Cara a cara

“Lucía fue una de las mejores gobernadoras de la historia”

domingo, 20 de octubre de 2019 00:16
domingo, 20 de octubre de 2019 00:16

HOY: GUSTAVO SAADI

Es el cuarto candidato elegido por este espacio durante la campaña electoral y previa a las elecciones del domingo 27: antes lo fueron Natalia Saseta (Juntos por el Cambio), Augusto Barros (Frente de Todos) y Rubén Manzi (Juntos por el Cambio). Peronista y portador de un apellido sinónimo de política en Catamarca. Fue diputado provincial, secretario de Gobierno de la gestión Jalil en la Capital, asesor general de Gobierno, ministro de Gobierno y actualmente diputado nacional. Se declara simpatizante de San Lorenzo de Alem antes que cualquier preferencia por un equipo grande a nivel nacional. Es abogado y a los 44 años es el candidato a intendente capitalino por el Frente de Todos. El protagonista del Cara a cara de este domingo es Gustavo Arturo Saadi.

  -Ya en el tramo final de la campaña electoral: Lo positivo y lo negativo de la misma en Catamarca.
  
-Advertí una cierta madurez de la clase política en Catamarca, a diferencia de otras provincias donde vi campañas muy agresivas. De parte de nuestro sector, fue muy limpia, centrada mucho en las propuestas. Ya lo dije: voy a quedar con la conciencia tranquila cuando termine esta campaña sin agredir a nadie. Esto me lo puse como objetivo desde el primer día. Estoy acostumbrado al contacto con la gente, hablar con los vecinos. Me gusta mucho el tema de la participación vecinal. Debe recordarse cuando encaremos la reforma de la Constitución, tema en el cual pateamos el tablero cuando desde otros sectores decían que era un arreglo de dos o tres partidos político. Me tocó conducir ese proceso y lo hice de manera directa con distintos actores de la ciudadanía. Hasta el día de hoy, provincias que quieren reformar la Constitución nos llaman para preguntarnos sobre las formas de procedimientos que nosotros tuvimos y lo mismo hicimos con Raúl (Jalil) cuando asumimos en el municipio: lanzamos una planificación participativa de todos los actores sociales. De nuestra parte, insisto, destaco que hicimos una campaña muy limpia y sincera, con propuestas y resalto el diálogo y el respeto que recibimos de los vecinos. En la faz negativa, hubo algunas cuestiones que tuvieron que ver con ciertas descalificaciones, algunas injurias. Pero bueno, espero que terminemos entendiendo que la gente quiere y necesita que le hablemos de propuestas; la población ya no cree en las peleas entre políticos y tampoco cree –a esto lo advertí demasiado- en propuestas faraónicas ni en promesas que no se van a cumplir. La gente quiere que se le diga la verdad.

  -Hay una gestión de Raúl Jalil que la gente valora, particularmente las obras que tienen que ver con la pavimentación, los paseos públicos y otros logros. Pero una mirada más profunda nos muestra una dura realidad: los números de la pobreza, en todo el territorio nacional y también en Catamarca. Una pobreza que duele y debe ser un desafío de cualquier gobernante.
  
-Totalmente. Catamarca no es una isla. Es grave lo que está pasando en el país; muy grave: uno de cada dos niños es pobre. Y más allá de la pobre, lo que constituye un verdadero delito es la indigencia. Hay niños que no conocen lo que es el pan. Creo que ese es el gran desafío de toda la clase política de la Argentina. No puede ser que un país productor de alimentos para millones y millones de personas, tenga ciudadanos que están pasando hambre. En lo que se refiere puntualmente a la provincial y a la Ciudad, considero que en la Capital debemos apostar fuertemente al Turismo porque representa a una generación de empleo genuino; a esto lo creo firmemente. Apuesto a la Capital para el desarrollo turístico y nosotros debemos trabajar fuertemente para alcanzar ese objetivo. Al margen de las festividades en honor de la Virgen del Valle y de la Fiesta Nacional del Poncho, está el gran desafío que tenemos: tratar de tener turismo todo el año. ¿Cómo lograrlo? Con congresos, con un turismo de convenciones. Habrá que trabajar mucho para lograr que Catamarca tenga la mayor cantidad de congresos y convenciones posibles. Tenemos que aprovechar la belleza de nuestra Capital, somos unos privilegiados en ese sentido. Una ciudad rodeada de montañas. Tenemos que explotar al máximo lo que son esos circuitos naturales; los circuitos religiosos, los circuitos culturales. Considero que es una de las salidas para comenzar a generar empleo genuino. Tengo muchísima esperanza y esto tiene que ver con quien va a ser el próximo presidente de la Argentina, que es Alberto Fernández. Porque va a ser un mandatario amigo de Catamarca y amigo del Noroeste argentino. Este equipo que formamos con Lucía (Corpacci) y Raúl tenemos bien en claro que la solución para eliminar el tema de la pobreza es el trabajo y el posterior fortalecimiento de la economía.

