Sociedad

Insólita denuncia de médicos porque se sienten agraviados

Acusaron al subsecretario de Salud ante el trinunal Deontológico
lunes, 26 de noviembre de 2012 00:00
lunes, 26 de noviembre de 2012 00:00

Una dura denuncia fue presentada por prácticamente todos los médicos que integran el plantel de la Maternidad Provincial 25 de Mayo en contra del subsecretario de Asistencia en Salud Pública, Oscar “Kelo” Brizuela, porque se consideraron ofensivas las declaraciones en una nota periodística de El Esquiú.com en la que el funcionario cuestionó el desempeño profesional, tras la muerte aparentemente evitable de un bebé en el vientre de su madre que no habría recibido adecuada atención. Los galenos acudieron al tribunal deontológico del Colegio Médico y solicitaron una sanción para Brizuela porque consideran que violó el código de ética profesional.
La controversia entre los médicos del nosocomio tuvo su origen en una entrevista que este medio le realizó a Brizuela y que fue publicada en la edición del 3 de noviembre último. Allí, Brizuela fue consultado en su calidad de funcionario de la cartera de Salud sobre el caso de una parturienta que tenía un antecedente de pérdida de un embarazo, y que llegó el 31 de octubre con fuertes dolores. La mujer habría sido derivada a su domicilio y le programaron una cesárea para el día siguiente. Sin embargo, el 1 de noviembre, cuando se fue a atender, el feto estaba sin vida.
Los familiares de la mujer radicaron una denuncia para que se investigue si en ese caso, quienes atendieron a la mujer actuaron con negligencia. Al respecto, el subsecretario consideró que el episodio había sido “gravísimo” y afirmó que iba a iniciar un sumario administrativo para todo el personal que se encontraba en el lugar y hasta al director, porque no era la primera denuncia de características similares, lo que le hacía sospechar de la existencia de “falta de compromiso del recurso humano”. Afirmó también el médico que la Maternidad está dotada de la mejor tecnología y que “no hay justificativo” para que ocurriera un caso así.

Ofendidos

Las declaraciones de Brizuela cayeron como un baldazo de agua fría entre los médicos, poco acostumbrados a que desde el Ministerio de Salud les espetaran tamaño reto, acusándolos de tener una actitud displicente para atender a los pacientes que, en este caso, habría costado nada menos que la vida de un bebé que a entender de Brizuela podría haberse salvado de haber aplicado correctamente los protocolos.
Rápidamente, alrededor de 50 médicos, enfermeros y otros empleados de la Maternidad redactaron una nota dirigida al presidente del Colegio Médico, Gregorio Antoni, exigiendo que se someta a Brizuela al Tribunal Deontológico y se lo sancione por las afirmaciones que le hizo a este diario las que consideran “agraviantes, injuriosas, maliciosas, falsas y mendaces contra nuestro desempeño profesional, absolutamente carentes de razón”. Afirman que las manifestaciones del funcionario implican un “descrédito público” y que se ven obligados a “expresar repudio total”.

