"Francisco está proponiendo una vía argentina, no sólo a la Iglesia sino al mundo"

Opinó Nello Scavo autor de "La lista de Bergoglio".
sábado, 10 de mayo de 2014 00:00
sábado, 10 de mayo de 2014 00:00

"Yo tenía una fea impresión de Bergoglio. Algunos lo representaban como un tradicionalista, conservador, un hombre de Curia -dijo a Infobae Nello Scavo, periodista del periódico italiano Avvenire-. Después de todos los escándalos vaticanos, me dije: 'los cardenales han elegido a un moderado, un blando, un conservador que no cambiará nada'. Me había equivocado por completo, me di cuenta enseguida, luego de las primeras entrevistas aquí en Argentina".

Como lo relata en su libro, Scavo comenzó a indagar "aquella misma noche [13 de marzo de 2013], poco después de la primera aparición del papa Francisco en el balcón de las Bendiciones". Y fue así que aparecieron los indicios que lo llevarían a La Lista...

El resultado es el libro que publicó en noviembre de 2013 –en Argentina por Editorial Claretiana- y que ya se vende en 40 países. Vino a Buenos Aires a presentar su trabajo en la Feria del Libro. Este año empezará el rodaje de un film basado en el libro, que dirigirá la prestigiosa cineasta italiana Liliana Cavani –entre sus títulos se destacan Portero de noche, La piel y Francisco –éste último basado en el libro de Herman Hesse sobre el Santo de Asís, con Michael Rourke como protagonista-. Scavo no quiso revelar los nombres de los posibles protagonistas de La lista de Bergoglio, pero aseguró que serán actores de primera línea.

Una de las cosas que intrigó a este periodista fue el silencio sobre lo que el hoy Papa Francisco había hecho durante la dictadura, tanto por parte de los salvados por él como del propio Bergoglio. Y llegó finalmente a la conclusión de que el principal factor fue evangélico, como lo consigna en el libro: "Que tu mano derecha no sepa lo que hace tu derecha" (Mateo 16).

Hasta entonces, sólo habían hablado sus detractores, los promotores de la denuncia sobre su supuesta responsabilidad en el secuestro de dos sacerdotes jesuitas, en los tiempos en que Jorge Bergoglio era la máxima autoridad de la Orden.

"Mejor el silencio sobre los propios méritos que ser acusado de auto promoverse Mejor el silencio sobre los propios méritos que ser acusado de auto promoverse a cuenta de terceros: ésta debe haber sido –me permito pensar y escribir- la línea de conducta del padre Jorge Mario", concluye Scavo en su libro, luego de recoger varios testimonios de primera mano.

"Sólo publiqué las historias con nombre y apellido", aclara. Son testimonios como el de Juan Carlos Scannone, filósofo jesuita que fue profesor de Bergoglio: "No eran años fáciles. El padre Jorge tomó en serio que le tocaba protegernos: era su deber. En cuanto Superior mayor de los jesuitas su primera responsabilidad era la de proteger a cada jesuita. Por lo mismo, no es casual que, terminados aquellos años de matanzas, ningún jesuita haya sido asesinado por la dictadura".

Scannone subraya así un dato que se verifica incluso en el caso de los dos jesuitas secuestrados: la constante preocupación de Bergogliopor preservar vidas y el rechazo a la violencia, en un período en el que la lucha armada como camino para el cambio gozaba de prestigio y hasta había tentado a algunos hombres de Iglesia. "Siempre nos aconsejaba no arriesgar: no valía la pena, en el sentido de que de aquella situación no se saldría por la violencia. Nos disuadía de meternos en líos", cuenta por ejemplo, Alfredo Somoza –un no creyente-, protegido por Bergoglio.

"No es el momento de hacerse los héroes –reporta Scavo que el provincial les decía a los sacerdotes en problemas, citando al padre José Luis Caravías, un cura paraguayo. "Pero Jalics y Yorio no quisieron escucharlo", agrega el religioso, en referencia a los dos jesuitas por cuyo secuestro se quiso responsabilizar a Bergoglio. Las indagaciones posteriores, incluso de la justicia argentina, llevan a pensar que en realidad fue por la gestión del hoy Papa Francisco que fueron liberados.

La muerte de sacerdotes "no lograría cambiar los planes de la dictadura ni suscitar aquella indignación popular que podría haber atemorizado al régimen", agrega Caravías.

Cuando el propio obispo Enrique Angelelli –asesinado durante la dictadura, en agosto de 1976- quiso proteger a tres de sus seminaristas de una probable persecución, le pidió al entonces padre superior de los jesuitas que los recibiera en el Colegio de San Miguel, que éste dirigía. "Nos dimos cuenta –le relató uno de ellos, el padre Miguel La Civita a Scavo- que Bergoglio permitía a gente refugiarse en la casa con el pretexto de los ejercicios espirituales. Desde allí, las personas huían a exterior con nuevos documentos. ¿Habría podido hacer más? Era el padre provincial de los jesuitas, no superman. Por lo que sé, ha hecho todo lo que podía. Y hasta más". Los tres seminaristas permanecieron allí, bajo protección de Bergoglio, hasta después de la muerte de Angelelli, en agosto de 1976.

