Clausura de las Fiestas Marianas

En su mensaje, Luis Urbanc pidió por la “paz social y el respeto al prójimo”

domingo, 8 de diciembre de 2013 00:00
domingo, 8 de diciembre de 2013 00:00

El Obispo Diocesano Luis Urbanc emitió a la multitud el mensaje de clausura de las Fiestas Marianas, en el mismo agradeció a la Virgen “al finalizar estas Fiestas en tu honor, queremos renovarte nuestra gratitud por los peregrinos. Por su ejemplo de fidelidad a tu amor, por ser testimonio, aliento y esperanza para todos. Bendícelos con abundancia. Y a nosotros ilumínanos, para que, contemplando con amor a estos hermanos que transitaron esforzadamente los caminos de la patria, despertemos a nuestra común condición de peregrinos en esta vida. Asístenos en nuestro caminar para que, por tu presencia y protección, se alejen de nosotros los males que ponen en peligro nuestra alma y nuestro cuerpo, y gocemos de paz en la fraterna convivencia humana”.
El Señor Obispo también se refirió a la finalización del año diocesano de la Juventud, al respecto señaló, “te agradecemos, Madre, la protección que has dispensado a nuestros jóvenes en este Año de la Juventud de nuestra Iglesia de Catamarca, que ha significado una renovación de nuestro espíritu y un recordatorio de la acción de Jesús, quien hace nuevas todas las cosas. Continúa velando por nuestros muchachos y nuestras chicas, para que nunca les falte la luz de tu consejo y el calor de tu amor de Madre y Maestra”.
Seguidamente Urbanc agradeció “por habernos ayudado a renovar nuestra vida religiosa en el Año de la Fe que vivió toda la Iglesia. Tú que eres modelo de Mujer creyente, muéstranos tu corazón para que aprendamos a adherirnos más hondamente a Jesús y para que nos dejemos empapar por su Palabra que ilumina, sana y salva”.

Niñez y Adolescencia

En otra parte de su mensaje anual, el Obispo se refirió al inicio del año y las misiones que la diócesis se confiere, “pedimos tu asistencia para que el Año de la Niñez y de la Adolescencia, que ahora comienza en nuestra Iglesia de Catamarca, promueva en cada fiel cristiano los mismos sentimientos de cuidado, protección y promoción de los niños y adolescentes que embargaban el Corazón de tu amado Hijo Jesús, y ayúdanos para que, teniendo alma e inocencia de niños, nos hagamos dignos del Reino celestial”.

Contra los flagelos sociales

Luego, Monseñor pidió a la Inmaculada por “tu ayuda para que en nuestra patria se encare con seriedad, decisión y eficacia la problemática que plantean la drogadicción y el narcotráfico, se procure una total erradicación de este inicuo mal que aflige a toda nuestra sociedad y se proteja con especial esmero a nuestros niños, adolescentes y jóvenes, para que no sean víctimas inermes de quienes lucran con la vida, la seguridad y la paz del pueblo”.

“Agua para la vida”

En un fragmento de su exposición ante cientos de fieles en el Paseo de la Fe, Urbanc dedicó un párrafo aparte a la crítica situación por la falta del bien vital que suscita la falta de agua en la población, “acudimos a tu poderosa intercesión de Reina de los cielos y de la tierra, para que el Señor de la vida haga caer sobre nuestro sediento suelo la gracia esperada de la lluvia. Haz que nuestros ríos y arroyos sean cauces que conduzcan caudalosamente el agua necesaria para la vida del hombre, de los animales y de las plantas”.

Paz para la sociedad

El momento de mayor apoyo y exclamación de los devotos hacia las palabras del Monseñor Urbanc, fue sin lugar a dudas cuando se refirió a los hechos ocurridos días atrás, al respecto dijo “ante los últimos disturbios sociales, los hechos de violencia y los saqueos que han teñido los días pasados con la oscuridad de la angustia, te pedimos, Madre, que obtengas para el pueblo argentino la gracia de la paz social y un pronto restablecimiento de los vínculos sociales. Interviene en nuestra vida pública con tu amor y paciencia de Madre para que todos, en especial los cristianos, seamos promotores del respeto por el prójimo y sus bienes, de una sana convivencia basada en la justicia y la solidaridad, y de una auténtica fraternidad que nazca del amor.

Por los peregrinos

Por último, y como cierre de su mensaje, Urbanc pidió por un regreso en paz para los peregrinos que vinieron a la ciudad, “dirige, Madre del Valle, tu invitación final a estos queridos peregrinos que han acudido a tu presencia para expresarte su devoción, para que el año próximo estén otra vez aquí para decirte que te aman como Tú los amas y que quieren imitarte en la sincera entrega a Dios y al prójimo. Madre Santísima, bendícenos siempre. Aunque nosotros te olvidemos, Tú no nos olvides jamás”, finalizó.

“Que María proteja nuestros jóvenes”

En la mañana de ayer, el Obispo Luis Urbanc presidió la Misa Solemne en honor de la Inmaculada Concepción y de cierre del Año Diocesano de la Juventud, que fue concelebrada por el Arzobispo Emérito de Resistencia (Chaco) Fabriciano Sigampa y sacerdotes del clero local.
Una multitud de fieles devotos y peregrinos desbordó el templo catedralicio para participar de la celebración eucarística
Por los jóvenes
También pidió a la Virgen, especialmente, por los jóvenes: “A Ella, que venció al demonio por su amor fiel a Dios, elevamos nuestras oraciones para que proteja a nuestros jóvenes de tantos males que los acechan y los libre de la drogadicción, de la mundanidad, de la desidia, del alcohol, de la violencia, del desorden, de la insubordinación a las leyes, de la corrupción de las costumbres, de la indiferencia ante quien sufre, de la exclusión, de la desesperanza y del desamor”.

Comentarios

Otras Noticias