Cara a cara

LOS QUE NECESITAN DE TODO Y DE TODOS

domingo, 15 de septiembre de 2019 06:00
domingo, 15 de septiembre de 2019 06:00

HOY:  BOMBEROS VOLUNTARIOS

Cuando decidimos conocer el pensamiento del bombero voluntario, llamamos en horas de la siesta al teléfono (3834) 605061 y nos atendió el propio presidente, como para demostrar que no hay distinciones a la hora de prestar un servicio. La Asociación de Bomberos Voluntarios de Búsqueda y Rescate de la Capital, funciona en un espacio prestado por el Centro Integración Comunitario Sur (CIC). Uno de los afiches que identifica a la entidad, tiene la siguiente leyenda: “Te ignoran hasta que te necesitan”. Y este grupo humano tiene vocación de servicio y quiere estar a disposición de la comunidad. Es mucho lo que necesita, pero no imposible de conseguir. A ellos les sobra confianza y ganas de hacer. Para eso se preparan diariamente. La asociación ya tiene toda la documentaciòn en regla para funcionar de manera normal. Y espera respuestas, tanto del Estado como del sector privado y la propia población. Los protagonistas del Cara a cara de este domingo son Raúl Eduardo Carrizo (presidente) y Marcelo Rubén Hernán Estecho (jefe de capacitación) y en ellos vaya nuestro reconocimiento a todos los bomberos voluntarios de Catamarca y el país por practicar tan noble actividad en la vida. Carrizo (44) está casado con Miryan y tiene 5 hijos. Estecho (43) nombra a su esposa Alejandra y sus dos hijos. Ambos agradecen a sus respectivas familias, como así también a Bomberos de la Policía, Defensa Civil y la Brigada de Incendios Forestales “por todas las manos que nos dan al momento de la capacitación y las charlas técnicas”. Anuncian sobre una campaña de socios colaboradores en nombre de la institución, la que “está debidamente autorizada” y repudian a cierta gente inescrupulosa que lucra usando a los bomberos voluntarios.


  -Cuando llamamos al teléfono que aparece en las redes sociales identificando a la asociación, a la hora que comienza la siesta catamarqueña, nos atendió la principal autoridad de la institución, algo así como que “todos hacemos de todo”. ¿Es costumbre o esto fue una casualidad?


  -Carrizo: No fue casualidad. Siempre y en todo momento participo activamente de todas las actividades, sean administrativas o aquellas que tienen que ver con la función específica del bombero. La consigna es que todos hacemos todo lo que podamos hacer, más allá de los cargos que en la entidad pudieran tener algunos.
  -¿Por qué decidieron ser bomberos voluntarios?


  -Estecho: Hay una vocación de servicio casi natural, eso es lo principal. Muchos tienen esa vocación desde chicos y otros la adquieren ya de grandes a raíz de algún episodio en particular que les ha tocado vivir en la vida. En el caso nuestro, puntualmente, se dio a partir de lo que pasó en El Rodeo (aluvión del río Ambato, el 23 de enero de 2014). Había una necesidad de tener más gente preparada para este tipo de situaciones y en lo que respecta a la vocación de servicio, digamos que todo bombero la incorporada a su ser. 


  -Carrizo: Aquella tragedia de El Rodeo nos despertó la conciencia de que no teníamos en la Capital un cuerpo de bomberos voluntarios para socorrer o ayudar a socorrer a las personas, al margen del servicio que cumple la dirección de Bomberos que depende de la Policía de la Provincia. Es como que uno no sabe que tiene determinada vocación hasta que sucede algo que lo marca para siempre.


  -¿Tanto los ha marcado aquella terrible tragedia de la villa de El Rodeo?
  -Estecho: Sí, totalmente. Porque resulta innegable de que cuando llaman a los bomberos se está en presencia de un hecho que ninguna otra persona lo puede solucionar. Cuando un bombero llegar a un lugar, es como que la gente se siente protegida, más allá del dolor que deja muchas veces un siniestro cuando hay pérdidas humanas, fundamentalmente. También hay dolor por otro tipo de daño.


  -Carrizo: Con lo que pasó en El Rodeo sentimos la necesidad de ayudar, pero a la vez era como que nos sentíamos atados: no estábamos organizados, no teníamos los papeles al día. Lamentablemente no pudimos estar en esa ocasión para brindarle nuestro apoyo a esa comunidad que la estaba necesitando.
  -Surge entonces la idea de organizarse en una institución.
  -Carrizo: A raíz de ese penoso suceso, un grupo de amigos nos juntamos con el fin de crear esta asociación. 
  -Una asociación que incluye varios servicios.


  -Estecho: En lo que hace a la faz operativa, es una asociación de bomberos voluntarios de búsqueda y rescate. Tenemos un grupo que se está especializando en rescate en altura, como así también en rescate subterráneo. Si bien se trata de una actividad muy riesgosa porque se trabaja bajo tierra y en condiciones con atmósferas contaminadas, hay quienes se están capacitando para cumplir con esa tarea, ya sea en minas o cuevas, todo lo que sea espacio confinado. Catamarca tiene una amplia extensión de montañas y cuando se pierde una persona es necesario tener los conocimientos suficientes y las herramientas para realizar los trabajos adecuados.


