Ocupaciones

Los motivos y los pedidos siempre son los mismos

lunes, 2 de diciembre de 2013 00:00
lunes, 2 de diciembre de 2013 00:00

Consultados por las razones que los llevan a realizar la ocupación ilegal de viviendas del Estado, los grupos siempre coinciden en las respuestas, justifican: “Las condiciones en las que vivimos son insostenibles: estamos hacinados en la casa de nuestras madres o suegras, donde la convivencia se vuelve imposible. No tenemos otra salida que esta, sabemos que no es lo mejor, pero es lo único que hacemos”, dice Vanesa, que está en los barrios del Oeste desde hace más de dos días.

Las razones de la acción

Los motivos siempre son los mismos. Al parecer, la realidad de los ocupas es la misma: necesidades habitacionales insatisfechas, imposibilidad de adquirir viviendas por su propia cuenta, trabajos inestables que impiden la inscripción en el Instituto Provincial de la Vivienda. Son todas cuestiones que los llevan a la usurpación de espacios que aún no cuentan con la totalidad de las comodidades para instalarse, ya que en la mayoría de los casos las casas no poseen aberturas, servicios de agua, electricidad ni sanitarios.
Al respecto, Romina, una de las mujeres que lidera una ocupación en el Norte, explica: “A nosotros no nos sirve que nos quieran dar terrenos. Lo que necesitamos son viviendas, porque como casi todas somos madres solteras no tenemos quién construya. Podemos pagar una cuota, no queremos ningún regalo”.

Cuotas mínimas

Los usurpadores, luego de tomar las casas, manifiestan estar en condiciones de abonar las cuotas sociales por las viviendas, al mismo tiempo que sostienen que no piden que nadie les regale nada: “Podemos pagar las cuotas”, vociferan en conjunto ante la pregunta sobre por qué razón es la usurpación el camino elegido.

Comentarios

Otras Noticias