VIDEO: Así será el nuevo Aeropuerto de Catamarca

A 30 años de su inauguración, anticipamos el proyecto de reforma del "Felipe Varela".
viernes, 17 de noviembre de 2017 14:25
viernes, 17 de noviembre de 2017 14:25

El Ministerio de Transporte de la Nación anunció una serie de reformas y obras en numerosas terminales aéreas del país, que en el caso de Catamarca incluyen directamente un nuevo aeropuerto, allí donde desde hace tres décadas funciona el "Felipe Varela".
Desde el Gobierno se hizo una proyección para evaluar cuántos más pasajeros podrían circular por cada ciudad donde están los aeropuertos. En Córdoba, por caso, por donde en 2016 pasaron 801.000 personas, habría un crecimiento de 243.000 hacia fines de 2019 sólo por una cuestión inercial, pero con las obras proyectadas y la habilitación de más vuelos -señala la proyección oficial- se sumarían 937.000 movimientos más. De esta manera, sólo en ese aeropuerto pasarían por año 1,9 millones de viajeros.
Las obras incluyen los siguientes trabajos a lo largo del país.

Aeroparque: nueva torre de control, balizamiento de la pista principal, ampliación de la terminal.
Ezeiza: nueva torre de control, rehabilitación de pistas, sistema de balizamiento y calles de rodaje.
Trelew: reconstrucción de la pista, balizamiento y ampliación de plataforma.
Iguazú: nueva torre de control, repavimentación de la pista y ampliación de plataforma.
Salta: repavimentación de pistas.
Tucumán: ampliación de plataforma comercial, rehabilitación de pista y nueva terminal.
Comodoro Rivadavia: nueva terminal, rehabilitación de pista y nuevo balizamiento.
Jujuy: nueva torre de control, ampliación de plataforma y nueva terminal.
San Juan: rehabilitación de pista, balizamiento y ampliación de plataforma. También terminal.
Catamarca y Formosa: nuevas terminales.
Esquel, Bariloche y Posadas: remodelación de terminal.
Chapelco (San Martín de los Andes): reconstrucción de la pista.
La Rioja: ampliación terminal y nuevo balizamiento.

Caso Catamarca
El aeropuerto de Catamarca es, según el informe oficial, uno de esos aeropuertos cuyas terminales "quedaron en el tiempo". Si bien su tráfico de pasajeros se ha mantenido estable durante los últimos 15 años (con un promedio de 41 mil pasajeros y 669 movimientos aerocomerciales anuales entre 2001 y 2015, el aeropuerto todavía posee mobiliario y cartelería antiquísima.
En los últimos años las obras se enfocaron en el lado aire, con la repavimentación de pistas, plataforma y rodaje así como la readecuación del balizamiento en el año 2006.
Los trabajos que se planean demandarían 14 meses y son muy amplios. Estaría concluido entre diciembre de 2018 y comienzos de 2019. El proyecto contempla gran utilización de piedra pómez y ya estaría concluido, aunque todavía no se oficializó ningún inicio de obra.

