“La clave de nuestra felicidad y realización humana nace de nuestro trato con el Señor Resucitado”

domingo, 05 de mayo de 2019 13:28
domingo, 05 de mayo de 2019 13:28

El domingo 5 de mayo, en horas de la mañana, el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, presidió la Misa Solemne celebrando 128° aniversario de la Coronación Pontificia de la Imagen de Nuestra Madre del Valle, que fue concelebrada por sacerdotes de clero catamarqueño, tanto de Capital y como del Interior de la diócesis.

La Misa central de la jornada contó con la participación de una gran cantidad de fieles devotos y peregrinos, que colmaron el Santuario Mariano.

Mons. Urbanc se dirigió a la asamblea comentando el tiempo especial que vive nuestra Iglesia particular. “Nos encontramos transitando el último año de preparación al Jubileo por los 400 años del hallazgo de la Imagen que nos recuerda a la Madre de Dios. Y lo hemos dedicado a profundizar en nuestra espiritualidad cristiana y mariana. Es decir, que todos necesitamos ahondar nuestra relación con el Espíritu Santo, nuestra docilidad a sus mociones y el conocimiento de sus múltiples formas de obrar en el interior de los creyentes”.

Tal como lo expresa en la carta pastoral de este año, el Obispo afirmó que “espiritualidad significa vivir según el Espíritu Santo; significa dejarnos modelar y llevar por el Espíritu Santo; significa discernir según la luz que nos da el Espíritu Santo; significa dejarnos santificar por la acción del Espíritu Santo, o sea, colaborar con la Gracia que otorga el Espíritu Santo para que nos asemejemos a Dios Padre, por medio de su Hijo Encarnado, Nuestro Señor Jesucristo”.

En otro tramo de su homilía, dijo que “la clave de nuestra felicidad y realización humana nace de nuestro trato con el Señor Resucitado”, quien “nos llama a una relación de amor”, y apuntó que “nuestro amor por el Señor es lo que nos impulsa a amar y a aceptar de buen grado la tarea de comunicar su amor a quienes servimos”. 

A partir de una pregunta aseveró que “los Apóstoles y los primeros discípulos encontraban la fuerza, la alegría y la valentía del anuncio, a pesar de los obstáculos y los castigos, en Jesús Resucitado y en la acción del Espíritu Santo”. Y resaltó que “su fe se basaba en una experiencia tan fuerte y personal de Cristo muerto y resucitado, que no tenían miedo de nada ni de nadie, e incluso veían las persecuciones como un motivo de honor que les permitía seguir las huellas de Jesús y asemejarse a Él, dando testimonio con la vida”.

En este sentido, dijo que “cuando una persona conoce verdaderamente a Jesucristo y cree en Él, experimenta su presencia en la vida y la fuerza de su Resurrección, y no puede dejar de comunicar esta experiencia. Y si esta persona encuentra incomprensiones o adversidades, se comporta como Jesús en su Pasión: responde con el amor y la fuerza de la verdad”.

Además, enfatizó que “la presencia de Jesús resucitado transforma todas las cosas: la oscuridad es vencida por la luz, el trabajo inútil es nuevamente fructuoso y prometedor, el sentido de cansancio y de abandono deja espacio a un nuevo impulso y a la certeza de que Él está con nosotros”. 

Por eso, “todos los cristianos estamos llamados a comunicar este mensaje de resurrección a quienes encontramos, especialmente a quien sufre, a quien está solo, a quien se encuentra en condiciones precarias, a los enfermos, los refugiados, los marginados. A todos hagamos llegar un rayo de la luz de Cristo resucitado, un signo de su poder misericordioso”. 

Antes de la bendición final, se realizó la oración de preparación del Jubileo por los 400 años de su presencia maternal en este valle, y se la honró con el canto.

0%
Satisfacción
100%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

05/05/2019 | 14:14
#0
Solo Dios nos sacará de todo este infierno que nosotros mismos creamos x alejarnos del Amor y Respeto

Otras Noticias