Páez no logró que el CD apruebe la refacción del templo de San Francisco

Pretende invertir ocho millones de pesos de las regalías mineras
miércoles, 5 de diciembre de 2012 00:00
miércoles, 5 de diciembre de 2012 00:00

El intendente de Andalgalá, Alejandro Páez, no consiguió que el Concejo Deliberante local aprobara su proyecto para la reparación del templo de San Francisco, en el que pretendía invertir ocho millones de pesos de las regalías mineras. Ediles que votaron en contra sostuvieron que el jefe comunal buscaba que la propuesta se aprobara “a libro cerrado”, y que ellos esperan contar con más datos técnicos y el asesoramiento de expertos antes de decidir. De paso, recordaron que la Provincia, a través del Ministerio de Obras Públicas, quería hacerse cargo de los trabajos a un monto que no excedía el millón de pesos.
Si bien la votación de los siete concejales fue dividida, ganando el “sí” por cuatro a tres, para este tipo de decisiones se requiere de los dos tercios, o sea cinco votos. Los concejales Gustavo Álvarez, Gloria Peña y Ramón Ocampo votaron por la negativa y Alcira Moreno, Leila Fuentes y Martín Garay, más el voto del presidente José Cativa, por la afirmativa. De esta manera, el proyecto de refacción del templo San Francisco de Asís quedará para ser tratado en el periodo ordinario del año que viene.
El emblemático edificio tiene una rasgadura muy visible a simple vista, de norte a sur, que divide a la cúpula del resto del cuerpo de la iglesia. Esto motivó que el templo fuese clausurado hace más de un año y la calle principal tiene restringido el paso de camiones para evitar vibraciones que hagan acelerar su deterioro, que tiene peligro de caída.
Según el presupuesto de la municipalidad, la obra de cimentar nuevamente el templo costará 8 millones de pesos.
Consultado al respecto, el concejal Gustavo Álvarez dijo que “tanto el templo como la biblioteca, que también se está refaccionando, se encuentran sobre una zona de suelo muy blando y acuoso, según lo que informó al cuerpo el secretario de Obras Públicas de la Municipalidad, Edgardo Salas. En la biblioteca se hizo un salón que deberá ser demolido y no queremos que en el templo pase lo mismo.
En otro párrafo, el edil dijo que “también debemos analizar el precio, porque el Ejecutivo nos tiene acostumbrados a incrementar sin que medie explicación. Tal es el caso de la biblioteca, para la que ya pidió dos ampliaciones de monto y también realizó lo mismo con el Autocamping de Chaquiago, para el que pidió una ampliación. Queremos saber desde el Concejo qué criterio de precio se tiene para dar un importe de obra y luego modificarlo varias veces, y no queremos que eso ocurra con el templo”.

Peña

Por su parte, la concejal Gloria Peña dijo que “averiguamos cuánto cuesta el metro cúbico de ese tipo de construcción y no condice con el importe que envió el Ejecutivo. Otro aspecto que peticionamos es una copia certificada del extracto bancario de la cuenta de regalías, y se nos negó esa información”.
“Los concejales podemos tener la voluntad de aprobar una obra, pero cuando tenemos que aprobar y controlar el dinero de dicha obra, tenemos que pedir asesoramiento o consultar a ingenieros matriculados que sean quienes digan si lo propuesto tiene coherencia con los precios que se cobran para este tipo de construcción. Así como están las cosas hoy, nadie puede decir que los ocho millones sean mucho o poco”, culminó.

Comentarios