  -Eso que se cae a pedazos, el estadio Bicentenario, ¿formaría parte de esa idea de desarrollo turístico en la Capital?
  
-Sí. Raúl ya adelantó que quería arreglar el estadio Bicentenario, para lo cual también tendrá que ver los tiempos judiciales. No es que no hubo voluntad del actual Gobierno para arreglarlo. Hay una cuestión judicial previa. Creo que el estadio es importante desde el punto de vista turístico, para grandes espectáculos. Ahora bien: para fomentar el deporte desde el municipio, tengo otra idea, que es fortalecer los clubes de barrios, sostener las canchitas barriales, fortalecer los gimnasios al aire libre. Me gustaría ver a cientos y cientos de niños, jóvenes y no tan jóvenes practicando deportes los fines de semana en los diferentes barrios.

  -¿Qué significa llevar y poner en los primeros planos de la política provincial a un apellido estrechamente ligado al quehacer político como es el apellido Saadi?
  
-Siempre genera una responsabilidad mayor. Por el apellido, siempre tengo la mirada puesta del ciudadano y eso me propone mucha responsabilidad. Nunca me pesó el apellido ni me fijo en los apellidos de los demás. Siempre estoy muy tranquilo en este aspecto. Algunos dicen que uno pretende esconder el apellido. ¡Para nada! Hubo una chicana pública. Jamás escondí mi apellido, en todos lados y por todos los medios me presento como Gustavo Saadi. Me hago cargo de lo que yo soy. La ciudadanía me juzgará a mí como Gustavo Saadi. Ojalá pudiera tener la capacidad que tuvo Vicente Saadi, por cuya gestión los catamarqueños tenemos hoy una coparticipación privilegiada. En definitiva, se me juzgará por lo que yo soy, más allá del apellido. Insisto: no escondo nada. Nací en Catamarca, me crié aquí y vivo en Catamarca. Soy una persona sana, todos me conocen y hasta evito salir de noche. Todos saben dónde vivo y siempre me encuentran dispuesto a dar una mano. Soy demasiado simple.

  -¿Qué le pasó cuando en medio de la campaña surgió el tema de la vuelta del saadismo?
  
-Trato de ponerme rápidamente en el lugar del ciudadano común y ese ciudadano está esperando otra cosa de la dirigencia política y rechaza ese tipo de chicanas. La gente está esperando cómo le solucionan sus problemas, porque la está pasando muy mal. Además, creo que es un discurso que atrasa 30 años y soy una persona que me gusta mucho mirar para adelante, pensar en el futuro. Soy un obsesivo de buscar cómo se pueden solucionar los problemas. Por eso a esa chicana le respondía con diez propuestas en materia de seguridad si llegamos a la intendencia de la Capital. Y esto es lo quiere la ciudadanía: conocer las propuestas que le mejoren la calidad de vida. Para darle un corte definitivo a la cuestión: creo que tenía 14 años en aquella época y repito: los catamarqueños me juzgarán por lo que fue Gustavo Saadi.

  -En la eventualidad que llegue a ser intendente de la Capital: ¿después qué, desde el punto de vista político?
  
-Es muy prematuro todavía para pensarlo, falta una elección y nada está dicho aún…
  
-Puntualmente: ¿le gustaría ser gobernador de la Provincia?
  
-Voy a ser bien franco: cada vez que me tocó desempeñarme en un cargo público, siempre me concentré un cien por ciento en esa gestión. No soy una persona que está pensando que voy a hacer dentro de cuatro años y ese fue mi comportamiento político, con mis virtudes y mis defectos. Quiero insistir en el trabajo en equipo que llevamos con Lucía y Raúl. Sinceramente: si los vecinos me dan la oportunidad de ser intendente, me gustaría ser uno de los mejores intendentes de la ciudad Capital. Para nada estoy pensando en más allá. Ni siquiera estoy pensando en una posible reelección si la ciudadanía me respalda con su voto para llegar a la intendencia. Ese es mi principal objetivo hoy.

  -Si bien su sector político obtuvo una clara ventaja en las PASO, hay un partido que falta jugar el domingo 27.
  
-Yo tomé con mucha humildad los resultados de las PASO. Y más allá de cualquier diferencia a nuestro favor, seguimos trabajando de la misma manera, con la misma intensidad. Aprovecho esta oportunidad para agradecerles mucho a todos los vecinos que nos respaldaron en las elecciones primarias. Creo que en ese respaldo influyen múltiples factores: creo que hubo un fuerte reconocimiento a la gestión de Lucía y lo propio ocurrió con la gestión de Raúl. Además, creo que la ciudadanía se expresó con un voto de esperanza a Alberto Fernández y un castigo a la política económica de (Mauricio) Macri. Sí debo decir y reconocer el trabajo de los equipos que vienen trabajando en obras, servicios, movilidad urbana, turismo y otras actividades que tienen que ver con el municipio. Seguimos trabajando duro en la campaña porque quiero que mis propuestas lleguen a la mayor cantidad de vecinos en estos últimos días de campaña.

