ex rectora fue quien respaldó fervientemente las marchas del silencio y quien acusó públicamente a los que creía culpables de la muerte de la joven estudiante.
Actualmente radicada en la localidad correntina de Goya, Pelloni arribó a Catamarca y se mostró visiblemente emocionada cuando tuvo en sus manos algunas de las pertenencias de María Soledad, como fueron libretas de calificaciones, planillas de asistencia y algunas fotografías.
Admirada por toda una comunidad escolar, la religiosa mantiene un duro discurso, tal como era su posición en la década del noventa, cuando este tema se adueñó de la sociedad catamarqueña. “Hoy en día vemos que este caso no recibió la Justicia que merecía, porque María Soledad Morales se encuentra muerta y los asesinos ahora andan en la calle”, y agregó “aún resta definir qué pasó con el encubrimiento, que fue digitado por el entonces diputado nacional Angel Luque y el jefe de Policía. Son muchos los puntos oscuros que no se han aclarado”.
Tras asegurar que “se trató de un crimen perverso y una muerte fatal”, Pelloni apuntó sobre la figura de Luis Tula. “Hay que preguntarse qué fue lo que recibió porque era el entregador, qué obtuvo a cambio de entregar a María Soledad a quienes la mataron luego. Hubo un hecho claro que fue la decisión política de encubrir el caso por medio de la desfiguración del cuerpo, pero la sociedad de Catamarca se levantó y dijo basta”, agregó.
Tras recordar con una muy buena memoria hasta los mínimos detalles de lo ocurrido en aquella oportunidad, tanto en los primeros días del crimen como con la causa judicial que se instrumenta, la religiosa se mostró “emocionada” ante el “interés y la preocupación que se observa en la nueva generación de estudiantes, que buscan conocer lo que sucedió en aquella oportunidad con mucho respeto”.
A veinte años del trágico suceso, Pelloni aseguró: “Catamarca ha cambiado en estos últimos años, ya que a partir de este hecho se ha socializado un tema y se dejó de lado el temor por las cosas que pasan. Ahora, todo lo que sucede es denunciado, ya nadie calla por temor”.
“Hoy encontré otra Catamarca, más madura, pero con la claridad de saber que cuando tuvo que hacerlo, se puso de pie y luchó por sus ideales, dando un ejemplo al país y al mundo”, concluyó.

Comentarios

Otras Noticias