En el marco del cuarto aniversario del diario se firmó un convenio de colaboración

El Esquiú.com capacitó al equipo técnico de la Casa de la Mujer

El jefe del área digital, Benjamín Ascoeta, está a cargo de las actividades de responsabilidad social-institucional del medio.
miércoles, 4 de junio de 2014 00:00
miércoles, 4 de junio de 2014 00:00

El Esquiú.com firmó un convenio de colaboración con la Casa de la Mujer para capacitar al equipo técnico en diversas temáticas ligadas a la comunicación.

En el marco del cuarto aniversario de El Esquiú.com, y como parte de las acciones de responsabilidad social-institucional que se realizan desde este medio, se dio inicio a la capacitación que se extenderá tres encuentros más (los días miércoles).

Se destaca que el convenio permite la asistencia de dos organizaciones que trabajan estrechamente con la Casa de la Mujer: una de las representantes es Vanesa Gómez Rojo de la ONG Juana Azurduy y la otra es Lucrecia Zalazar, presidenta del Centro Vecinal de las 500 viviendas Norte.

El jefe del área digital, licenciado en Comunicación Social y actual tesista doctoral, Benjamín Ascoeta, está a cargo de la capacitación y exhibió durante el primer encuentro “las sociedades mediatizadas y el paradigma de la comunicación 2.0”, donde se explicó el espíritu de estos tiempos, cómo las personas estamos atravesadas por las nuevas tecnologías y cómo nuestros hábitos y consumos se van modificando en todos los ámbitos de nuestras vidas.

La directora de la Mujer, Infancia y Familia, Cristina Rosales, manifestó: “Fue una excelente capacitación, con todo el equipo técnico de la Casa de la Mujer hemos seguido muy atentamente todo lo que nos ha brindado Benjamín”.

“Nos resulta muy valioso porque podemos usar las nuevas tecnologías para poder llevar adelante nuestra tarea, para poder difundir todos los temas con los que nosotros trabajamos, sobre todo la cuestión de género”, agregó.

Rosales también indicó que con la información adquirida “las mujeres de los lugares más recónditos podrán enterarse de los recursos con los que cuentan para resolver las situaciones que se les presenten, con sus parejas, con sus hijos, que no saben y tienen que andar peregrinando por distintos organismos”.

Por otro lado Adriana, una de las trabajadoras sociales del equipo técnico, opinó “creo que fue interesante porque fue abordada de una forma amena en la que todos entendieron, clara, precisa y permitió la participación de todos con sus experiencias, conocimientos o interrogantes”.

“Cuando se da ese feedback creo que se da un proceso auténtico de educación porque hay un intercambio, él ha recibido nuestras experiencias y nosotros hemos recibido sus conceptos, cosa que en muchos casos desconocíamos”, agregó la profesional, quien además detalló que les servirá para “viabilizar el modo de llegar a mujeres, aquellas que permanecen en silencio y están sufriendo o aquellas otras que no necesariamente han sufrido violencia pero necesitan hablar con alguien, o por necesidades”.

“A mí durante la charla ya me hizo visualizar la posibilidad de abrir un canal de comunicación para que estas personas puedan sentirse resguardadas y puedan comunicarse con nosotros”, concluyó.

Comentarios

Otras Noticias