Historia
A finales de la década del '60, ante la necesidad de contar en la provincia con un aeropuerto que cumpliera con las exigencias del avance del transporte aéreo, el entonces gobernador de facto de la Provincia de Catamarca, general retirado Ramón Brizuela, con el asesoramiento del entonces jefe del Aeródromo Catamarca, suboficial mayor Alfonso Gerardo Alaniz, gestionó ante el comandante de Regiones Aéreas brigadier mayor Mario García Reynoso, la construcción de la nueva aeroestación.
Mediante un convenio, la Fuerza Aérea Argentina se comprometió a construir la pista; y el Gobierno de la Provincia de Catamarca, la edificación. La determinación del lugar adecuado para la construcción fue llevada a cabo por la Dirección de Tránsito Aéreo y la Dirección de Infraestructura, dependientes del Comando de Regiones Aéreas; teniendo en cuenta, por un lado, las características del terreno y por el otro, los obstáculos naturales -montañas-, con el objeto de permitir la seguridad de las operaciones aéreas.
En 1972, la empresa Cartellone Hnos. concluyó la construcción de la pista. Los edificios de la Usina/Planta Transmisora y el local que ocupara originalmente la Oficina Meteorológica fueron construidos en forma definitiva. La aeroestación y la torre de control, de carácter provisorio, fueron construidas con chapa doblada de aluminio por la Empresa Gurny Construcciones.
Esta obra fue inaugurada el 14 de noviembre de 1972 por el gobernador de facto Horacio Pernasetti. El primer nombre del aeropuerto fue Aeropuerto Coronel Felipe Varela.
El 30 de diciembre de ese año se realizó un vuelo nocturno, el primero, con la finalidad de probar las instalaciones, en especial el balizamiento de la pista.
El 3 de enero de 1973 a las 14.30, arribó a Catamarca la primera aeronave a reacción de transporte aéreo comercial, un Boeing 737, perteneciente a Aerolíneas Argentinas. El traslado definitivo y completo de todo el equipamiento desde el Aeródromo de Choya concluyó en abril de ese mismo año.
Durante los primeros años, hasta 1977, no se dispuso de energía eléctrica comercial; por lo tanto era proporcionada por dos grupos electrógenos Stewar Stevenson de 25 kW cada uno, pertenecientes a la Fuerza Aérea Argentina, y otro marca Diar de 64 kW proporcionado por la Provincia.
El servicio telefónico fue instalado en 1976, para lo cual la Fuerza Aérea Argentina debió hacerse cargo de los materiales (postes, cables, aisladores, etc.) necesarios para el tendido de la línea desde la central de Telecom -ubicada en el centro de la ciudad Capital- y el aeródromo, aproximadamente 22 km.
Con los movimientos de tierra que se realizaron para la construcción de la pista y el desmonte en los laterales, sumados a la acción del viento -muy frecuente- se levantaba gran cantidad de polvo, lo que obligaba al cierre del aeródromo para toda operación. A fin de solucionar este inconveniente, se intentaron distintos métodos para la contención y fijación del médano; luego de varios fracasos se logró hacer prosperar una especie denominada gamuzón de alta germinación, traído de la provincia de La Pampa. Si bien esta gramínea solucionó el problema del polvo levantado por el viento, con el tiempo avanzó de tal manera que comenzó a destruir el pavimento de las banquinas de la pista; esto subsiste aún, ya que no se ha podido encontrar una solución hasta el momento.
En 1979, debido al tiempo transcurrido y a la precariedad de las instalaciones, el entonces comodoro Bergara, catamarqueño, mientras se desempeñaba en el área económica impulsó el proyecto para la construcción del actual edificio central del aeropuerto. El brigadier Horacio Huniken, entonces director de Infraestructura, dio la aprobación y la Fuerza Aérea Argentina llamó a licitación pública; por renuncia de la empresa adjudicataria, la adjudicación de los trabajos recayó en la empresa local del Ing. Benjamín Capdevila.
El 9 de junio de 1981, la Fuerza Aérea Argentina realizó la entrega oficial de los planos de la nueva aeroestación a la Empresa Capdevila, con la presencia por parte de la Fuerza Aérea Argentina del capitán Héctor Mariotto y del jefe del Aeropuerto de Catamarca, suboficial mayor Gerardo Alfonso Alaniz y en representación del Gobierno de Catamarca, el secretario general de la Gobernación Guillermo Adolfo Herrera. Los trabajos se iniciaron ese mismo año y, luego de algunas interrupciones, finalizaron a principios de 1987.
La recepción oficial se llevó cabo el 16 de abril de 1987; en la ceremonia estuvieron presentes entre otros: el gobernador de Catamarca, Ramón Eduardo Saadi; el senador nacional Vicente Leónides Saadi; el comandante en jefe de la Fuerza Aérea Argentina, brigadier general Crespo, y el jefe de la Región Aérea Noroeste, Comodoro Campos. A fines de 1986, se comenzó con el traslado de todo el equipamiento y se desmanteló la precaria edificación.
El 23 de abril de 1987, el Gobierno de la Provincia de Catamarca, -representado por el entonces gobernador Ramón Eduardo Saadi- y la Fuerza Aérea Argentina -representada por el comodoro D. Campos, jefe de la Región Aérea Noroeste- firmaron un convenio mediante el cual la provincia se hacía cargo del mantenimiento del aeropuerto a cambio de su explotación comercial, y quedaban a cargo de la Fuerza Aérea Argentina los servicios operativos.
Posteriormente, como consecuencia de la privatización del Sistema Nacional de Aeropuertos, el 16 de marzo de 1999 se efectuó la transferencia a la empresa Aeropuertos Argentina 2000, y se mantuvieron a cargo de la Fuerza Aérea Argentina los aspectos operativos.

74%
Satisfacción
11%
Esperanza
4%
Bronca
1%
Tristeza
0%
Incertidumbre
6%
Indiferencia

Comentarios

18/11/2017 | 14:50
#6
Por qué el ministerio de transporte no se dedica a reactivar las líneas férreas en vez de dilapidar dineros en obras que no mejorarían tanto la calidad de los servicios aéreos? Lavemos, digo, Cambiemos.
17/11/2017 | 21:17
#5
Aeropuertos con manga o sin manga da lo mismo. Buenos Aires tiene sin manga, Sao Paulo tiene sin mangas y Córdoba también sin mangas. NO TODAS SIRVEN, Es una zoncera. LO QUE NO ES UNA ZONCERA es que los Capdevila, DEMORARON 6 AÑOS PARA TERMINAR LA PARTE EDILICIA ( una nada) DEL AEROPUERTO ACTUAL. Y lo hicieron por renuncia de otra empresa, como lo que pasó con la Constructora NORUZI en Parque América. Tampoco es zonmcera que lo vuelvan a instalar en esa zona bastante peligrosa de las estribaciones del Ancasti. Mucho mejor sería que compartiéramos aeropuerto Internacional con La Rioja en la zona de CHUMBICHA o SAN MARTÍN, donde podrían entrar los aviones sin ningún temor de cerros. Y con distancias entre 80 y 110 km.
17/11/2017 | 18:11
#4
Sin mangas de acceso a los aviones? Ahh buehh...son unos cráneos bárbaros... Bien por el gobierno provincial que lo permite.
17/11/2017 | 15:30
#3
Qué ganas de tirar guita... estamos sin agua y gastan en estas huevadas para q viajen los funcionarios
17/11/2017 | 15:29
#2
Dice Brizuela que tranquilos que él se encarga... Ya está hablando con los chochamu del PRO que hicieron el estadio
17/11/2017 | 14:52
#1
Horrible, los catamarqueños nos merecemos tener un aeropuerto con mangas para abordar los aviones cómodamente sin sufrir frio, el viento, la tierra o el calor, agreguenle eso!!!

Otras Noticias