Hace años que no había tantas precipitaciones

Cayeron 200 milímetros de agua y las lluvias comienzan a batir marcas

Las familias más humildes de Capital e interior sufren daños en sus viviendas.
viernes, 25 de febrero de 2011 00:00
viernes, 25 de febrero de 2011 00:00

Hace años que no llueve con tanta intensidad en la provincia, y el temporal esta vez es tan devastador que los organismos no dan abasto para asistir a los afectados, en su totalidad de escasos recursos. Se estima que ya se asistió a más de 2.000 damnificados (ver galería de imágenes).
En los meses de enero y febrero de 2009 y de 2010 la cantidad de agua fue menor, considerando esta altura del año. En esos meses la lluvia caída no superó los 100 milimetros, mientras que este año, sólo en el Valle Central cayeron 200 milímentros.
Por estas intensas lluvias de verano, ayer se vivió una jornada complicada, tanto en el interior, que sigue bajo agua, como en la Capital, en donde hubo destrozos. Se cayeron techos, vecinos del sur se autoevacuaron, creció el Río del Valle e inundó a los habitantes del margen del cauce.
En el departamento Valle Viejo fueron varias las viviendas afectadas, pero en dos se desplomaron los techos. Una de ellas está ubicada en Santa Rosa, propiedad de la familia Aredes. Sara, la propietaria, detalló que su dormitorio estaba ya deteriorado, porque el techo es de caña y data de más de 100 años. “Ese era mi dormitorio, hace unos días me cambié porque sentía mucho ruido, hasta que a las 6:30 se cayó. La municipalidad me está ayudando y ojalá me hagan una piecita para poder dormir bien o arreglarme un poquito otro pieza que tengo al fondo”, manifestó.
En Pozo El Mistol, en la madrugada de ayer, la familia Agüero comenzó a desalojar la cocina, ya que un techo se desplomó y el de la cocina estaba prácticamente vencido. La propietaria manifestó tener una hija discapacitada y dijo que los políticos le prometieron mejorar el techo de su vivienda, porque todo es de caña, pero nunca lo concretaron.
La realidad del sur de la ciudad Capital también es de emergencia, esto teniendo en cuenta que numerosas familias construyeron a la vera del río, prácticamente sobre el cauce. Si bien hace años que no crece el río, las intensas precipitaciones dieron lugar a que el agua busque su cauce, lo que provocó inundaciones de viviendas. “Ahora tendremos que salir hasta que baje el río, porque no hay manera que el agua no entre”, manifestó un vecina del barrio Los Médanos. Los afectados tambien son vecinos cercanos al Cementerio Municipal, barrio Montecristo, Santa Marta, Villa Eumelia y otros aledaños.

Interior

El Subdirector de Defensa Civil, Eduardo Galli, detalló que la situación en el interior de la provincia es difícil y que junto a los municipios y Desarrollo Social están haciendo lo posible por llegar a los lugares más afectados. Manifestó que un grupo viajó a Belén a brindar apoyo, ya que es la zona con mayores problemas en viviendas precarias.
Se conoció que en todo el departamento Belén continúa lloviendo, lo que causa mayor preocupación a los organismos de asistencia. Similar situación padece el departamento Santa Rosa y todas sus localidades, especialmente Aliján, una zona de trabajadores rurales de escasos recursos.
De allí en más, las nuevas zonas con problemas por la lluvia son Chumbicha, Capayán, Huillapima, San Pedro y Coneta. Galli indicó que luego de semanas de lluvia ayer comenzó a cesar en Tinogasta y Santa María; sin embargo los problemas continúan por la gran cantidad de afectados.

