La municipalidad remitirá las exigencias para la habilitación del próximo año

Provincia y comuna coordinaron el plan de adecuación de escuelas 2014

Infraestructura Escolar determinará los trabajos que cada institución debe realizar. Analizaron el traslado de edificios a las afueras.
martes, 26 de noviembre de 2013 00:00
martes, 26 de noviembre de 2013 00:00

Ayer, los representantes de los organismos responsables de la habilitación de edificios escolares acordaron las pautas de funcionamiento que se deberán exigir para el ciclo lectivo 2014. Las obras serán realizadas con antelación al inicio del año, de manera tal que la comuna realice los relevamientos que otorgarán el consentimiento técnico para la puesta en marcha de las clases.
También se acordó que las obras de seguridad tendrán como plazo final dos semanas antes de la finalización del mes de febrero, mientras que los trabajos que demanden mayor inversión se realizarán hasta antes del mes de julio.
Al concluir el presente año lectivo, “todos los colegios serán clausurados y se determinará la autorización de funcionamiento en febrero; las rampas, vidrios, ventilación, accesos, iluminación y señalización serán requeridos en una primera etapa. El plan también requiere la presentación de la documentación técnica que exige la normativa”, explicó Rodrigo Molas, luego del encuentro.
El plan de adecuación comprende las condiciones de seguridad para que los alumnos de colegios públicos y privados empiecen las clases; en tanto que “las obras serán sistemáticas y solicitan que se realicen antes del período 2014”.
En el encuentro, los funcionarios coincidieron en que las escuelas públicas provinciales son los edificios que menos trabajos de infraestructura requieren, ya que “fueron pensados y construidos, desde un inicio, como edificios escolares; en tanto que los privados corresponden a casonas antiguas que fueron, de alguna manera, adecuadas para funcionar como escuelas, y ello deja entrever una serie de irregularidades que no se adaptan a las requeridas por la normativa vigente”.

Regulación de la matrícula

La cantidad de alumnos por aula fue también uno de los temas que el responsable de Infraestructura Escolar de la Provincia, Marcelo Murúa, y Molas analizaron. La ordenanza municipal establece que deben existir “2 metros cuadrados por alumno sobre la ciudad, y a eso nos debemos atener. Ahora, la ley nacional, que también tiene potestad sobre la ciudad, dice alrededor de 1.35; la diferencia es mínima y son pocos los establecimientos que dan para tener 30 alumnos”.
En cuanto a las exigencias en este sentido, Molas explicó que “si las aulas no dan con las superficies, no van a ser habilitadas; por más que tengan 20 alumnos, deben cumplir con la superficie mínima”.

Traslado a las afueras

Los funcionarios analizaron en la reunión una serie de acciones a realizar en cuanto al traslado de escuelas que se encuentran en el centro de la ciudad. Para ello, la Provincia trabajará en un plan de financiamiento para la construcción de establecimientos en zonas periféricas.
El objetivo conjunto consiste en que, “en un plazo de 4 o 5 años, no existan escuelas en el centro”, comentó Molas en diálogo con El Esquiú.com.

No más de 30 alumnos por aula

El ministro de Educación, Ciencia y Tecnología José Ariza se refirió ayer, en conferencia de prensa, a la capacidad operativa de las escuelas, teniendo en cuenta que el Censo de Infraestructura del año 2001 que hace el ministerio de Educación de la Nación advierte un problema de distribución de matrículas.
En este marco, Ariza explicó que “la mayoría de la comunidad decide que sus niños vayan a las escuelas que están en el casco céntrico. Esto es por una cuestión funcional: los padres, en su mayoría, trabajan en la Administración Pública o en el comercio, traen a sus hijos a los lugares cercanos al trabajo, y eso genera que haya un establecimiento con muchísima matrícula y que otros, que están a 5 o 6 cuadras de las avenidas, estén prácticamente despoblados”.
En cuanto a la territorialización de las comunidades educativas, el titular de la cartera señaló que “las personas que vivan en un radio cercano a una escuela tendrán que enviar a sus hijos a esos establecimientos. Junto a ello, en función de los datos del Censo Nacional de Infraestructura, ninguna de las escuelas puede albergar a más de 30 alumnos por aula. Vamos a empezar a trabajar con estos dos criterios: que se inscriban en un radio de los 2 kilómetros del lugar de residencia de los alumnos y que la matrícula no supere los 30 alumnos por sección”.

Comentarios

Otras Noticias