En mayo comenzarían a tratar los residuos patógenos en la nueva planta

Mencionaron que Catamarca será una de las pocas provincias que cumplirá con la normativa de residuos peligrosos.
domingo, 07 de abril de 2013 00:00
domingo, 07 de abril de 2013 00:00

Francisco Varela, gerente de la empresa de Buenos Aires “Hábitat Ecológico”, que será la encargada del funcionamiento de la planta de residuos patógenos en la provincia, comentó que la compañía comienza “con presencia firme en abril, y espera tener potenciada la planta de operaciones los primeros días de mayo”. Por otro lado, expresó que la decisión política de dar tratamiento y solución a la problemática, posiciona a Catamarca, ya que dentro del ámbito nacional es una de las pocas provincias que cumple con la ley nacional de residuos peligrosos.
“Es importante la decisión política por parte del Gobierno de dar tratamiento a los patógenos y brindar una solución a todos los ámbitos públicos, ya que no se hacía un tratamiento, sólo se hacía una disposición final con todos los riesgos que esto lleva implícito. Hoy por hoy, que se haya instalado y tomado esta decisión, posibilita desde el punto de vista sanitario, que se haga una gestión correcta y que todos los residuos que se generan vayan a los lugares que corresponda y con el debido tratamiento. Básicamente, se trata de elevar la calidad de vida de los catamarqueños, porque posiciona a la provincia dentro del ámbito nacional, ya que es una de las pocas que cumple con la ley nacional de residuos peligrosos”, añadió el gerente de Hábitat.
Además, explicó que la generación de residuos es importante y va asociada a la época de las diferentes estaciones del año laboral o vacaciones, aproximadamente son 30 toneladas mensuales de generación, que por lo general van a superar este margen. Para esto, la empresa Hábitat Ecológico trabaja bajo protocolos aprobados por la Secretaría de Ambiente de la Nación y de la provincia. “Los protocolos que se utilizan aseguran principalmente que todo tratamiento que se realiza a los residuos patógenos produzca un efecto tal que la carga que podría contener un riesgo importante sea eliminada. Se realizan tres tests a base de bacterias, una vez que puede asegurarse que en esas pruebas ya no se encuentra más esa bacteria, se establece, por descarte, que las demás han sido eliminadas”.

Capacitaciones

Cabe destacar que en este tiempo la empresa ya comenzó con una primera etapa, que son las capacitaciones a todos los centros asistenciales de carácter público, las cuales giran sobre tres ejes: conocimiento general para realizar una buena gestión de residuos patológicos; la manipulación segura de este tipo de residuos; los planes de contingencia que se deben tener en cuenta. Se completa con una charla sobre la realización de una correcta gestión pero en intramuro, esto es la gestión de cada uno de los centros asistenciales, ya que la empresa asegura dentro de las operaciones la recolección, el transporte, el tratamiento y la disposición final de los residuos.
Por su parte, Virginia Suárez, jefa de Servicio de Control de Infecciones del Hospital San Juan Bautista, y encargada de acompañar las capacitaciones con la empresa, manifestó que “esto es un hito importante porque los residuos patógenos han sido un dolor de cabeza para todos, porque se descartaban en basurales comunes y no recibían el tratamiento como corresponde, con lo cual se producía la contaminación del medio ambiente con perjuicio para la flora, fauna y todos los seres humanos”.
Además, Suárez detalló que la capacitación es para aprender a manejar los residuos en su lugar de origen, que son las instituciones de Salud donde se generan. “Se comienza por la parte pública, porque primero hay que poner la casa en orden para que empiecen a trabajar e ir incorporando a los mayores generadores de la parte privada”. Y agregó: “la finalidad del curso es enseñar todos los patógenos que tenemos dentro de la institución, una vez que empiecen a conocer los generadores todos los patógenos que nosotros segregamos, vamos a poder empezar a hablar de la colocación en las diferentes bolsas; bolsa roja de 120 micrones debidamente identificados para todo lo que se considera patógenos, y bolsa negra de 60 micrones para todo lo que se considera residuo domiciliario”.

Comentarios

Otras Noticias