Tras 31 años de actividad en República y Rivadavia

“Bigote Disco” cierra su histórico local para cumplir con las normas

Por seis meses, funcionará en un local en avenida Del Pino. Luego, se trasladará definitivamente a la zona del Fariñango.
miércoles, 27 de noviembre de 2013 00:00
miércoles, 27 de noviembre de 2013 00:00

El histórico local bailable “Bigote Disco” realizará este fin de semana el último evento en el local de calle República. Después de 31 años, cierra sus puertas para trasladarse momentáneamente a un local en el Sur de la ciudad, hasta la construcción del edificio definitivo en la zona del arroyo Fariñango.
El legendario boliche cierra sus puertas del centro de la ciudad, para cumplir con las ordenanzas municipales vigentes y desempeñar la actividad en un sector apto para el tipo de eventos que desarrolla cada fin de semana.
El traslado del local generó que algunos vecinos de la zona manifiesten su malestar por los eventos nocturnos que sucederán cada fin de semana. Fundamentan la molestia en las alteraciones que trae aparejado un local de esas características.

Traslado provisorio

La decisión de restringir las actividades de los locales bailables en el centro capitalino corresponde a la comuna, para lo que se arribó a un acuerdo con los propietarios de los cuatro boliches ubicados en adyacencias de sectores donde se encuentran viviendas, buscando que no se trastorne y perturbe la cotidianidad de los vecinos.
En relación al funcionamiento del local en avenida Del Pino, Rodrigo Molas, director de Planeamiento Urbano, manifestó que, “efectivamente, el local va a dejar el espacio de calle República, algo que habíamos hablado anteriormente. Después del acuerdo con el intendente Jalil, los propietarios van a poder construir sus propios locales en la zona destinada para eventos nocturnos en el sector del Fariñango. Estamos empezando a hacer cumplir las normas en este sentido”.
Asimismo, Molas señaló que “se está analizando la documentación técnica presentada, y vamos a otorgar una habilitación provisoria de seis meses hasta que se finalice la construcción del local en avenida Arnoldo Castillo, en la zona de los boliches”.
En tanto que, en relación a las manifestaciones de los vecinos, el funcionario explicó que “les pedimos que se queden tranquilos, que no es por mucho tiempo. La habilitación que les estamos dando es solamente por seis 6 meses, por lo cual no debería traer demasiados problemas; y en el caso de que algo suceda, se controlará o se inhabilitará”.

Locales al Fariñango

El traslado de los boliches bailables a la zona ubicada en la avenida Arnoldo Castillo iniciará una vez que se finalicen los trámites para el otorgamiento de los préstamos. Posteriormente, se presentarán los planos de cada boliche para su aprobación; recién en esa instancia se iniciará con la construcción de los locales bailables en la nueva zona.

Más de 3 décadas en el centro

El histórico “Bigote Disco” desde hace 31 años que cada fin de semana abre sus puertas en pleno centro de la ciudad. Cientos de personas han pasado por sus instalaciones y han disfrutado de los eventos que allí se desarrollaron. En cuanto al cierre del boliche, Rafael Bustos, propietario del local, señaló que “este domingo es el último día que estamos funcionando en calle Rivadavia y República. Ese día vamos a festejar nuestro cumpleaños número 31 y, de paso, nos despedimos de ese espacio que durante tanto tiempo albergó a nuestros seguidores”.
Con respecto al traslado del local, Bustos señaló que “hemos decidido salir de ahí porque se ha cumplido un ciclo. Tenemos un acuerdo con el intendente para construir el local en una zona dedicada específicamente para boliches. Eso nos ha ayudado a que podamos avanzar y el trabajo sea más llevadero. En este lugar pagamos altísimo alquiler; eso es uno de los motivos que me han llevado a tomar la decisión de salir de aquí”.
La actividad de “Bigote” mantuvo siempre sus fieles adeptos. Con el paso de los años, se posicionó como la única opción de diversión los domingos. “Toda mi vida voy a agradecer al público que nos ha seguido. Es un servicio de diversión donde la gente se distrae, se entretiene y pasa buenos momentos. Fueron tres décadas. Hoy en día, los nietos de los que alguna vez jóvenes vinieron a bailar son los que vienen a disfrutar un buen momento; las generaciones van creciendo y siguen viniendo y eligiendo nuestro local”.

Comentarios

Otras Noticias