Andalgalá

Los comedores y un balance negativo

lunes, 07 de enero de 2013 00:00
lunes, 07 de enero de 2013 00:00

Radicalmente opuesta es la situación que viven hoy en día los comedores municipales con respecto a diciembre de 2011, cuando Alejandro Páez estrenaba por esos días el título de intendente, y dotaba a cada comedor de nuevas cocinas y heladeras. Hoy en día, estos centros de los distritos de Malli, Huaco, Capillanía, y de los barrios Huachaschi Sur y 25 de Agosto, desde el viernes pasado y hasta el último día hábil de esta semana cerrarán sus puertas hasta el mes de marzo.
La decisión fue tomada por el jefe comunal, en conjunto con la contadora Rosa Galián, de la Secretaría de Hacienda, y el director de Acción Social Darío Contreras. Fue éste último quien dio los detalles de la determinación. “Nosotros lo hacemos en parte por lo que está establecido en el programa PIO, ya que vienen las partidas hasta diciembre y en marzo cuando comienzan las actividades escolares también. La situación económica del municipio no da para seguirlo manteniendo y vamos a dar cumplimiento a lo establecido por el programa. Además, éste tiempo nos va a servir para realizar un relevamiento bien exhaustivo de la situación de cada uno de los beneficiarios” explicó Contreras. En este aspecto, las asistentes sociales durante enero y febrero realizarán el relevamiento de cada familia.
Al cerrarse las escuelas por vacaciones, los niños que almorzaban allí directamente iban a parar a los comedores comunales. “Al municipio, en este tiempo se le vienen otros gastos extras, como lo son la temporada de festivales y otras actividades más”. Esta determinación afectará a más de 230 niños, con respecto a la deuda que mantenía el municipio con el proveedor y que hace algunos meses rondaba los 300.000 pesos. Al respecto, dijo que se la viene saldando de manera paulatina. “Queremos ver si cuando comencemos en marzo estemos libres de deuda”, culminó.

Comentarios

Otras Noticias