Comenzó el pontificado de Francisco

A las 5:30 (9:30 de Roma) comenzó la celebración en el interior de la basílica de San Pedro.
martes, 19 de marzo de 2013 00:00
martes, 19 de marzo de 2013 00:00

Luego de una expectante vigilia que se extendió durante toda la noche en Roma como en Buenos Aires y el resto del mundo, a las 5:30 (9:30 de Roma) comenzó la celebración en el interior de la basílica de San Pedro, en cuya tumba rezó el Papa junto con diez patriarcas y arzobispos mayores de las iglesias orientales católicas.

Luego, el pontífice encabezó la procesión mientras se cantó las Laudes Regiae (El Rey es Cristo) y se invocó a los santos, hasta llegar a la tradicional Plaza, donde están las autoridades políticas de 130 delegaciones internacionales, entre ellos la presidente Cristina Kirchner,y representantes de otros credos.

La eucaristía es concelebrada por unos 180 religiosos, entre ellos los cardenales presentes en Roma, los patriarcas y arzobispos mayores orientales, el secretario del Colegio Cardenalicio y los superiores generales de los franciscanos menores, José Rodríguez Carballo, y los jesuitas, Adolfo Nicolás Pachón.

Antes de la misa tuvieron lugar los ritos específicos del inicio del ministerio petrino: imposición del palio de lana de corderos y ovejas con cruces rojas que lo identifican como arzobispo, la entrega del "anillo del pescador" y el rito de la "obediencia" que cumplen seis cardenales.

Francisco, el primer pontífice jesuita y latinoamericano, recibió la imposición del palio de parte del cardenal Protodiácono, Jean-Louis Tauran, el mismo que anunció el "habemus papam".

En tanto, la entrega de la sortija estuvo a cargo del cardenal Angelo Sodano, decano del Colegio Cardenalicio. El anillo lleva la imagen de San Pedro, con las llaves del reino de Dios.

Decenas de miles de personas reunidas desde la noche del lunes en la Plaza de Mayo, estallaron en aplausos y cánticos cuando el Papa recibió el anillo y el palio, los símbolos de la autoridad pontificia. Fue el segundo momento exultante, tras el llamado que realizó Bergoglio en plena madrugada y que sorprendió a todos. "No se olviden de este obispo que está lejos y los quiere mucho", dijo.

Comentarios

Otras Noticias