  -¿Han tenido alguna actuación en, por ejemplo, algún caso de rescate?
  -Estecho: Gracias a Dios, todavía no. Pero nos capacitamos en todo lo que podemos. Sabemos que la actividad del bombero no se reduce solamente a apagar incendios, hay rescates acuáticos, vehicular, incendio vehicular y muchas acciones más.
  -Partiendo de la base que como bomberos voluntarios no cobran un peso, ¿cuáles son sus medios de vida?
  -Estecho: Soy ordenanza en una escuela que depende del ministerio de Educación. Como no tenemos ninguna remuneración como bomberos, cada uno tiene una actividad laboral aparte para satisfacer sus necesidades personales y familiares. 
  -Carrizo: en mi caso, soy chofer de la cooperativa de transporte San Fernando.
  -La asociación tiene el nombre de “Halcones de fuego”. ¿Es por una razón en especial?
  -Estecho: El halcón se caracteriza por ser un ave de alto vuelo y desde ahí decide su propia existencia. Y fuego porque está estrechamente ligado a la función del bombero.
  -¿A cuántas personas contiene la asociación?


  -Estecho: En estos momentos, somos 18 las personas que integramos la institución. Tenemos una compañera que es encargada del personal, que a su vez es la responsable de confeccionar el diagrama de guardias, cuyos turnos van de 8 a l2 y de 17 a 22, todos los días incluidos sábados y domingos. Seguramente, una vez que tengamos el vehículo, las guardias van a pasar a ser cien por ciento activas las 24 horas. Se están realizando las gestiones correspondientes para poder contar con un vehículo. Tenemos el compromiso de la donación de una camioneta, que a nosotros nos va a servir, y mucho, para poder llevar a la práctica todo lo que aprendemos para ayudar a la comunidad. Hace rato mi compañero (señalando a Carrizo) decía que el bombero no solamente está para apagar incendios. Y es cierto: el bombero cumple un importantísimo rol social que se manifiestan en sus charlas, en las capacitaciones, en todo lo que significa prevención. Porque estamos convencidos que el mejor fuego es aquél que no se produce y tenemos que trabajar a conciencia para que ese siniestro no se produzca. En tal sentido, actualmente estamos dando charlas-taller en escuelas y otras instituciones. Es fundamental comenzar con la educación para los chicos, con el aprendizaje muy temprano en los jardines y en las escuelas primarias. Es clave la enseñanza a una edad temprana para que a futuro tengamos una sociedad comprometida con la prevención.
  -Además del vehículo, suponemos que tienen otras necesidades.


  -Carrizo: Es así. Necesitamos todo lo que precisa un bombero para cumplir con su cometido: vehículo, una casa propia, y si tiene una casa seguramente la quiere amueblar. Ropa adecuada para los bomberos. Insisto: necesitamos de todo…y de todos.
  -Lo poco que tienen ahora, ¿cómo lo consiguieron?


  -Carrizo: Es producto de nuestro propio trabajo. Así pudimos comprar la ropa, por ejemplo.
  -¿Generan recursos de alguna otra manera?


  -Estecho: Hacemos empanadas para vender, entre otras cosas. En lo que respecta a la casa propia, tenemos la promesa del Concejo Deliberante de la Municipalidad de la Capital sobre la donación de un terreno. Vamos a seguir insistiendo y tenemos confianza que pronto habrá una respuesta positiva…
  -Carrizo: Seguiremos insistiendo, como buenos bomberos…
  -Estecho: En una reunión que tuvimos con señor intendente, se comprometió a otorgarnos un subsidio o, en la medida de las posibilidades, a donarnos un vehículo. Tenemos mucha fe que se concreten esas posibilidades.
  -Vimos  un afiche con la figura de un bombero y una leyenda: “Te ignoran hasta que te necesitan”. Todo un mensaje en el marco de una gran verdad.


  -Estecho: Ciertamente, es todo un mensaje. Nosotros tenemos contacto con compañeros de otros cuarteles y nos comentan que algunos vecinos pasan por el cuartel y les dejan unas facturas para el desayuno, por ejemplo. Y ese es un gesto muy lindo, porque esa gente de alguna forma está agradeciendo y reconociendo lo que el bombero hace. Muchas veces el bombero pasa desapercibido, ese mismo bombero que está dispuesto a ayudar cuando de alguna urgencia se trata. Y no estamos hablando solamente del bombero voluntario. Nosotros compartimos la jurisdicción con los bomberos de la Policía y tenemos que decir que la relación con ellos es excelente. Desde el primer momento nos abrieron las puertas; siempre están presentes. Lo mismo ocurre con la Brigada de Incendios Forestales.


