La comuna intervendrá en el sector después de años

Definen la ribera del Tala y la situación de las viviendas

El proceso de determinación se encontrará con muchas casas en las orillas.
domingo, 5 de enero de 2014 00:00
domingo, 5 de enero de 2014 00:00

La proliferación de viviendas ubicadas en la margen del Río El Tala y la cercanía a las proximidades del cauce generaron la necesidad de determinar la línea de ribera del sector. La municipalidad comenzará a ejecutar el proceso de intervención en los próximos meses.
En el marco de la regularización de las construcciones emplazadas en el sector, del avance sobre el espacio de dominio público y del incremento en el levantamiento de precarias viviendas, estos factores obligarán a que se determine en qué espacio será posible construir.
El proceso forzará a las autoridades responsables a exigir el cumplimiento de la normativa, que se implementará para resguardar los espacios invadidos, es decir, que se retiren las construcciones. Para ello se intimará con anterioridad a los ocupantes del lugar.
La mayoría de las familias que residen en el espacio son de de otras provincias o del extranjero y desde hace varios años se encuentran viviendo en las márgenes del río.
En relación con el procedimiento y la planificación de las áreas de la comuna, Pedro Monferrán, director de Catastro y Estadística, manifestó que, habiéndose realizado la normalización de las construcciones sobre la ruta, “el proceso en el sector cuenta con una segunda parte, en la cual se determinará la ribera del río. Allí, actualmente se encuentra asentado un sinnúmero de familias, lo que representará un obstáculo en el procedimiento. Ante este escenario, se dialogará con ellos previamente para informarles sobre la situación y las infracciones correspondientes”.

La línea y las viviendas

La determinación de definir la línea de ribera del río es un proceso que deberá ejecutarse para separar el espacio público del privado y, así, hacer que se respete. En ese sentido, Monferrán señaló que “es un poco más complejo delimitar la línea de ribera para definir el dominio público del privado; entonces, lo que se hace es una línea de ribera por un cómputo matemático que se define por las crecidas medias ordinarias”. “En función de los datos caudalímetros, hay que hacer un análisis de 5 años.”
Ante el tiempo que se requiere para elaborar los análisis que permiten contar con el límite de separación, el funcionario explicó: “Esta línea divisoria entre el espacio público y privado requiere de datos difíciles de conseguir y necesita datos pormenorizados de cada sector; pero será la segunda etapa. Primero analizaremos la situación de las propiedades privadas ubicadas en el sector que se han construido por fuera de la normativa. Por supuesto, hay un principio de la irrectroactibilidad de las leyes pero, de hecho, hay construcciones de más de 20 años en ese sector. Vamos a establecer los datos para preservar el espacio y así también cuidar a las personas”.

Comentarios