La casa de María: la Virgen del Valle y el arte

lunes, 19 de agosto de 2019 01:50
lunes, 19 de agosto de 2019 01:50

Por el Pbro. Mario Gustavo Molas

Dios es Bueno, Dios es Verdadero, Dios es Bello

Al crear Dios imprimió en todas sus creaturas estas cualidades, cada una según cada quien.
Particularmente a los humanos que son su imagen y semejanza. Entre todas las mujeres, la que iba a ser su matriz, fue galardonada como la “llena de gracia”, María Santísima.

En ella la bondad de Dios se percibe en tantas bendiciones y gracias que a diario recibimos de sus benéficas manos.
La Verdad de Dios se muestra en la verdad de María; su verdad es ser “Madre de Dios”
La belleza de María está en el reflejo del arte que la contempla y replica.

Su imagen pequeña y  desproporcionada con la ingenua belleza de la asimetría. Una talla de arte cuzqueño, madera revestida en tela engomada, dorada y polícroma.
Madera son los bancos, los marcos, los confesionarios, el púlpito, el trono, excelencia de los ebanistas.
El arte magnífico y sutil de los vitreaux en el iridiscente arco iris cuando el templo ilumina.

La arquitectura silenciosa y solemne de la basílica, como navío que cruza el templo con sus bronces sonoros y el enorme atrio de la urbanizada plaza  que a ella celebra.
Monumental la corona en el lugar donde fuera coronada, la Alameda.

¿Y la música? ¿Qué folklorista no le ha cantado? “Virgen Morenita”, “La flor del cardón”. Historia cantada: “Gloria a la Virgen del Valle, madre del divino amor…” Himnos, cantos inspirados. No hay cantor que le cante a Catamarca que por lo mismo no le cante a la Virgen. Música llevada  a la danza, como la grandiosa puesta en escena que  el Ballet oficial desarrolló en la misma Gruta de la Madre
Poetas: Juan Oscar Ponferrada, Bernardo Romero, César Vera Ance y muchos más.
Pintores: Varela Lezana, Mirian Constan, los Orlandi, padre e hijo, los Guzmán. Aquel rosarino que realizó su imagen en cabellos de su peluquería. La obra de pirograbado realizada por es sencilla catamarqueña que también realizó la obra de Fátima.
    Qué material existe que no se haya utilizado en el arte.: troncos, chapas, clavos, piedras, grutas, flores, frutos, plumas, vidrios, cabellos, cuero, tejidos, lanas, mil elementos como base del arte devoto a María . Novelas radiales, como la de Domingo Celona, “Milagros de la Virgen del Valle”.
Pinturas, esculturas, música, teatro, festivales, películas, bordados. Orfebrería… el arte inspirado en la Virgen del Valle es inagotable como el candor de su presencia.

Toda la belleza del arte confluye en la liturgia donde la Bondad de Dios se transmite en la gracia que es Cristo y sus dones. Y la Verdad es enseñada con más facilidad. El esplendor del culto debe ser la prioridad del Santuario destacando su condición de Basílica, la meta del peregrinaje y del magisterio episcopal.

En el Informe Jurídico de 1764 que recogía la memoria de la tradición oral desde el hallazgo, se nota que las promesas eran sobre “donar velas” o cera para hacerlas, para la apertura solemne del “nicho” que contenía la Imagen. También se ofrecía “barrer la iglesia” como servicio humilde a la Patrona. Pero sobre todo, hacer rezar “misa cantada”.
La misa que ordenaba el Concilio de Trento con el misal de San Pío V, era en latín, órgano y coros, con suntuosos ornamentos y un complicado despliegue litúrgico que el fiel observaba y la “hacía rezar”.

En caso de mucha importancia se especificaba que fuera con sermón y procesión, como lo fue la función del 25 de marzo de 1764, como rogativa por la Información Jurídica a realizarse en abril, que la Virgen respondió con tres gracias: el fenómeno de las velas en las andas durante la procesión que no se apagaron a pesar del fuerte viento; la extinción de los gusanos en las cementeras y el éxito de la  investigación misma. Este hecho quedó plasmado en las pinturas del techo de la Basílica, obra de Orlando Orlandi en 1941.
 

LOOR DE NUESTRA SEÑORA LA VIRGEN DEL VALLE

Juan Oscar Ponferrada

Y pues, como un principio primaveral debió
Ser aquel día oscuro que el valle iluminó:
El día en que la madre de Dios aquí llegó
Y  en la gruta de Choya su imagen floreció
............................................
Primaveral sorpresa tuvo que haber tenido
El valle al encontrarse, de pronto embellecido
Por esta Flor que nadie le había prometido
Pero que, al ser nombrada, ya había florecido
Pues ya había florecido la siempre bien nombrada
Entre breñales ásperos, humildes y delicados.
La colina de Choya fue su primer morada;
En una oscura gruta la hallaron alojada
............................................
Bendito sea el valle que por morada elijo
Porque en él tendrá gloria la causa de mi Hijo
Y bendito su pueblo que en mi piedad cobijo,
Porque honrara en mi nombre la fe del crucifijo
............................................
Así debió dictarle la Virgen morenita
Pues Zalazar, sintiéndose libre de toda cuita,
Puso sobre sus hombros a la imagen bendita
Y la llevó a su casa, según palabra escrita
............................................

66%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
33%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias