El lema de este año es “Dejen que los niños vengan a mí, no se lo impidan”

Una multitud asistió a la solemne Bajada de la Virgen del Valle

Los festejos culminarán el domingo 8 de diciembre, con la Procesión de la Inmaculada Concepción de María.
viernes, 29 de noviembre de 2013 00:00
viernes, 29 de noviembre de 2013 00:00

Ayer, se llevó a cabo la tradicional Bajada de la Sagrada Imagen desde el Camarín hasta el Presbiterio, dando inicio así a las fiestas en honor a la Morena Virgen del Valle. La ceremonia fue presidida por el Obispo Luis Urbanc y, con un templo desbordado de fieles, se dio inicio a las festividades marianas. Estuvieron presentes las principales autoridades de gobierno, encabezadas por la mandataria Lucía Corpacci, Dalmacio Mera, Raúl Jalil y el jefe de Policía, junto a su par de Gendarmería.
Este año, el lema es “Dejen que los niños vengan a mí, no se lo impidan”, y el tema general, “Las nuevas generaciones, los más pequeños, preferidos del Señor y opción preferencial de la Iglesia diocesana”. El obispo brindó la homilía con una multitud de fieles que se acercaron a la catedral basílica, la cual se vio desbordada ante la cantidad de concurrencia.
También estuvieron presentes abanderados y escoltas, además de gauchos que, como todos los años, engalanan y brindan un marco colorido a la celebración.
Luego de la Bajada, se rezó la Novena que fue dirigida por el monseñor Sigampa, y finalizó con la celebración de la misa central, en la que rindieron su homenaje los medios estatales y privados de comunicación (televisivos, gráficos, digitales, radios FM, escolares, radio María), círculos y asociaciones, y la Pastoral Diocesana de la Comunicación Social.
Durante su mensaje, monseñor Urbanc agradeció a la Virgen por acompañar a esta Iglesia Diocesana en el Año de la Juventud y “por el inestimable don de la Fe que, a lo largo de 13 meses, tuvimos presente, para valorarlo, fortalecerlo, profundizarlo, compartirlo y, sobre todo, para decirle a Dios y a los que nos rodean, que lo mejor que nos ha podido pasar es que seamos creyentes, discípulos de Jesucristo y miembros de la Iglesia”.
Asimismo, pidió “a todos que acojan responsablemente en su corazón la temática que nos hemos propuesto trabajar en toda la Diócesis, desde este ocho de diciembre, hasta el ocho de diciembre del año entrante: la niñez y la adolescencia”.
“El gran error con el que se viene manejando nuestra generación es el inmediatismo con el que planifica todo, el cortoplacismo, y el utilitarismo: primero yo, segundo yo y por último, yo. Esto es particularmente grave y contradictorio en las opciones partidarias y en las demoníacas corporaciones”, expresó el obispo.

Fotos: Fabián González

Comentarios

Otras Noticias