Hubo aumentos de alrededor del 20 por ciento

El kilo de asado se cobra hasta 100 pesos en algunas carnicerías

Hay cortes de carne de alta demanda que no bajan de los 80 pesos. Empresarios del sector avizoran una merma del consumo.
sábado, 1 de febrero de 2014 00:00
sábado, 1 de febrero de 2014 00:00

La devaluación impactó directamente en el precio de la carne, y por un kilo de la mejor calidad ya se paga entre 80 y 90 pesos. Los motivos del fuerte impacto obedecen a la retención y aumento de la hacienda de los grandes productores, lo que afecta a la cadena de distribución.
El empresario distribuidor de carne, Víctor Natilla, explicó a El Esquiú.com que “el incremento puede superar el 20 por ciento, si es que los grandes productores continúan siendo prudentes en vender los animales. En los grandes mercados concentradores hay menos hacienda; lo que significa que se paga más para poder conseguir los animales”.
Agregó que el impacto del precio de la carne en el mostrador obedece justamente a que los compradores deben invertir más en los animales y por ende vender a un precio acorde. “En mi caso, he podido cumplir esta semana con los pedidos; pero la próxima no sabemos si lo podremos hacer, porque es difícil conseguir. Nosotros teníamos stock, pero si no podemos hacer operaciones, no podremos cumplir con todos los requerimientos de los carniceros”, aseguró.
Remarcó que la incertidumbre en los precios es alta y puede causar diversas reacciones tanto en los consumidores como en los comerciantes. “No entendemos por qué por este exceso de prudencia de los productores no hay una mega devaluación. Hemos pasado por situaciones peores y no tuvimos estos inconvenientes para poder conseguir carne. En el mejor de los casos, lo que va a pasar es que la gente se adapte al precio; pero deberá pasar un buen tiempo. De todas maneras, la gente comprará menos, el consumo caerá y la carne deberá tener un precio acorde. Ya con estos nuevos precios, la gente no puede pagar más”, expresó.
Desde hace unos días, en los algunos mostradores el nuevo precio rige a pleno. Los carniceros ya venden el kilo del mejor corte a 80 pesos, mientras que por un kilo de carne de ternera calidad se puede pagar hasta 90 pesos o más inclusive. Si se tiene en cuenta la carne para un asado, un kilo puede llegar hasta los 100 pesos.
Para Natilla, estos precios son “los reales”. “No existe un sobreprecio de los carniceros, sino que a este punto se elevaron, tanto en la provincia como en el resto del país”, dijo.
“Que la carne esté a 80 pesos no es excesivo. Mientras la devaluación no se frene, este aumento no es exagerado; sí lo son las medidas de los productores. Pero todos nos tenemos que ajustar, porque realmente hay mucha incertidumbre en el rubro de la carne en todo el país”, remarcó.
 

Comentarios

Otras Noticias