En el oeste de la ciudad

Más de 40 familias usurparon dos barrios en construcción del IPV

El sábado por la noche ocuparon las viviendas. La empresa constructora aún no entregó los módulos al organismo.
domingo, 1 de diciembre de 2013 00:00
domingo, 1 de diciembre de 2013 00:00

En la tarde del sábado, cuarenta familias tomaron las viviendas de dos barrios de la zona oeste en inmediaciones del barrio Antinaco, que pertenecen al Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) y se encontraban a cargo de una empresa de construcción.
Los vecinos del barrio aledaño detectaron la usurpación en horas de la noche del sábado, ante ello efectivos de la Comisaría Sexta se presentaron en el lugar donde las familias ya se habían instalado y se disponían a permanecer. Una vez habiendo tomado conocimiento de la situación, los policías sólo instalaron una guardia en el lugar para evitar que más gente ingrese en las construcciones; en la tarde de ayer, personal de la Guardia de Infantería debió proceder a retirar a un grupo de familias que intentaba ocupar las viviendas que aún no habían sido tomadas.
Los usurpadores sostienen que la acción se produce por las necesidades habitacionales que cada grupo familiar posee, la totalidad de las personas pertenece a distintos barrios del sector sur de la ciudad.
Las viviendas que se encuentran en distintos estados de avance de obra, si bien eran cuidadas por un sereno por las noches, no contaban con personal de la empresa constructora realizando trabajos, asimismo los vecinos comentaron a este diario que “desde hace aproximadamente seis o siete años que están abandonadas, nadie trabaja allí, la empresa Capdevilla era la encargada de la obra, pero se fue y dejó las casas en ese estado, solamente un hombre cuida por las noches. Esta situación era predecible, si dejan las cosas así y hay gente con necesidades ¿qué más podés esperar?”.

Los motivos

En diálogo con El Esquiú.com, los ocupas se refirieron a los motivos que los llevaron a realizar la toma de los barrios, “esto que estamos haciendo es porque realmente necesitamos un lugar donde estar, somos todas familias de trabajo, que no encontramos la posibilidad de tener una vivienda del Gobierno, ni siquiera podemos conseguir un mejoramiento para hacer en la casa de nuestros familiares; eso es lo que nos lleva a hacer esto que muchos piensan que está mal”.
En el mismo sentido, Laura, vocera de las familias, manifestó que “puede ser que esto sea un error pero es la única salida que tenemos, la situación en los lugares en donde vivimos es insostenible, estamos condicionados a los demás, vivimos amontonados y no tenemos un espacio para los hijos”.

“Nos quedamos aquí”

En la tarde de ayer, los ocupas decidieron que permanecerán en las viviendas y buscarán reunirse con los funcionarios del IPV para conocer qué oportunidades tienen de adquirir los módulos habitacionales. La posibilidad de abonar cuotas por las viviendas es una alternativa que las personas aseguran poder enfrentar; “todos trabajamos y podemos pagar una cuota mínima como la que se paga en el IPV; no queremos que nos regalen nada”, indicó uno de los jefes de familia.

En el norte

Las familias que tomaron las viviendas de los dos barrios ubicados sobre avenida Choya a metros de Terebintos, aún continúan en el lugar. Se encuentran allí desde hace ocho días, y a pesar de los pedidos de los funcionarios aseguran que no se retirarán del lugar hasta obtener una solución al problema habitacional.

Comentarios

Otras Noticias