A un mes de su muerte, el recuerdo de Graciela Colla

domingo, 19 de mayo de 2013 00:00
domingo, 19 de mayo de 2013 00:00

Hace exactamente un mes, el 20 de abril, falleció Graciela Colla a los 68 años de edad. Hija de comerciantes inmigrantes italianos, trabajó se dedicó también a esta actividad como propietaria de la juguetería Nonina, un local tradicional ubicado en San Martín y Rivadavia.
Fue socia activa de la Sociedad Italiana, integrando diferentes comisiones directivas en las que trabajó particularmente en aspectos culturales. Asimismo, se consagró a actividades de servicio en instituciones como el Hogar de Ancianos, al que dedicó muchos años. Por otra parte, se destacó por su fecunda labor en la Iglesia de Catamarca, en su paso por movimientos como Cursillos y Palestra.
Pero su actividad fundamental fue desplegada en la institución de la que fue cofundadora junto a su esposo –también fallecido- Roberto Barrionuevo: Los amigos del Seminario. Muchos de cuantos hoy son sacerdotes, fueron ayudados por este matrimonio, tanto material como espiritualmente. Durante una enfermedad que fue avanzando, ofreció sus dolores por los seminaristas y sacerdotes de la Diócesis, sus formadores; también dedicaba sus oraciones constantes a las almas del purgatorio y dentro de ellas a las más olvidadas, en forma especial por las almas de los inmigrantes que poblaron Catamarca, esos hombres y mujeres laboriosos y tesoneros que dotaron a esta provincia de oficios y comercios. A un segmento de ellos, los italianos, dedicó sus últimos esfuerzos en una tarea investigadora extraordinaria, cuyos frutos darán a conocer sus familiares oportunamente.
Una gran mujer que será recordada por su notable testimonio de amor y servicio al prójimo.

Comentarios

Otras Noticias