Se detectan entre uno o dos casos por año de tuberculosis en Recreo

“Esta enfermedad es curable, y tenemos todos los medicamentos para tratarla', dijo el Dr. Dorismond
miércoles, 27 de marzo de 2013 00:00
miércoles, 27 de marzo de 2013 00:00

El pasado 24 de marzo fue el día mundial de la tuberculosis, y desde el Hospital Dr. Liborio Forte, el referente del programa en nuestra ciudad, el Dr. Raymond Dorismond, nos comentó que estuvieron visitando las escuelas para tener una amena charla con los estudiantes para hablar acerca de esta enfermedad.
En diálogo con el Dr. Dorismond, dijo, "desde el programa se viene desarrollando actividades de información y prevención, ya que esta enfermedad al menos registra entre uno y dos paciente por año en nuestra ciudad y el Departamento".
“Esta enfermedad es curable, y desde el programa tenemos todos los medicamentos para tratarla, además le brindamos contención a los pacientes para que no se sientan excluidos socialmente.” Comentó.
“Nadie que tenga toz de más de quince días, debe quedarse sin consultar al médico. Ante una circunstancia así, concurrir al centro médico más cercano para realizarse los exámenes correspondientes”. Puntualizó.
Esta enfermedad se contrae en el ambiente, son susceptibles las personas que viven en condiciones infrahumanas, y los inmunodeprimidos. Desde hace un tiempo largo, el Hospital se encuentra trabajando con los pacientes de esta enfermedad y en la mayoría de los casos se recuperaron totalmente.
La tuberculosis
Es una infección bacteriana contagiosa que compromete principalmente los pulmones, pero puede propagarse a otros órganos. La especie de bacterias más importante y representativa causante de tuberculosis es Mycobacterium tuberculosis o bacilo de Koch.
Aunque la tuberculosis es una enfermedad predominantemente de los pulmones, puede afectar también el sistema nervioso central, el sistema linfático, el sistema circulatorio, el sistema genitourinario, el aparato digestivo, los huesos, las articulaciones e incluso la piel.
Los síntomas clásicos de la tuberculosis son una tos crónica, con esputo sanguinolento, fiebre, sudores nocturnos y pérdida de peso. La infección de otros órganos causa una amplia variedad de síntomas. El diagnóstico se basa en la radiología (habitualmente radiografías torácicas), una prueba de la tuberculina cutánea y análisis de sangre, así como un examen al microscopio y un cultivo microbiológico de los fluidos corporales como las expectoraciones.
 

Comentarios

Otras Noticias