  -Carrizo: Nosotros queremos que ese mensaje llegue. Lo peor que nos pude pasar es que seamos ignorados. Por ejemplo, en lo que se refiere al transporte público, si tenemos que viajar a algún lado, tenemos que pagarlo. Es tan sencillo solucionarlo, con sólo ponerse la mano en el corazón: porque nosotros estamos dispuestos a brindar nuestros servicios de manera voluntaria. Todos saben que si, por desgracia, llega a ocurrir un hecho no querido, ahí estaremos para colaborar desinteresadamente. 
  -Leímos también que las asociaciones de bomberos van a tener una compensación económica por parte del Gobierno provincial. ¿Ustedes están en el reparto?


  -Carrizo: Efectivamente. Son tres millones de pesos a repartir entre todas las asociaciones de bomberos. Por suerte, estamos en condiciones de recibir ese dinero. Es una gran ayuda, pues con este tema del dólar los precios se fueron a las nubes.
  -Estecho: Para que tengan una idea: un chaquetón y un pantalón cuestan 1.200 dólares; ni hablar de las botas, los guantes y todo lo que conforma el equipo de protección personal. Hoy por hoy, estamos hablando de 230 mil pesos aproximadamente para vestir a un sólo bombero. Después, están las herramientas de trabajo y  algunas específicas, como las que se necesitan para hacer un trabajo de rescate vehicular. Por eso es que insistimos tanto en el mensaje de que nosotros necesitamos de la comunidad.


  -¿Se sienten respetados y reconocidos por la comunidad?
  -Carrizo: Diría que nos sentimos respetados, no tanto reconocidos. Sentimos el respeto cuando caminamos una calle o estamos en cualquier lugar público. Como apuntaba mi compañero, el reconocimiento se puede manifestar desde los pequeños gestos de la población.


  -¿Hubo en vuestras familias un antecedente de alguien que haya sido bombero voluntario?
  -Carrizo: En mi caso, no.
  -Estecho: No hay un antecedente en mi familia. Pero ahora, Agustín (14), el hijo más grande, cumple sus actividades como cadete en el cuartel. También mi hija, que tiene cinco años, va al cuartel; el nene de Raúl, que tiene 5 años, está permanentemente en el cuartel. Es decir que se va formando la familia bomberil, de esa que tanto hablamos en los cuarteles. Y podemos contar en calidad de bomberos voluntarios, que eso es muy gratificante porque vemos que hay una continuidad de nuestra vocación.


  -¿Sienten orgullo de ser bomberos voluntarios?
  -Estecho: ¡Sí! Sentimos llevar con orgullo el uniforme. Pasa actualmente que los bomberos voluntarios actúan en un siniestro y se dieron casos en que la gente ni siquiera agradece. Pero nosotros sentimos la satisfacción interior de haber podido ayudar. Porque cuando se escucha una sirena es como el lamento de alguien que está pidiendo ayuda. Por eso es importante que la comunidad y las empresas apoyen a los cuarteles de bomberos. Todo, entonces, será más llevadero. Además, se va tejiendo una relación de amistad y compañerismo entre el bombero y la sociedad.


  -Carrizo: Seguro que me siento orgulloso. Ser bombero es algo que encierra muchas tradiciones: una de ellas es vestir el uniforme de otros verdaderos héroes que también se sintieron orgullosos. Gente que ha dado muchas cosas por responder al llamado de la comunidad.


  -¿La prestación del servicio implica también poner en riesgo la vida?
  -Estecho: Totalmente. En todo momento se arriesga la vida, desde que sale a una intervención hasta que vuelve al cuartel. Tenemos conocimiento que en otros lugares se produjeron accidentes de vehículos de bomberos que estaban respondiendo a una emergencia. De pronto otro vehículo se cruzó y produjo un choque con consecuencias fatales. De esto debe tomar conciencia la ciudadanía: cuando se escucha una sirena es porque los bomberos, los efectivos policiales o una ambulancia están en una situación de emergencia. Hay gente que debe comprender que hay otras personas que están necesitando ayuda y deben colaborar en ese sentido cediendo el paso a la urgencia; al final esa gente debe comprender que no cuesta nada perder un par de minutos.


  -Hemos tomado conocimiento que el bombero Hernán Romero, que estuvo internado por quemaduras de segundo grado ya está recuperado y regresó a Andalgalà. Una prueba de que puso en riesgo su vida prestando un servicio en calidad de bombero voluntario.


  -Estecho: Romero estaba trabajando precisamente en un incendio en la zona de Andalgalà. Por suerte ya está junto a su familia. El bombero está en constante riesgo; por eso insistimos en la necesidad de capacitarse en lo que son los primeros auxilios, incendios. Hoy, los incendios, por ejemplo, no son los mismos que hace cincuenta años. Ahora tenemos materiales mucho más combustibles, más volátiles y más tóxicos; entonces, los riesgos son mayores. En el afán de apagar un incendio, que no siga haciendo daño, uno pone todo lo que está a su alcance.
 

0%
Satisfacción
100%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

15/09/2019 | 09:27
#0
Tendría que recordarse al Suboficial Mayor de Ejercito (retirado) Rolando Vega (flaco) que fué el precursor del cuerpo de bomberos voluntario. Ya por la década del 80, cuando aún estaba en actividad en el ejército, luchaba para la creación de los bomberos voluntarios.