Alertan por la falta de fondos para los comedores de Andalgalá

El programa que se encarga de financiarlos sólo lo hará hasta el 20 de diciembre
miércoles, 05 de diciembre de 2012 00:00
miércoles, 05 de diciembre de 2012 00:00

La luz de alerta se encendió en varios hogares de escasos recursos de Andalgalá tras la noticia de que los niños que concurren a los comedores municipales podrían quedar sin un plato de comida, debido a la falta de fondos.
La decisión se debe a las escasas partidas que recibe el municipio, lo que dificulta afrontar el costo mensual.
“Vamos a dar cumplimiento a lo que yo siempre planteé desde que asumí la gestión, que es que los chicos asistan directamente a los comedores”, dijo el director de Acción Social, Darío Contreras.
Sin embargo, por decisión de la Secretaría de Hacienda, se van a suspender las viandas, “porque el programa PIO, con lo que manda, no alcanza para cubrir todo lo que se está gastando. Entonces hay un reajuste en ese sentido”, aclaró Contreras, al tiempo que señaló que por lo tanto, el niño que desee almorzar deberá asistir a los comedores municipales.
Cabe destacar que el programa PIO enviará las partidas hasta el 20 de este mes y recién volverá a hacerlo en marzo, por lo que la comuna deberá afrontar los costos de manera total, razón por la cual la atención sólo está garantizada y será normal hasta esa fecha.
“Vamos a ver si el municipio va a tener los fondos para costear los gastos”, indicó.
La comuna gasta cerca de 70.000 pesos mensuales para sostener los cinco comedores, mientras que el PIO aporta 42.000 pesos cada dos meses.
En cuanto a las viandas para personas mayores, se hará un estudio socioeconómico para conocer los ingresos que tiene cada uno, y según esto se evaluará si se continúa con la asistencia.
“El programa nos exige que si la familia tiene ingresos del vale Pro Familia o de la Asignación Universal por Hijo, no corresponde que el chico asista al comedor” indicó el funcionario.
De aplicarse la normativa vigente, quedarían afuera del sistema alimentario alrededor de 200 beneficiarios, a quienes por estos días se ha suspendido el postre.
El pasado viernes, el director de Acción Social se reunió con la directora del PIO, Inés Barros, para hallar una solución.
“Por ahora están en la misma situación la provincia y el municipio, y no pueden costear o aportar más a los comedores”, argumentó.
Finalmente, Contreras indicó que se les debe a los proveedores más de 300.000 pesos, únicamente por gastos de mercadería, y ratificó la realización de un estudio socioeconómico para determinar la necesidad de cada familia. “Nosotros no es que les neguemos la comida, por ahí los números se ajustan y hay que darles prioridad a los que más necesitan”, sentenció.

Comentarios

Otras Noticias