Ocasionó el corte del suministro

Viento zonda dejó sin energía eléctrica a Fiambalá durante horas

La empresa EC SAPEM tuvo que reforzar la base tinogasteña enviando dos cuadrillas de operarios para realizar los trabajos.
miércoles, 29 de mayo de 2013 00:00
miércoles, 29 de mayo de 2013 00:00

Fiambalá se vio afectado por el zonda que causó destrozos y daños de consideración, desde esa localidad hasta Palo Blanco y Punta del Agua. El viento provocó la caída de ocho postes de media y baja tensión, y en Saujil volteó una columna de cemento de la línea de 33 de energía eléctrica, que abastece a todas esas poblaciones produciendo cortes y causando considerables pérdidas de electrodomésticos de algunos vecinos de la zona.
Además, en el ingreso a la localidad de Saujil, un árbol derribó un poste de cemento que pertenece a la línea de alta tensión. La EC SAPEM trabajó arduamente en la reposición de las columnas destrozadas para normalizar el servicio.
El presidente de la empresa de energía, Guillermo Dalla Lasta en diálogo con El Esquiú.com comentó que apenas se pusieron en contacto con el concejal Almendra, de Palo Blanco, se dispuso la guardia y se envió dos cuadrillas de operarios para remediar los daños que dejó el zonda. El suministro se vio afectado cuando el viento derribó cuatro postes de media tensión y cuatro de baja tensión, y la columna de cemento de la línea 33, de Saujil, a la que tuvieron que reemplazar con un poste provisorio de madera.
“Pusimos dos cuadrillas de operarios, porque en total se cayeron ocho postes. Cuando se logró restablecer el servicio, en la zona de Saujil un árbol se cayó en la línea de media. Varias horas después, seguimos reparando el daño impresionante del sector”, comentó Dalla Lasta.

En conjunto

Es digno de destacar el arduo trabajo que tuvieron todas las instituciones en coordinación para la seguridad de los pobladores que viven en ese sector, entre el personal de Policía, Defensa Civil, Bomberos Voluntarios, EC SAPEM y la delegación municipal de Saujil, que se ocuparon en conjunto para organizar el tránsito, despejar y prevenir en el lugar afectado para que la empresa restaure el servicio eléctrico. “Cuando hay una interacción con las fuerzas vivas y la empresa, es más fácil resolver los problemas”, indicó el referente de la empresa.
Algunas escuelas del norte del distrito evalúan la posibilidad de suspender las clases si el mal tiempo continúa, ya que son numerosos los alumnos que no pueden asistir, como así también los docentes que corren serios riesgos al transitar por las rutas donde la visibilidad es casi nula por la tierra y el peligro de las ráfagas.

Comentarios

Otras Noticias