La esperada llegada de Brochero al altar

El decreto del Papa que lo beatifica es la culminación del segundo paso hacia la canonización.
jueves, 20 de diciembre de 2012 00:00
jueves, 20 de diciembre de 2012 00:00

José Gabriel del Rosario Brochero será oficialmente beato en las próximas horas, cuando el papa Benedicto XVI firme el decreto en Roma, cumpliendo así un largo anhelo de la feligresía católica de Córdoba y del país.
Es la culminación del segundo paso hacia la santidad del sacerdote más popular de Córdoba. Nació en Santa Rosa de Río Primero el 16 de marzo de 1840 y falleció en Villa Tránsito (hoy Villa Cura Brochero) el 26 de enero de 1914, a los 73 años.
El proceso de canonización se inició en la década de 1960. Precisamente, según investigó la escritora Liliana de Denaro, el 21 de noviembre de 1963, al cumplirse 50 años de la muerte de Brochero, los obispos cordobeses escribían desde el Vaticano: “Brochero no es un sacerdote ignorado, se lo conoce en toda la Nación... Hemos de pedir al Señor con toda humildad y constancia que, si tales son los designios providenciales, veamos pronto en la gloria de los altares a este siervo bueno y fiel, a este párroco inolvidable que supo abrir surcos tan hondos en la vida religiosa de Córdoba”.
La certeza de la beatificación quedó definitivamente sellada luego de que una junta médica convocada por el Vaticano llegara a la conclusión que la recuperación de un niño tras un accidente de tránsito excedió la explicación científica.
Aquello ocurrió en mayo de este año. Y el 7 de julio pasado los teólogos de la Santa Sede no formularon ninguna objeción al presunto milagro: todos votaron en forma positiva. Así, la Congregación de las Causas de los Santos entregó su veredicto al Papa, para la firma del decreto de beatificación.
La localidad de Villa Cura Brochero esperaba anoche con ansiedad esta nominación. El sacerdote es ampliamente venerado en Traslasierra, región por la que Brochero dejó su vida y, además, fue el promotor de su desarrollo. Uno de los mentores de la causa de canonización de Brochero, Santiago Olivera (obispo de Cruz del Eje), llegó ayer a Villa Cura Brochero para recibir a los feligreses y celebrar la beatificación.
Paralelamente, hoy a las 10.30, el Arzobispado de Córdoba ofrecerá una conferencia de prensa en la que presentará detalles sobre el milagro atribuido a Brochero.
Una larga espera. La beatificación tuvo una larga espera. Es que la canonización es un proceso muy complejo y reúne las características de una verdadera instrucción judicial.
En el caso de Brochero, el 3 de febrero de 2004 los consultores históricos en causas de canonización, tras examinar la biografía documentada del cura de Traslasierra, la aprobaron por unanimidad y el papa Juan Pablo II le otorgó el título de “venerable”.
El paso siguiente para lograr la beatificación era presentar un milagro por intercesión de Brochero.
Este presunto acto milagroso comenzó a ser investigado en la sede del Arzobispado de Córdoba. Las conclusiones fueron presentadas en abril de 2009 a la Congregación de las Causas de los Santos. El encargado de presentar la investigación fue el obispo Olivera.
El caso remite a la recuperación “asombrosa” de un pequeño de menos de 1 año de vida, quien sufrió un terrible accidente en el camino de las Altas Cumbres. El niño en cuestión tiene hoy 13 años, ampliamente recuperado de aquel trance. En el momento del accidente, según fuentes del Arzobispado de Córdoba, el padre del niño rezó y pidió a Brochero que salvara a su hijo.
El 10 de mayo de este año, una junta médica (con siete especialistas en distintas ramas de la medicina) convocada por el Vaticano estudió la documentación aportada por el Arzobispado de Córdoba y concluyó que la recuperación “no tenía explicación científica”.
En esa ocasión, el neurocirujano cordobés Vicente Montenegro viajó a Roma, a instancias de la Iglesia cordobesa, para ofrecer su testimonio científico de la recuperación del niño.
Celebración. La ceremonia oficial de entronización de José Brochero en los altares católicos será en febrero del año que viene, en el paraje Alto Grande, en la Pampa de Pocho, en Traslasierra.
La Iglesia Católica espera una gran concurrencia de fieles de todos los rincones del país, para rendir tributo a un cura humilde y emprendedor, que dedicó su vida a ayudar a los más pobres.
Beatos locales
Laura Vicuña. Laica, alumna del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, nacida en Santiago de Chile el 5 de abril de 1891 y muerta en Junín de los Andes (Neuquén) el 22 de enero de 1904. Beatificada el 3 de noviembre de 1988.
Nazaria Ignacia March Mesa. Religiosa, fundadora de la Congregación de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia, nacida en Madrid (España) el 10 de enero de 1889 y muerta en Buenos Aires el 6 de julio de 1943. Beatificada el 27 de noviembre de 1992.
Artémides Zatti. Coadjutor salesiano, nacido en Boretto (Italia) el 12 de octubre de 1880 y muerto en Viedma el 15 de marzo de 1951. Beatificado el 14 de abril de 2002.
María del Tránsito Cabanillas. Religiosa, fundadora de las Hermanas Terciarias Misioneras Franciscanas, nacida en Villa Carlos Paz (Córdoba) y muerta en la ciudad de Córdoba el 25 de agosto de 1885. Beatificada el 14 de abril de 2002.
María Ludovica De Angelis. Religiosa de las Hijas de Nuestra Señora de la Misericordia, nacida en San Gregorio (Italia) el 24 de octubre de 1880 y muerta en La Plata el 25 de febrero de 1965. Beatificada el 3 de octubre de 2004.
Ceferino Namuncurá. Laico, aspirante al sacerdocio en la congregación salesiana, nacido en Chimpay, provincia de Río Negro, el 26 de agosto de 1886 y muerto en Roma, Italia, el 11 de noviembre de 1905. Fue beatificado el 11 de noviembre de 2007, en Chimpay, su ciudad natal.

Fuente: La Voz del Interior

Comentarios