Se trasladarán los pacientes a instituciones acordes a la Ley

Avanza la adecuación del plan de Salud Mental

La habilitación de los espacios depende de la coordinación de instituciones.
miércoles, 25 de diciembre de 2013 00:00
miércoles, 25 de diciembre de 2013 00:00

La secretaría de Salud Mental se encuentra en proceso de preparación de la externación de los pacientes que ya están en condiciones de ser alojados en Casas de Medio Camino, un hecho que la titular del área calificó de “histórico”.
Hay pacientes que desde hace más de 30 años viven en la institución hospitalaria, y no habían contado hasta la fecha con un diagnóstico que les permita vislumbrar mejoras en las condiciones en las que realizan sus tratamientos.
El único aspecto que resta es la habilitación de los espacios donde funcionarán las Casas de Medio Camino, que serán el lugar donde los pacientes continuarán con otra etapa del tratamiento con el acompañamiento de equipos técnicos profesionales.
Para la externación y traslado de los pacientes sólo falta que se pongan en condiciones las instituciones, que surgen a partir de la aprobación de la nueva Ley de Salud Mental; para ello el Instituto Provincial de la Vivienda, el ministerio de Desarrollo Social y la secretaría de Salud Mental serán los organismos que deberán coordinar las acciones para la puesta en marcha de las casas.
En relación al proceso, la titular del área que lleva adelante la adecuación de las instituciones manifestó que “estamos trabajando y lo tenemos como una urgencia, y se prolongó bastante para nuestro gusto, porque tenemos todos los casos para externar de La Merced, es decir que ya no tengan que estar internados allá, son un grupo de personas que no están tan mal para estar internadas ni tampoco están tan bien para estar solas afuera”.

Beneficios

En cuanto a los beneficios que otorgará el alojamiento de los pacientes en las Casas de Medio Camino, Robert señaló que “este lugar, a diferencia de la institución actual que brinda un régimen cerrado y un orden que depende sólo de la institución y no de la persona, pasará a estar en un lugar adecuado, con la posibilidad de salir a trabajar, llevar adelante una casa donde comienzan a practicar las actividades de la vida cotidiana y demás, en este espacio ellos van a ir viendo cómo se maneja una vivienda, las actividades que todos realizamos, es toda la estructura de una vida común”.
En el mismo sentido, la titular del área responsable del proceso, explicó que “el acompañamiento es fundamental en la salida de un espacio de las características donde se encuentran a una casa común, es algo que no es para nada fácil; hay personas que desde hace 30 años que viven en una institución hospitalaria, es algo histórico que se va a hacer para mejorar las condiciones y avanzar en el estado de salud de las personas”.

La situación corta los vínculos

El tiempo y las patologías que padecen las personas que desde hace muchos años se encuentran internadas en el neuropsiquiátrico de La Merced generan que pierdan el vínculo con sus familias y, al momento de salir, no cuentan con el respaldo y el acompañamiento necesario en la recuperación.
Al respecto, Clarisa Robert explicó que “la mayoría de las personas que está en La Merced ya no tiene familia, ya no hay quien los pueda recibir, acompañar y contenerlos, entonces tiene que ser un espacio del Estado que los acompañe con especialistas; en algunos casos los profesionales tienen que estar viviendo allí y en otros no”. La situación de las personas hace propicio que los equipos técnicos de las áreas del Estado generen los espacios necesarios para la reinserción en la comunidad.

Comentarios