Ratificaron que no le harán el aborto a la chica violada

La directora del hospital de Moreno donde la atendieron dijo que por lo avanzado del embarazo su vida correría riesgo.
miércoles, 30 de abril de 2014 00:00
miércoles, 30 de abril de 2014 00:00

La directora asociada del Hospital Mariano y Luciano de la Vega de Moreno, donde fue atendida una adolescente de 13 años que habría sido violada en noviembre pasado y embarazada, denunció que recibió “presiones” de las organizaciones feministas para que le practiquen un aborto no punible a la chica. “Hicieron pintadas en la vereda y la calle del hospital. Entraron y hablaron con maneras poco amables y amenazan con denunciarnos. No vamos a practicar el aborto porque están en juego tanto la capacidad futura de reproducción de la adolescente como su vida ”, dijo a Clarín Mariana Dunayevich.

El caso de la adolescente generó una gran polémica. Ayer, los grupos feministas volvieron a reclamar – con una protesta frente a la Casa de la Provincia de Buenos Aires en Capital Federal, en Callao al 200– por el acceso al aborto no punible para la adolescente, que habría sido violada por su padrastro. Su madre, Susana (su apellido no fue revelado), había ido a la subcomisaría Las Catonas, y a la comisaría de la Mujer de Moreno el 31 de marzo pasado. Según la mujer, su denuncia quedó registrada como “abuso” y no como “violación”. Luego, un médico forense de la Dirección Departamental de Investigación de General Rodríguez, examinó a la chica.

“La revisaron superficialmente y no pusieron que era violación”, contó. El 21 de abril compró un test de embarazo y descubrió que su hija estaba embarazada. Recién el viernes 25 la chica accedió a hacerse una ecografía. La madre dice que había pedido un turno el 22 pero que se lo dieron para 45 días más tarde. En cambio, Dunayevich asegura que la mujer no reservó ningún turno.

La ecografía arrojó como resultado que la chica cursaba un embarazo de 23 semanas. “En este hospital ya hemos practicado abortos no punibles, tal como lo indica el protocolo nuevo del Ministerio de Salud bonaerense. Pero en el caso de la chica de 13 años no se puede practicar porque es un embarazo avanzado y corre riesgo.

Estamos defendiendo los derechos de la menor ”, contó ayer Dunayevich. También informó que el lunes pasado el hospital denunció el caso ante la Fiscalía 3 de Moreno “por ser una menor embarazada con probabilidad de haber sido abusada”. Ayer, la adolescente –que según su madre no quiere tener al bebé – habría declarado ante la Fiscalía, pero la madre dijo a Clarín que prefería no hacer más declaraciones.

La primer ecografía que le hicieron a la chica, el viernes, arrojó como resultado un embarazo de 23 semanas de gestación y un peso de 600 gramos del producto del embarazo. La Organización Mundial de la Salud define como aborto la interrupción voluntaria del embarazo hasta las 20 o 22 semanas y/o hasta que el producto del embarazo alcance los 500 gramos. La Guía Técnica Nacional de aborto no punible que elaboró el Ministerio de Salud se basa en esa definición.

La adolescente ingresó al día siguiente al hospital con una infección urinaria y con contracciones. Estuvo internada hasta el lunes a la tarde, cuando los médicos le dijeron que podía volver a su casa. Entre el viernes y el lunes le hicieron tres ecografías, según Dunayevich. Hoy deberá regresar al hospital para un nuevo examen clínico.

Consultado por Clarín, el obstetra Mario Sebastiani, del Hospital Italiano de Buenos Aires, opinó: “Si el embarazo de la adolescente tiene 23 semanas, el feto podría sobrevivir. No cabe la posibilidad de aborto no punible. Y el aborto no punible es una medida a tomar si no existe la viabilidad. Entiendo que la madre no lo quiera tener. A esta altura del embarazo, hay dos intereses en juego, el bebé y el de la madre”. Además, Sebastiani subrayó que “ hubo un atraso en el acceso a la atención de la salud. El obstáculo de acceder más temprano al hospital negó la posibilidad de que la adolescente accediera en marzo a un aborto no punible dentro del paraguas legal.

Lamentablemente, estos casos son muy frecuentes ”.

Mabel Bianco, presidenta de la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), sostuvo: “Este caso de Moreno debe servir para hacer un llamado de atención al personal de las comisarías. Cuando reciben una denuncia por abuso o violación deben dar información, y derivar al hospital donde se pueden hacer las pruebas de embarazo y para detectar enfermedades de transmisión sexual. En el caso de Moreno, las comisarías dejaron en banda a la madre y a la niña violada ”.

En la provincia de Buenos Aires, las mujeres víctimas de violencia pueden recibir orientación en la línea gratuita 0800-555-0137, de la Secretaría de Derechos Humanos.

Fuente: Clarín

Comentarios

Otras Noticias