Vecinos de la localidad chacarera de Antapoca se unen para paralizar las obras

Resisten la instalación de una nueva planta de líquidos cloacales

“Hay un mal olor constante que complica la vida, no podemos abrir las casas hay aguas servidas y contaminaciones”, dijeron.
sábado, 24 de mayo de 2014 00:00
sábado, 24 de mayo de 2014 00:00

Vecinos de la localidad de Antapoca analizan medidas a llevar adelante ante el emplazamiento de los piletones de la Planta de Tratamiento de Líquidos Cloacales en las cercanías de sus viviendas. Entre las potenciales acciones más firmes, consideran que una presentación en la Justicia sería la más viable.

El malestar de los residentes tomó fuerza en el último tiempo con el inicio trabajos de desmonte en el terreno donde se ubicaría un obrador para el resguardo de herramientas y material utilizado para la obra sanitaria; al mismo tiempo, vecinos tomaron conocimiento de que la “colocación de la cañería se realizaría por una extensión que comprende caminos y terrenos del pueblo, esto significaría que van a romperlos, van a tomar parte de terrenos, cuando la cañería va bien por donde está”, explicó un vecino.

La concreción de trabajos relacionados con esta obra generó la reacción de vecinos que, para manifestar el repudio al proyecto, cortaron la ruta nacional Nº 38 e hicieron presentaciones a las autoridades solicitando la detención de las tareas.

La reacción y resistencia de los residentes de la localidad chacarera por la colocación de cañería nueva y la creación de nuevos piletones en el sector obedece a las condiciones que diariamente debe enfrentar por el funcionamiento de éstos.

“Hay un mal olor constante que complica la vida, no podemos abrir las casas: entra y se hace imposible permanecer en las habitaciones, hay aguas servidas y las contaminaciones que todos niegan, pero nosotros estamos expuestos constantemente a ello”, explicó uno de los vecinos en diálogo con el Esquiú.com.

Tiempo atrás, las autoridades responsables de la dirección de Agua y Saneamiento del Interior reconocieron que “las lagunas de tratamientos de efluentes cloacales pueden producir olores nauseabundos debido a que en el ingreso a los piletones el agua es cruda”.

Entre los puntos que llevan a la negación de la ejecución de las obras está el traslado de las familias que viven en los terrenos que se verán afectados por el proyecto de la planta de tratamientos: “Resultan muy chicos y no vamos a poder criar los animales como lo venimos haciendo hasta ahora; esa es nuestra fuente de ingresos. La casa que nos quieren dar es muy chica y no tiene espacio para los corrales ni para la siembra de pasto”, protestaron.


Motivos injustificados

Los vecinos expusieron a El Esquiú.com: “Ninguno de los que vivimos acá estamos de acuerdo (con la obra), porque este trabajo nos va a perjudicar a todos. Están diciendo que van a cambiar el recorrido de la cañería: nosotros no aguantamos el otro recorrido que está un poco más lejos y todavía quieren traer más acá las cañerías; cuando amanece y no hay viento, el olor se embolsa en las piezas. Tienen campos por el otro lado del pueblo: son más de 5 kilómetros de cañería y no se explica por qué ahora buscan cambiar, es por facilidad. Ellos dicen que están mal puestas, pero no es cierto, creen que no nos damos cuenta, dicen que vinieron técnicos pero sabemos que cuando dieron el informe no decían eso, gente de acá trabajaba en la empresa y estaba al tanto de todo”.


Volúmenes

En el mismo sentido, residentes expresaron que, según un informe que hicieron un concejal y un abogado que estaban muy interesados por la situación, “en estos piletones se producen alrededor de 75.000 kilogramos de materia fecal por día, 75.000 litros de orina y un promedio de 350 litros de aguas servidas por habitante”.



La “duda” sobre la posible contaminación del agua

A pesar de los análisis realizados a la muestras de agua potable que se distribuye en la localidad, los cuales dieron como resultado que estaba apta para el consumo, los vecinos mantienen la “duda” sobre el agua que toman.

Según los últimos resultados obtenidos en el mes de abril, “los parámetros bacteriológicos están dando dentro de lo que dicen las normas para el volcado dentro de los cauces de los ríos”, según muestran los informes que vecinos poseen de la subsecretaría de Agua y Saneamiento.

Según los vecinos, la proximidad de la laguna de la que se extrae el agua para el consumo y la Planta de Tratamiento de Líquidos Cloacales, más el sinnúmero de condiciones a las que se encuentran expuestos, “deja la duda de que el agua que se toma esté en buenas condiciones”. “Ellos dicen que los estudios dan bien, pero a nosotros nos queda la duda”.

En el documento que poseen los vecinos, la subsecretaría del Agua comunicó que “la perforación de donde se toma el agua para la localidad de Antapoca está más al Norte y la pendiente va hacia el Sur, o sea que al estar aguas arriba es imposible que se contamine o se mezcle con el agua de la laguna”.


Defensa de la tierra

La preservación de los hábitos de vida es uno de los motores que impulsa la negación al emplazamiento de la planta en el sector. Continuar con la cría de animales y en el mismo lugar, generó la unión de vecinos para defender las tierras.

Comentarios

Otras Noticias