Ética

En la presentación, los profesionales de la Maternidad acusan a Brizuela de haber violado el Código de Ética Profesional de 1955, dictado por la Confederación Médica Argentina. Y puntualizan que las declaraciones del funcionario van en contra de lo normado por el Capítulo IV, que regula las relaciones entre los médicos, y entre otros destacan el texto del artículo 32, que señala: “Los médicos se abstendrán de criticar despreciativamente las actuaciones profesionales de sus colegas”; y el 33, que señala: “La relación entre los médicos no ha de propiciar su desprestigio público”.
“Entendemos, sin duda alguna, que el Dr. Brizuela ha incurrido en graves incumplimientos a las normas transcritas, por lo que resulta pasible de una sanción. Ello, a fin de preservar el respeto que nos merecemos como profesionales comprometidos con nuestra elección de vida”, sostienen. Y destacan que “el ejercicio de la función pública no implica fueros especiales que permitan a quien ostenta tal calidad, la posibilidad de emitir juicios que atentan contra la moral, honor, buen nombre y reputación de otra persona, o institución”, por lo tanto, consideran que “no se puede eximir del castigo procedente a quien, voluntariamente ha violado el Código de Ética con que debemos relacionarnos los médicos”.
Por ello, afirman también que “dentro de sus atribuciones no se encuentra incluida precisamente, la de bastardear a los colegas”, al tiempo que recuerdan que “no es el primer caso en que ello ocurre. Ya ha sucedido una situación similar con los médicos anestesiólogos, quienes también públicamente fueron víctimas de manejos y declaraciones equivalentes”.
Los integrantes de la Maternidad también cuestionan que Brizuela, si bien afirmó que pediría sanciones y sumarios para el personal, “ni siquiera se acercó a pedir explicaciones de lo que pasó,(...) basándose sólo en opiniones aisladas, sin poseer fundamentos suficientes ni pruebas de tales acusaciones. Habló a la ligera, ensuciando nuestro trabajo para ‘lavarse las manos’ con la comunidad, y con ello, causó un severo perjuicio a nuestra profesión y también a la institución donde prestamos nuestros servicios, la Maternidad Provincial”.
Los profesionales también acusaron a Brizuela de haber “convertido a la salud, a nuestras tareas asistenciales, en un campo de batalla, por lo que sólo nos cabe realizar acciones tendientes a defendernos”. Y resaltan que “es esta mediatización de la medicina, la que propicia ‘la judicialización de la medicina’. Lo dañoso de tales conductas es que esto no sólo encarecería la salud, sino que arruinaría la relación entre paciente y médico, pues ambos viviríamos a la defensiva”.
Respecto de por qué enviaron a su casa a una parturienta que estaba en riesgo, no dicen nada los ofendidos médicos. Hay varios casos que se investigan en la Justicia por supuesta desatención o negligencia que terminaron con criaturas muertas en el vientre de sus madres en los que varios médicos deberían dar explicaciones.

Impolutas chaquetillas

Lejos de dar una respuesta a la sociedad y a la víctima sobre cuáles fueron las circunstancias por las que una mamá perdió su hijo habiendo acudido a tiempo para ser atendida, los médicos se unieron en bloque para cuestionar la postura asumida por el subsecretario Oscar Brizuela, un funcionario que tiene la responsabilidad de bregar por que la atención sanitaria que recibe la población sea la adecuada.
Brizuela, a través de El Esquiú.com, llevó un mensaje a la sociedad en el que se comprometió a investigar y dar respuesta ante una situación, que es preocupante por lo reiterada; por ello dijo que iniciará sumarios para determinar responsabilidades y castigar a quienes no están en trabajando con el compromiso que un nosocomio como la Maternidad Provincial requiere.
La reacción de los médicos, digna de una comedia de absurdos, fue la de abroquelarse y salir a pedir medidas sancionatorias, no para aquellos que tuvieran responsabilidad en la muerte de una criatura, sin para el funcionario que pretende elevar el nivel de atención médica de la población exigiendo nada más que compromiso.
Y para ello se escudan en normas de ética que más parecen intentar silenciar a quienes se atrevan a poner en evidencia las manchas de las supuestamente impolutas chaquetillas blancas.
 

Los firmantes

Jorge Elías Menem
Esteban P. Masullo
Claudia Tomassi
Víctor Solís Véliz
Edgardo R. Varela
Daniel A. Dean
Saldaño Padilla
Felipe Sastre Collado
Daniela Fantini
Sergio Miranda Lucero
Graciela de Aredes
Franco Morales
Gustavo Alejandro Sergo
Elida Inés Vaccaroni
René Ignacio Gallo
Estela Más Martín
Analía Tomassi
Nicolás Busleimán
Virginia Pérez Quiroga
Juan Pablo Gallo
Claudia Ahumada
Rosa M. Leiva
Nora Cruces
Yéssica Aparicio
Rubén Córdoba
Cinthia Balderrama
Diego Ovejero
Noelia Soledad Orona
Carla Giménez
Daiana Elizabeth Elizalde
Mercedes Trovato
Yanina Ávila
Gabriela Bulacio
Gloria Guarnaccia
Ana Reinoso
Carmen Barros
Fernando Allés
Andrea Nieva
Edit Suárez
María Cristina Carrizo
Lila del Carmen Cazaux
Carlos Paredes
Ariel Gustavo Moreno
Valera Olivera
Luciana Casasnovas
Cecilia Camji
Carmen Barros
Roxana Díaz
Marcela Ovejero
Cintia Reyes
Ramiro Rizzardo
Agustín Iván Tejeda
Fabián Guardia
Rosana Pérez
Rita Barrionuevo
Noelia Miguel
entre otras firmas...

Comentarios