Sociedad Argentina de Pediatría

Recomendaciones para zonas afectadas

miércoles, 29 de enero de 2014 00:00
miércoles, 29 de enero de 2014 00:00

La Sociedad Argentina de Pediatría (filial Catamarca) se vio sensibilizada ante lo ocurrido en las localidades de El Rodeo y Sijan el pasado 23 y 24 de enero en nuestra provincia, por eso nos vemos obligados a emitir recomendaciones para la población general, en especial nuestros niños y sus familias.

Hay patologías infecciosas que se propagan fácilmente cuando se producen desastres naturales. Eso es así porque se reducen las condiciones sanitarias generales, como el acceso al agua potable y alimentos seguros. Las consecuencias sanitarias y epidemiológicas favorecen las epidemias; la migración de roedores a las viviendas durante la inundación y después de ella, la formación de numerosos charcos de agua estancada, lo que facilita la reproducción de mosquitos y otros vectores, provocadores del paludismo, el dengue y otras enfermedades trasmitida por vectores.

Lavado de manos

Mantener las manos limpias durante una emergencia ayuda a prevenir la propagación de gérmenes. Si no es seguro usar el agua de red, lávese las manos con agua hervida o desinfectada y jabón.
Si no cuenta con agua y jabón, use un desinfectante a base de alcohol que contenga, al menos, 60 % de alcohol.
Cuándo lavarse las manos
• Antes, durante y después de preparar alimentos.
• Antes de comer alimentos.
• Después de usar el baño.
• Después de cambiarle los pañales a un niño o después de limpiar a un niño que acaba de ir al baño.
• Antes y después de atender a alguien que esté enfermo.
• Después de soplarse la nariz, toser o estornudar.
• Después de tocar a un animal o sus excrementos.
• Después de tocar desperdicios.
• Antes y después de tratar una cortadura o herida.

No use agua contaminada para lavar platos, cepillarse los dientes, lavar y preparar alimentos ni para hacer hielo.
Para desinfectar artículos contaminados se aconseja sumergirlos por un minuto en recipientes que contengan una cucharada sopera de lavandina por cada litro de agua y dejarlos secar al aire libre. Para desinfectar superficies, diluir una taza de lavandina en cinco litros de agua.
El agua se puede potabilizar por calor hirviéndola (siempre que sea limpia) durante 3 - 5 minutos, o por medios químicos utilizando 2 gotas de lavandina doméstica por cada litro de agua y esperando 30 minutos antes de consumirla.

Cuidado de las heridas

Mantener las heridas limpias y cubiertas es fundamental durante una emergencia. Limpie bien con agua limpia y segura y jabón para así controlar infecciones. Si una herida presenta enrojecimiento, inflamación o supuración, busque atención médica de inmediato.

Animales e insectos

La leptospirosis es una enfermedad bacteriana frecuente luego de desastres de este tipo, ya que se transmite por la orina de ratas y perros. Se trata de una patología grave que puede provocar la muerte. Aquellas personas que presenten síntomas como boca seca, fiebre mayor a 38ºC, dolor de cabeza o muscular, náuseas, vómitos, diarrea y/o escalofríos deben consultar con un médico para recibir el tratamiento oportuno con antibióticos.
El dengue se adquiere por la picadura del mosquito Aedes Aegypti infectado, cuyos criaderos son las aguas estancadas. Hay que dar vuelta los envases, latas, macetas. Si se junta agua mantenerlos tapados. Si aparecen síntomas como síndrome febril, dolor de cabeza, dolor muscular, de las articulaciones, lesiones en la piel, nauseas o vómitos consulte a un medico.

Gastroenteritis y diarreas:

Hay que subrayar que la lactancia materna es la mejor forma de proveer agua y alimento seguros a niños pequeños, si se alimentan exclusivamente por esta vía.
Lavarse frecuentemente las manos con agua segura. Limpiar y desinfectar chupetes, tetinas y juguetes. Evitar la ingesta de productos lácteos no pasteurizados y de alimentos crudos. Entre los alimentos seguros se encuentran los preparados en el momento, bien cocidos y calientes, los secos (panes y galletitas).
En caso de diarrea, náuseas, vómitos y fiebre hay que acudir a un centro asistencial y tener aun más cuidado en la higiene. Para evitar la deshidratación hay que mantener una adecuada ingesta de líquido y se pueden utilizar las sales de rehidratación oral de la OMS.

Autoprotección:

Las medidas de protección de los trabajadores (uso de botas y guantes), que protejan piel y mucosas, cuando se realizan actividades con riesgo de contaminación.

Prevención de Leptospirosis:

• Lavarse cuidadosamente las manos después de la manipulación de orina o excrementos o después del contacto con otros fluidos corporales de un animal infectado.
• Usar guantes y botas de goma, especialmente si trabaja con animales o para realizar tareas de desratización, desmalezado o limpieza de baldíos.
• Evitar la inmersión en aguas estancadas potencialmente contaminadas y procurar que los niños no jueguen en charcos o barro.
• Combatir los roedores –principales agentes de contagio– en domicilios y alrededores
• Mantener los patios y terrenos libres de basura, escombros y todo lo que pueda ser refugio de roedores.
• Limpiar superficies contaminadas con una solución de 1 parte de cloro doméstico por 10 partes de agua
• Asegurarse de que animales infectados reciben el tratamiento indicado por el veterinario en forma correcta. Ante la aparición de abortos en los animales de producción, es necesario consultar al veterinario.
• Es importante usar siempre calzado al caminar sobre tierra húmeda, y botas altas en zonas inundadas o al atravesar aguas estancadas.
• Usar guantes cuando se realizan tareas de desmalezado y cosecha.

Vacunas:

Se recomiendan en los pacientes de riesgo las Vacunas antitetánica y Hepatitis A, en caso de no tener el candelario de vacunas al día.
Fuente: SAP. CDC. DrStambulian / Comisión Directiva Sociedad Argentina de Pediatría Filial Catamarca.

Comentarios