Crimen del niño qom

Aseguran que hay más testigos pero tienen miedo

jueves, 10 de enero de 2013 00:00
jueves, 10 de enero de 2013 00:00

Así lo señalaron familiares de la víctima que fue brutalmente asesinada, durante la reunión que mantuvieron ayer con el gobernador Capitanich. Reclamaron más seguridad por temor a represalias.

Los familiares de Iber Flores, el niño qom de 12 años que fue brutalmente asesinado en la localidad de Villa Río Bermejito, se reunieron ayer con el gobernador de la provincia de Chaco, Jorge Capitanich. Durante el encuentro, los padres de la víctima aseguraron la existencia de más testigos del hecho y pidieron más seguridad al gobierno provincial por temor a represalias.

“En Villa Río Bermejito hay miedo y queremos que se investigue quién apaña a los asesinos”, sostuvo Oscar Talero, tío de Iber, al salir de la reunión.

Según una nota publicada en el diario Página 12, los testigos del caso serían amigos de Iber, todos chicos de 12 a 14 años, que tienen miedo de declarar porque le tienen terror a la policía, que suele perseguirlos. “En esa zona es muy fuerte el racismo, hay muchos roces por parte de los criollos hacia los aborígenes”, relató un periodista de un medio local que sigue de cerca el caso.

Capitanich aseguró que “el gobierno protegerá a los testigos del hecho” y dispuso que el secretario de Seguridad, Javier Oteo, se instale en Villa Río Bermejito para seguir el caso de cerca.

A la audiencia asistieron Rosa Talero y Fariceo Flores, los padres de la víctima, acompañados de otros parientes y voceros de la comunidad Qom.

Además, el gobernador confirmó que el Poder Ejecutivo actuará como querellante en la causa del asesinato del menor y se comprometió a investigar la muerte de otros 7 integrantes de la comunidad qom que están sin resolver: "Ningún crimen debe quedar impune", declaró Capitanich e impartió órdenes estrictas para la protección de los testigos.

El gobernador explicó que, por tratarse de un delito de acción pública, el Estado será querellante particular en la causa, para lo que se propondrá a la familia de la víctima un abogado penalista calificado.

Iber Flores había desaparecido el viernes en la localidad de Villa Río Bermejito y su cuerpo apareció desfigurado el sábado a la mañana.

Por el hecho, la policía detuvo a Saturnino Franco, un hombre de procedencia criolla con antecedentes de discriminación contra los indígenas, al igual que gran parte de la sociedad civil.

Los qom son víctimas de actitudes racistas permanentemente, incluso por parte del propio intendente del lugar, Lorenzo Heffner, quien fue denunciado años atrás ante la justicia federal por hechos de estas características.

Para la familia de Iber, Franco no actuó solo en el ataque que sufrió su hijo sino que contó con la complicidad de familiares suyos pero que los testigos que pueden acreditarlo tienen miedo de que los ataquen a ellos también. “Si esto queda impune, la sensación es que si no nos defendemos este genocidio no va a parar”, concluyó el tío de Iber.

Comentarios