La Puerta de Corral Quemado y Fiambalá sufren daños provocados el por temporal

La Puerta de Corral Quemado sin agua potable, energía e incomunicada. Mientras, continúan varadas más de 100 personas en Fiambalá.
domingo, 26 de enero de 2014 00:00
domingo, 26 de enero de 2014 00:00

Debido a las intensas lluvias ocurridas en estos últimos días, hasta el momento sólo se tuvo que lamentar una víctima fatal en la zona de Corral Quemado (Belén) y el padecimiento de haber quedado varadas más de cien personas en Fiambalá. Continúan a la espera de soluciones que permitan reponer los daños provocados.
En la Puerta de Corral Quemado desde el viernes están sin el servicio de agua potable, de energía eléctrica e incomunicados. Están a la espera de la asistencia de la Provincia, debido a que las lluvias aún persisten en el sector del Norte del departamento Belén.
El secretario general del municipio Roberto Morales comentó a El Esquiú.com que por las tormentas creció el río de la Puerta de Corral, de El Durazno, Loconte y El Tolar, que abnegaron todas las calles de dichos pueblos y afectaron a las viviendas particulares.
Subrayó que el río Seco, ubicado en El Durazno, donde falleciera una mujer, arrasó una gran cantidad de material volcánico, por lo que van a necesitar de maquinarias para despejar las calles. Además, dijo que en La Soledad creció el rio Crucillo, afectando a esta localidad.
Esta situación, trajo como consecuencia que desde el viernes no cuenten con servicio de agua potable las localidades de El Durazno, Jacipunco y la Puerta de Corral Quemado por la rotura de caños y galerías filtrantes. Además, cedieron los canales de riego y acequias. “De continuar la lluvia, que recién hoy (por ayer) paró, vamos a necesitar agua mineral para asistir a los pobladores”, afirmó.
Por otro lado, en Fiambalá un aluvión de lodo destruyó gran parte de la ruta 60 en el tramo que une Fiambalá con La Quebrada, Las Angosturas, y se informó que se debe transitar con precaución por Ruta Nacional Nº 60.
Muchas de las personas que quedaron varadas del otro lado decidieron permanecer en el lugar. Por ese motivo, personal de Defensa Civil y del municipio asistió con alimentos y abrigos a los ocasionales automovilistas. De igual forma, conjuntamente con Gendarmería Nacional, resguardaron para que todas las personas estuviesen en buen estado de salud.
El aluvión que depositó material sobre calzada y tapado de alcantarillas se produjo el último fin de semana a raíz de las intensas precipitaciones registradas en la zona de pre-cordillera catamarqueña. El personal vial afectado en las tareas de reconstrucción de camino se encuentra despejando calzada, limpiando y conformando banquinas y destapando alcantarillas.
 

Comentarios