Llevaron el reclamo por Malvinas a lo más alto del mundo

En la cima del Everest, dos argentinos homenajearon a ex combatientes.Galeria de fotos impresionantes.
viernes, 22 de marzo de 2013 00:00
viernes, 22 de marzo de 2013 00:00

Hay historias que son dignas de contar. Como la de Jorge González y Mariano Galván, dos "locos" que el año pasado armaron sus mochilas llenas de iusiones y emprendieron viaje hasta Nepal para escalar el monte Everest, con el objetivo de llevar el reclamo argentino por las Islas Malvinas al lugar más alto del planeta.

La tarea no fue fácil, es cierto. Pero ellos sabían muy bien cuál era el propósito. "Se cumplían 30 años de la guerra y se nos ocurrió hacer la bandera para homenajear a los soldados y reclamar por lo que, considero, es nuestro. Un primo mío fue a luchar por las islas cuando yo tenía 15 años y me quedó marcado desde entonces", le dijo a LA GACETA Jorge, de 47 años, el primer argentino junto a su compañero en subir a la cima del mundo sin tanque de oxígeno ni ayuda de los Sherpas.

"No fue nada fácil. Salimos del país el 7 de abril y tuvimos que pasar por un montón de obstáculos. Ahorré durante más de 10 años para el viaje (le costó U$S 30.000) ya que fue una travesía totalmente autofinanciada, y tuvimos que juntar de donde podíamos para poder cumplir con nuestro cometido", siguió el alpinista.

Es que al no contar con sponsors, cada uno de los viajeros debía invertir una importante suma de dinero. "El Everest es la montaña más cara del mundo, con un permiso que alcanza los 12 mil dólares, sumando los pasajes y servicios en el campo base, se hace todo muy caro", explicó.

Sin embargo, a puro sacrificio, emprendieron el viaje y apenas llegaron a Nepal comenzaron con los preparativos para lograr lo que se habían propuesto: dejar la bandera nacional con la consigna de "Malvinas Argentinas" en el Everest, a la cual los ingleses consideran "su" montaña.

Fue así que los dos argentinos comenzaron a escalar sobre uno de los lugares más peligrosos del mundo, y allí pasaron por un montón de situaciones. Y la más dura la sufrió Jorge, que hoy se encuentra en nuestra provincia dando charlas de motivación.

"Subiendo al Everest me agarró una avalancha; ese día hubo varios heridos y a mí me golpeó fuertemente en el hombro. Es por eso que tuve que dejar de lado el recorrido y dejar a Mariano que continúe hasta la cima. Fue decisión propia. Sabíamos lo importante que era para nosotros, ya que gastamos 30 mil dólares, pero tenía que vencer mi propio orgullo; físicamente no podía. Y no iba a arriesgar mi vida, ni muchos menos perjudicar la vida de Mariano", se lamenta.

"Es más, en un momento, algunos sherpas se acercaron hasta el campo base comentando que habían encontrado dos cuerpos; en la descripción, uno de ellos parecía que estaba vestido como Mariano. Al estar ambos incomunicados, fue uno de los peores momentos que me tocó pasar. En ese lugar no hay rescates, cuando caminás ves cuerpos sobre las montañas. No quería que él fuera uno de ellos", relató

Es que los últimos 850 metros que preceden a la cima del Monte Everest es llamada "la zona de la muerte", una región donde la aclimatación es prácticamente imposible y el oxígeno disponible se reduce tanto que cada minuto que pasa reduce las posibilidades de sobrevivir.

Por suerte sólo fue un susto. Y así, tras dos días incomunicados, y luego de 38 días viviendo en un glaciar a 6.000 metros de altura, el 19 de mayo a las 11 de la mañana (hora de Nepal), Mariano Galván, su compañero, logró hacer cumbre en el monte Everest, de 8.846 metros de altura.

Un año será de aquella inolvidable travesía. A pocos días de conmemorarse un nuevo aniversario del 2 de abril, estos dos argentinos, a puro sacrificio y coraje, fueron los encargados de elevar a lo más alto del mundo el reclamo argentino por la soberanía de las Islas Malvinas. Fue digno de contar.

Fuente: LA GACETA

Comentarios

Otras Noticias