Seguirá hasta el lunes

Desde el Servicio Metereológico de la UNCA informaron que las lluvias continuarán hasta el próximo lunes. Se conoció también que hubo un brusco descenso de la temperatura en toda la provincia.
Encargados del servicio manifestaron que las constantes lluvias en toda la provincia no son un fenómeno o algo inusual, sino que estas lluvias son de verano y que por el clima que se tiene, si en estos meses no llueve podría haber sequía, tal como sucedió en 2009 y 2010.
Ana Eller, a cargo del servicio, manifestó que “ la cantidad de agua supera lo de años anteriores, lo que hace bien. Lamentablemente las consecuencias son mayores que otros años, pero si tenemos en cuenta que estas lluvias llenarán los diques y evitarán la sequía estamos hablando de un buen año”.
Remarcó que “si existieran mayores obras de embalse el agua no se desperdiciaría tanto como está sucediendo, y a la vez no habría tantos afectados”.

Desborde de ríos y rutas intransitables

Vialidad Nacional dio a conocer ayer que se produjo un desborde sobre la calzada de Ruta Nacional Nº 38 del río San Pablo, por lo que personal de este organismo y de la empresa a cargo del mantenimiento del camino se encuentra trabajando en el lugar afectado, ubicado entre las localidades de Capayán y Huillapima.

Quebrada de Belén

Por otra parte, personal y equipos de la DNV, con la inestimable colaboración y máquinas de la UTE J.C.R. S.A. – HELPORT S.A., responsable de la construcción de ese tramo de Ruta 40, trabajan intensamente para restablecer la transitabilidad en la Quebrada de Belén.
Los técnicos de la DNV afectados a esas tareas de emergencia estiman que aproximadamente a las 16 de hoy se habilitará parcialmente el paso vehicular por el lugar, el que volverá a interrumpirse a las 19 por razones de seguridad.
En el tramo entre Cerro Negro y la cabecera departamental, en tanto, personal y equipos de la DNV y de la Municipalidad de Londres despejaron embanques de arena que se habían depositado en los badenes que cruzan los ríos El Tambillo y La Totora. En el norte de Belén la transitabilidad de vehículos livianos por Ruta 40 se encuentra comprometida por la crecida de ríos y arroyos.

La Cébila

Sobre Ruta Nacional Nº 60, en el tramo de la Quebrada de La Cébila, personal y equipos de la DNV y de la empresa encargada del mantenimiento realizan tareas de limpieza de derrumbes menores, por lo que la transitabilidad en ese sector se encuentra condicionada, con suma precaución.

Santa María

Finalmente, entre Pié de Médano y Santa María se permite el tránsito únicamente de vehículos de carga, luego de que personal y equipos de la DNV realizaran limpieza de badenes en los que había embanques de arena por la crecida de varios ríos.
Por su parte, Vialidad Provincial informó que en la Ruta Provincial Nº 1, el Campamento de Singuil ha dado cuenta de la intransitabilidad de la misma debido a un camión que quedó atravesado en la ruta en el kilómetro 13, a la altura del paraje denominado Loma Larga, por lo que con maquinaria del organismo estaban llegando al lugar para auxiliarlo y habilitar el paso.
En el departamento Santa Rosa, las lluvias han llevado al máximo el nivel de cota de los ríos, lo que representa una seria advertencia de desborde si continúan las precipitaciones, algo que complicaría aún más el panorama que viven las comunidades del lugar.
En el departamento Paclín, la comunicación terrestre está cortada entre las localidades de Balcosna de afuera y la villa de Balcosna, por la crecida de los arroyos que impide el paso de cualquier tipo de vehículos. Lo mismo sucede con las localidades que atraviesa la Ruta Provincial Nº 120.
En el norte de Belén la situación es similar, debido al cruce de ríos crecidos que impiden el paso, especialmente en el norte de Belén y la Ruta Nº 43 que comunica al departamento Antofagasta de la Sierra.

Peligra el inicio de clases

En algunas localidades y parajes no podrían iniciar las clases el próximo lunes. La crecida de los ríos, los derrumbes en cuestas y el constante tránsito con precaución son algunos de los motivos. Desde Fiambalá informaron que al norte los pobladores no pueden ni siquiera salir de sus casas, por lo que no podrían iniciar la actividad escolar. Se suma al problema de las intensas lluvias la falta de agua potable y el deterioro edilicio en los establecimientos. Además los alumnos viven en puestos alejados, en medio de las montañas, por lo que no cuentan con ningún medio de transporte.

 

Comentarios

Otras Noticias