  -¿Qué deja Lucía Corpacci  en la Provincia y qué deja Raúl Jalil en la Capital?
  
- Lucía, sin lugar a dudas, hizo una provincia mucho más igualitaria. Lo que pasó en materia de Educación, por ejemplo: había niños en el interior que no podían terminar la escuela secundaria porque no había establecimientos. Se crearon escuelas secundarias con sus respectivos edificios. También tienen la posibilidad de seguir una carrera universitaria porque está aquí la residencia universitaria totalmente gratuita, a lo que hay que sumarle el boleto estudiantil gratuito. Es decir que ese niño que nació en el interior profundo hoy puede estudiar una carrera universitaria. Eso habla de la igualdad.  Lucía Corpacci fue una de las mejores gobernadoras de la historia de Catamarca. Es más: estoy convencido de ello. Raúl transformó la Capital en estos últimos años. San Fernando del Valle de Catamarca se convirtió en una verdadera Ciudad. Por ahí escucho a los candidatos de otras fuerzas políticas decir que se hizo mucho en el casco céntrico, pero no tanto en los barrios de la periferia, una apreciación con la que no coincido. En lo que va de la gestión de Raúl se asfaltaron 4.500 cuadras, lo que representa casi el 80% de las calles de la Capital. Y esa pavimentación se hizo más allá de las cuatro avenidas. Se recuperaron numerosas plazas en los barrios alejados del centro, más allá de la plaza principal y La Alameda. Nadie puede negar que Raúl transformó y embelleció la Ciudad.

  -¿Qué pediría a su equipo de trabajo en un eventual gobierno municipal?
  
-Cercanía, mucha cercanía con el vecino. El funcionario tiene que estar en los barrios; esa será una de mis principales improntas si tengo la suerte de acceder a la intendencia. Y, por sobre todas las cosas, le pediría a mis funcionarios mucha honestidad. Estos son los tres pilares fundamentales de una gestión: honestidad, compromiso y cercanía. Yo fui ministro de Gobierno, diputado provincial, ahora diputado nacional, secretario de Gobierno de Raúl Jalil y nunca tuve una sola denuncia en mi contra, ni siquiera una denuncia mediática. Es más: no recuerdo haber sacado un viático y no es porque esté en contra de los que cobran viáticos, es porque considero que con el sueldo que uno gana se puede viajar y realizar las diligencias necesarias que demande el cargo.

  -¿Le quedó como una asignatura pendiente o una espina que durante su gestión como ministro de Gobierno no se haya logrado la reforma de la Constitución de la Provincia?
  
-Sí. Y no se dio por mezquindades. Siento algo que pocas se ha visto en la política argentina: el gesto de Lucía; porque ella podría haber ido por otro mandato, pero fue consecuente con sus palabras en el sentido de que ocho años son suficientes al frente del gobierno provincial. Pero al margen de una cuestión personal o del gobierno, lo de la reforma es una asignatura pendiente para el pueblo catamarqueño. No puede ser que tengamos una Constitución en la que todavía sigan las reelecciones indefinidas y donde la Legislatura comienza a trabajar el 1° de Mayo. ¿Con qué cara le podemos decir al ciudadano estamos trabajando para vos cuando ese ciudadano comenzó a trabajar el primero de febrero? Pero además, hay otras cuestiones que van a mejorar mucho con la reforma de la Constitución. En síntesis: la reforma es algo que nos debemos todos los catamarqueños, sin ningún tipo de mezquindades.

  -¿Le preocupa la profunda división en la que vive la sociedad argentino y los catamarqueños en particular?
  
-Claro que me preocupa. Me preocupa esa grieta instalada a nivel nacional. Por eso valoro mucho  lo de Lucía, que jamás, ni para obtener un rédito personal o político, intentó dividir a nadie.  Y eso está planteado en nuestra campaña: no intentamos ninguna división, bajo ningún punto de vista. Creo que quien plantea una campaña desde la división, no va a poder gobernar para todos. Lo que nos tiene que unir a los catamarqueños es la idea de que todos los días podamos vivir un poco mejor. Y esto es posible.
 

26%
Satisfacción
0%
Esperanza
42%
Bronca
26%
Tristeza
5%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

20/10/2019 | 07:38
#0
Sí, y tu otro primo Ramón. El segundo mejor. JaJaJa
20/10/2019 | 01:36
#-1
se cerraron fábricas, se perdió la promoción industrial, las pocas rutas y casas se hicieron con plata de la nación, se nombraron asesores y supervisores como nunca estos ocho años, los sueldos docentes de ser los mejores del país en el 2011, ahora son unos de los peores, lo mismo en salud, la droga pasa por toda la provincia y eso con gobiernos nacionales de distinto signo y del mismo signo político.... En serio... qué tomo este tipo para decir eso???

Otras Noticias