En el marco del Año Diocesano de la Espiritualidad de los Discípulos Misioneros

Multitudinaria muestra de fe en la Solemnidad de Corpus Christi

Las comunidades parroquiales de Capital se congregaron en el Paseo de la Fe.
lunes, 24 de junio de 2019 04:09
lunes, 24 de junio de 2019 04:09

Una gran cantidad de fieles de las comunidades parroquiales de Capital se congregó en el Paseo de la Fe para celebrar la Solemnidad de Corpus Christi, en el marco del Año Diocesano de la Espiritualidad de los Discípulos Misioneros, último del trienio de preparación para vivir el Jubileo por los 400 años del hallazgo de la Imagen de la Virgen del Valle, el Año Mariano Nacional y el IV Congreso Mariano Nacional.

La santa misa fue presidida por el obispo diocesano Luis Urbanc y concelebrada por sacerdotes del Decanato Capital.
En el comienzo los actos litúrgicos, se dio lectura al decreto de designación de los nuevos Ministros Extraordinarios de la Comunión, quienes tendrán la misión de colaborar con los sacerdotes en la distribución de la Eucaristía durante las misas, o llevándola a los enfermos y ancianos.

Al comienzo de su homilía, Urbanc agradeció la presencia de todos los fieles llegados de diferentes sectores de la Capital, muchos de ellos portando carteles identificatorios, especialmente a “los abanderados y escoltas, a los niños, a los papás, abuelos, a todos los aquí reunidos frente a nuestra Catedral, para homenajear a Jesús verdaderamente presente en la Eucaristía”. “Es la única fiesta en el año en la que hacemos este homenaje público. Como dice la canción, pasearon el Corpus por nuestras ciudades, por nuestra calles, para expresar nuestra fe viva en Cristo Jesús presente en la Eucaristía”.

“Hoy meditamos uno de los grandes misterios que Cristo quiso dejarnos como legado, como herencia, para no dejarnos solos, nos mandó el Espíritu Santo, pero Él también se quedó verdaderamente presente en la Eucaristía, tal como lo relata el texto del apóstol San Pablo en la Carta a los Corintios, el más antiguo que relata la Eucaristía, incluso anterior al de los Evangelios. Él mismo dice: ‘Yo recibí esto de la comunidad y se lo enseñé a ustedes, como legado’. Jesucristo, el día de la Última Cena, tomó un poco de pan y pronunció estas palabras: ‘Tomen y coman, este es mi cuerpo’. Luego tomó un poco de vino del cáliz de las bendiciones y dijo: ‘Tomen y beban, esta es mi sangre, que se derrama por ustedes. Hagan esto en memoria mía’. Hoy estamos cumpliendo con este mandato”, dijo el obispo.

En otro tramo de su predicación, Urbanc se refirió a la institución de los Ministros Extraordinarios de la Comunión, que se realiza en cada fiesta de Corpus Christi. “Para que este misterio de la Eucaristía llegue a todos los fieles, la iglesia fue posibilitando que algunos hermanos bautizados, elegidos por el sacerdote, puedan ayudarle a distribuir la Eucaristía cuando hay mucha concurrencia de fieles. Y, sobre todo, para poder llevar la Comunión a los enfermos”. 

En este sentido, monseñor Urbanc destacó: “Tantos enfermos en nuestras comunidades reciben la Eucaristía gracias a estos hermanos que brindan su tiempo para visitarlos, reunir a la familia e invitarlos a rezar al lado de los enfermos”.

Definió asimismo que el Ministro de la Comunión “es un servidor que va y lleva la comunión al hermano enfermo”, y la distribuye en las celebraciones, de manera “extraordinaria, no habitual”, y aclaró: “Los sacerdotes somos ministros ordinarios de la Eucaristía, y los laicos ministros extraordinarios de la Comunión”. 

Al finalizar la celebración eucarística, los fieles participaron de la procesión más importante del año, acompañando a Jesús, verdaderamente presente en la Sagrada Eucaristía, alrededor de la plaza 25 de Mayo.

16%
Satisfacción
83%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias