Cambios en el corazón de la ciudad

domingo, 13 de enero de 2019 06:00
domingo, 13 de enero de 2019 06:00

                      

Días pasados comenzó la intervención urbanística en calles Sarmiento y Rivadavia, en el tramo comprendido entre República y Esquiú, dos arterias que conectan con la Manzana Franciscana, polo cultural, histórico, religioso y educativo de relevancia en nuestra ciudad. Se trata de una obra que dará fluidez al tránsito vehicular reduciendo el ancho de la calzada, y mayor protagonismo al peatón, con veredas más amplias y dispositivos de seguridad vial. Una tendencia de las ciudades contemporáneas contemplada por el municipio capitalino, que articula proyectos emanados de sus distintas áreas pensando en una urbe con fisonomía y movilidad diferentes. Desde esta perspectiva, la actual acción se inscribe en el plan de recuperación y conservación del casco histórico, pergeñado por las autoridades comunales, con la intención de preservar el patrimonio arquitectónico y paisajístico diseminado en la Capital catamarqueña. 

Parte de la vía pública del casco céntrico está siendo modificada en estos días. Los cambios estéticos y de movilidad comprenden la franja central, denominada calzada, y los dos laterales, que son las veredas.
La arquitecta Valeria Gallo, directora de Proyectos, dependiente de la Secretaría de Obras Públicas de la municipalidad de San Fernando del Valle de Catamarca, comenta acerca de la intervención en dos arterias que tienen una alta actividad bancaria, hotelera y comercial, indicando que “el objetivo es conseguir tanto en calle Sarmiento como en Rivadavia ensanchar los tramos de veredas de ambas partes, ya que son muy estrechos, y restringir lo más posible el tránsito vehicular. Va a quedar una calzada de unos 4 metros y con dársenas para ascenso y descenso de pasajeros, sobre todo en la zona hotelera y de bancos, para camiones de caudales y los colectivos de pasajeros, pero es solamente para ascenso y descenso, no podrán permanecer en el lugar”.
En calle Rivadavia quedará una sola dársena para camiones de caudales, que compartirán todos los bancos; mientras que en Sarmiento quedará una parada para descenso y ascenso de colectivos, para todos los hoteles.
Asimismo, explica que en estas áreas donde estará restringido el tránsito vehicular “va a quedar una calzada, pero más estrecha. No es el mismo tipo de proyecto que se ha trabajado en calles Esquiú o Sarmiento, pues vimos que no dio buen resultado porque sólo se realizaba la concreción del proyecto en uno de los tramos de veredas, que sería la situación del Calchaquí y San Francisco. Nosotros lo hacemos de ambos lados de manera que la calzada quede en el centro”. 
En cuanto a los materiales empleados, especifica que las veredas se realizarán “con mosaico blangino siguiendo la misma línea que ya se trabajó en el centro de la plaza, todos los perímetros del paseo público ya se ha trabajado con este tipo de mosaico tradicional, que trata de remedar el mosaico granítico, de gran dureza y mucho brillo. Ese mismo tratamiento de veredas se realizará en Sarmiento y Rivadavia. En tanto, las calles van a ser de adoquines”.
Acerca del desarrollo de los trabajos, señala que al tratarse de “una obra sencilla, tranquila, se va a trabajar en muchos tramos a la noche para no molestar a los transeúntes. Se empezará primero por la calzada, una vez que esté lista se va a arrancar con las veredas. También se colocarán tarimas peatonales para que los transeúntes puedan transitar y  no se interrumpan las ventas de los locales, ni la pasada de los pasajeros a los hoteles”.
La funcionaria enfatiza que “es una obra que se debe hacer porque tenemos que ir modernizándonos, Catamarca no puede quedar estancada en el tiempo”, y estima que esta época es conveniente para realizar la intervención porque hay menos gente con relación a febrero, en que “comienza el movimiento de las escuelas, por eso calculamos que a mediados de febrero ya tendremos lista la obra”, que “se había prorrogado porque los comerciantes pidieron trabajar tranquilos durante las fiestas, por eso se decidió arrancar después de Reyes”.  
“El plazo de obra que tenemos es de 60 días, pero si todo viene bien en 45 días ya estará terminada, lo único que tenemos son desagües pluviales, porque el sistema eléctrico y demás es aéreo”, describe.
En cuanto a las luminarias en estos sectores, cuenta que “habrá una nueva iluminación, pero la instalación no será subterránea, por eso es una obra rápida. Vamos a trabajar con lámparas led, luz blanca, para que haya más iluminación”. En cuanto al diseño dice que serán “líneas más bien modernas, similares a las que hemos venido trabajando en las plazas y otros espacios”.
Gallo detalla que “se pondrán bolardos de acero, como en el perímetro de la plaza 25 de Mayo, solamente que éstos son verticales, como cilindros plateados. Son bastantes, se colocarán cada 2 metros y medio o 3 metros”.
El bolardo​ es un poste de pequeña altura, grueso, que se ancla al suelo para impedir el paso o el estacionamiento a los vehículos. Algunos expertos consideran que estos simples elementos contribuyen a la seguridad vial, pues impiden de forma eficaz y segura que los vehículos a motor accedan a zonas peatonales. Por eso su presencia en las ciudades es necesaria y tranquilizadora.
“Queremos preservar el casco histórico y mantenerlo. Tratamos de que la gente de acá y el turista que nos visita se sientan en un espacio más agradable, porque las veredas en este momento son muy estrechas y se hace difícil caminar. Además, estéticamente son todas de distintos colores y texturas. Vamos a tratar de unificar el estilo”, resalta la arquitecta. 
El financiamiento asciende a $ 14.000.000, $ 7.000.000 por cada cuadra, son fondos de Nación y  una parte del municipio local.

