Posible morosidad

Después de un año, quiere ver a su hija

martes, 24 de noviembre de 2020 00:28
martes, 24 de noviembre de 2020 00:28

El ciudadano José Octavio Moya, de 67 años, denunció en la redacción de El Esquiú una situación de familia que, según sus palabras, lo perjudica sicológica y emocionalmente.


El tema está instalado en la Justicia, más precisamente en el Juzgado de Familia de Segunda Nominación, donde se realizó oportunamente la denuncia y se espera una respuesta que se hace demorar a niveles de morosidad.


En la presentación judicial, Moya dice lo siguiente: “Vi por última vez a mi hija discapacitada en la Escuela N° 10 por el impedimento de contacto que hace su madre hacia mi persona. Planteé el problema en marzo pidiendo audiencia para el cuidado personal. Puse en conocimiento que mi hija comparte una casa en el las 1.000 Viviendas donde conviven otras ocho personas. Aparte, su madre contrajo matrimonio y tuvo mellizos, lo que agrava la convivencia”.


Aclaró, además, que la niña discapacitada, por recomendación médica, practicaba natación en el Tiro Federal, a la que ahora no asiste.


Sin dudas, se trata de un caso especial que merece atención preferencial de la Justicia por estar en juego la salud de una niña que requiere de cuidados especiales los, que, según el padre, se los puede brindar “por tener, aparte del amor filial, las comodidades suficientes para atenderla”.

0%
Satisfacción
20%
Esperanza
0%
Bronca
80%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

24/11/2020 | 15:30
#0
En estos casos es conveniente escuchar las dos campanas. Puede que sea cierto lo contado por este señor, pero es raro que la justicia no reaccione en tanto tiempo. Algo debe haber que no está tan del todo bien.

Otras Noticias