Reflexionando ahora sobre estos episodios, Scavo señaló a Infobae la importancia de poner en contexto lo sucedido: "Recordemos que en 1978 en Buenos Aires se jugaba el Mundial de Futbol y la opinión pública internacional estaba más interesada en lo que pasaba en la cancha. En un país donde la información estaba totalmente controlada por el régimen, y en un mundo dividido en dos bloques -era el tempo de la guerra fría-, estábamos todos más preocupados por lo que pasaba del otro lado del muro de Berlín, en Camboya, en los mismos años de la dictadura argentina, que no por lo que pasaba aquí, en el Cono Sur".

"La voz de Bergoglio –agrega- no hubiera sido escuchada. Además, y esto lo dice Pérez Esquivel en el prefacio de mi libro, Bergoglio podría haberse pronunciado contra la dictadura en modo público, pero eso habría atraído sobre él el control de la policía y de los militares, y no habría podido salvar ni una sola vida humana. El hizo una elección, tomó una decisión muy difícil que fue la de preservar la vida de las personas que le pedían ayuda".

Y concluye: "Es más fácil para un mártir ser reconocido, que al que sobrevive a estas dictaduras. Se sale siempre, como decimos en Italia, con los huesos rotos de experiencias de este tipo".

En cuanto a las razones de los ataques sufridos por el Papa antes de su elección, el autor de La Lista... dice que "en todos estos años Bergoglio ha sido en Argentina un poco una espina en el costado Bergoglio ha sido en Argentina un poco una espina en el costado, pero esto lo estamos viendo también como pontífice".

Se explaya: "Grandes bancos y diarios dedicados a la alta finanza han criticado las palabras del Papa en el campo de la economía. Bergoglio por su estilo es el tipo de persona que no gusta ni gustara jamás al poder que quiere perpetuarse".

Según Scavo, "Bergoglio propone un estilo de vida, un modo de pensar, de relacionarse con los demás, típicamente argentino, y esto se lo puede descubrir viniendo aquí y hablando con los argentinos; no me refiero solo a los creyentes."

"Una cosa típicamente argentina es la de desmitificar: a los argentinos no les importa mucho que tú seas un poderoso, un periodista, un famoso –explica-. Cuando se encuentran a tomar mate, son persona y persona y esto sirve mucho para mantener los pies sobre la tierra".

"Es una cultura de la que los argentinos deberían estar muy orgullosos -insiste-, que está ofreciendo una serie de respuestas a los desafíos del mundo de hoy. Por suerte Francisco está llevando a la Iglesia de vuelta a los valores originales, está proponiendo una vía argentina no sólo a la Iglesia católica, sino al mundo".

En cuanto a si el Papa se está ganando enemigos, como lo han señalado algunos observadores, Scavo dice: "No es casualidad que algunos grandes bancos, algunos dirigentes financieros mundiales, estén acusando a Bergoglio, porque ven amenazada una organización, un sistema de poder que ha permitido a muchos enriquecerse. Algunos de estos grandes bancos son responsables de especulaciones gravísimas ocurridas en el pasado en Argentina y por eso me sorprende mucho al ver a algunos intelectuales argentinos criticar de modo tan violento a Bergoglio".

Y se pregunta si todas estas personas no se sienten incómodas por estar cantando "en el mismo coro que los grandes bancos, que estos campeones del imperialismo, que quien se ocupa más de la propia riqueza, del propio poder y no de la justicia social y de la verdad".
"Es curioso que Bergoglio haya logrado unir a enemigos tan diferentes entre sí" "Es curioso que Bergoglio haya logrado unir a enemigos tan diferentes entre sí", reflexiona.

"Es un hombre que habla con franqueza, con sencillez, pero no es ingenuo –advierte Nello Scavo. Tiene las ideas claras sobre lo que hay que hacer".

¿Qué es lo más destacable de este primer año de pontificado?

"Bergoglio está sacudiendo desde adentro un sistema que ya no servía –responde Scavo-. Cuando dice a uno de sus secretarios 've a vender tu escritorio y ocúpate de los pobres', no está dando una señal sólo a esa persona, sino a toda la burocracia vaticana y a toda la estructura de la Iglesia. Un Papa de este tipo, que tiene el coraje de decir '¿en el Vaticano se hizo siempre así? Paciencia. Desde hoy se hará de otro modo'... a esto me refería cuando hablaba de la vía argentina".

¿Podrá? ¿Encontrará el respaldo suficiente para completar las reformas que ha iniciado?

"Es un hombre que suscita mucha audiencia –responde Scavo-. Además es creíble porque se hace preceder por los hechos y esto lo reconoce antes que nadie quien no es creyente. Naturalmente puede dar fastidio adentro de la Iglesia, pero no me preocuparía tanto porque Bergoglio goza realmente del consenso del pueblo y esto lo hace verdaderamente fuerte".
Fuente: Infobae

Comentarios

Otras Noticias