Intervenciones en calles Esquiú y República
En una etapa posterior, se intervendrá también calle Esquiú en la cuadra delimitada por Sarmiento y Rivadavia, sector sur de la Manzana Franciscana, que da a uno de los costados del antiguo templo de San Pedro de Alcántara.  
La directora de Proyectos de Obras Públicas municipal expresa que “vamos a trabajar en calle Esquiú, queremos restarle un metro a la vereda de San Francisco, para agregar dársenas, porque con la actividad del Banco Santiago del Estero se crean muchos cuellos de botella. Entonces, serán necesarias para que los taxis puedan estacionar, sobre todo porque son los jubilados que van a cobrar ahí, y de esa manera podrán descender más tranquilos”. La idea es “ensanchar un poco la vereda de ese tramo también con el mismo sistema de blangino, y hacer la calle de adoquines”. La ejecución de la obra se hará con fondos municipales por un monto de $ 5.000.0000. 
Un trabajo similiar se realizará en calle República entre Rivadavia y Salta. Los trabajos en ese sector se iniciarán “cuando se terminen las otras dos obras para habilitar el tránsito”, asevera. 
Con esta acción, los taxis que están en calle Rivadavia irán a República y los de Sarmiento se ubicarán en Esquiú.

   

Recuperación del casco histórico 

En los últimos años fue notable la restauración y puesta en valor del casco histórico, como parte del circuito turístico, cultural e histórico de Catamarca. Esta intervención comprendió la recuperación de obras arquitectónicas, fachadas de casonas antiguas, museos y paseos públicos, testimonios del acervo cultural de nuestro pueblo. 
En este contexto, las arterias que son intervenidas conectan con la Manzana Franciscana, uno de los espacios de valor patrimonial, por donde transitó el Venerable Fray Mamerto Esquiú, que camina hacia los altares; centro educativo y religioso donde se formaron varias generaciones. 
Sobre el particular, el director de Cultura municipal, arquitecto Luis Maubecín, aporta su visión desde su área de trabajo. “Desde hace 7 años, definimos las líneas de trabajo para la gestión cultural sobre dos ejes. En términos generales, la tarea se concentraba en la recuperación, conservación y difusión del patrimonio; y la otra línea es la vecinalización de la cultura”.
“Dentro de lo que es la preservación del patrimonio, se presentó primero un proyecto en función del patrimonio construido, el cual nace en la Plaza de la Estación, propiamente en el palacio municipal, que es la antigua estación de trenes”, explica, apuntando que luego “va por toda la peatonal Rivadavia uniendo Casa Caravati con sus aledaños, incluyendo todo lo que es la arquitectura neoclásica italianizante que caracteriza nuestra ciudad y los laterales como son los edificios del Obispado o Casa de la Cultura provincial, plaza 25 de Mayo propiamente dicha, Museo de la Virgen. Todo eso ya hemos ido concretando”.
“Luego se proponía la peatonalización de Sarmiento y Rivadavia, para llegar a la Manzana Franciscana como gran polo de acción cultural. Y esto en un futuro es probable que se extienda hasta la universidad. La Manzana Franciscana ya está definida, sólo que estamos en una época en que los recursos son escasos”, señala, estimando que “hay que tener un poco de paciencia,  para poder concretar todo esto”. 
“Dentro de este panorama interviene Obras Públicas de la municipalidad con su propio proyecto a nivel urbano, para proporcionar más comodidad a los vecinos y al turista”, apunta.
Desde su punto de vista, la peatonalización debería extenderse a todo el casco céntrico, delimitado por los cuatro boulevares, ya que “es posible estacionar en el perímetro y caminar, son cinco cuadras desde cualquier boulevard hacia la plaza principal. Es perfectamente transitable a pie y da la posibilidad de que haya transporte público o taxis días determinados”.

Iniciarán la construcción de 40 locales comerciales en la Gruta

Otra obra que será encarada entre fines de este mes y comienzos de febrero tiene que ver con el proyecto focalizado en la Gruta de Choya, que cobra relevancia debido al turismo religioso y la celebración del Jubileo por los 400 años del hallazgo de Imagen de la Virgen del Valle, en 2020, oportunidad en que Catamarca será anfitriona del Congreso Mariano Nacional, que reunirá a miles de personas de distintos puntos del país.
Actualmente se viene trabajando en el perímetro de lo que será el predio en ese espacio rodeado de montañas. En este sentido, la arquitecta Valeria Gallo cuenta que “vamos a empezar la construcción de los locales comerciales en la Gruta; como es una obra que se va a hacer por administración, no se contrata, calculo que en enero largamos esa obra también, ya está el expediente para la compra de materiales, así que una vez que venga la gente de licencia vamos a arrancar con los trabajos”.
“Son unos 40 locales, tanto gastronómicos como para la venta de artesanías, productos religiosos, entre otros, con baños y lugares donde puedan sentarse a comer y tomar algo. Al frente se van a desarrollar playas de estacionamiento para que los colectivos lleguen hasta ahí y no ingresen hasta la zona destinada al culto”, detalla, agregando que “pasando el portal nuevo, que falta terminar de consolidar con veredas y demás, unos 20 metros más atrás, allí comienza el sector de los locales comerciales”. Considera que “es una obra muy importante porque tenemos mucho turismo religioso”.

85%
Satisfacción
7%
Esperanza
2%
Bronca
0%
Tristeza
2%
Incertidumbre
2%
Indiferencia

Comentarios

21/01/2019 | 12:48
#3
La preservación del patrimonio es sumamente importante ya que son los que le dan identidad a nuestra ciudad, por lo tanto me parece una excelente idea !! a mi criterio el enrejado actual del templo San Francisco no se integra al diseño urbano que se propone.
13/01/2019 | 13:46
#2
Todo es bienvenido. Resolver conductas de motos y autos. Habilitar más espacios para estacionar. Estudiar la cuadrícula entre Avdas., y resolver espacios disponibles. G r a c i a s.
13/01/2019 | 10:19
#1
Felicitaciones por brindar la posibilidad al crecimiento aunque muchos no lo vean...han hecho muchas obras para el bienestar ciudadano y para los ojos de visitante!!!!....Aplausos...eso significa una visión futurista....la gente deberá ser más educada y cuidadosa con su propia ciudad!!!!!

Otras Noticias