Cara a cara

“Catamarca tiene todo para ser potencia turística”

domingo, 27 de septiembre de 2020 06:00
domingo, 27 de septiembre de 2020 06:00

Hoy: JESÚS MARÍA CARRIZO

El almanaque indica que hoy es el Día Internacional del Turismo. Y fuimos en busca de un experto en el tema, de una persona idónea en la actividad. Forma parte de la cuarta generación de los que portan los mismos nombres: Jesús María (su abuelo, su padre, él y su hijo). Habla con los fundamentos de los que conocen esa industria bien llamada “sin chimenea”. Se lamenta que Catamarca no haya despegado aún turísticamente y confía en las posibilidades que tiene la provincia y de manera particular el departamento Fray Mamerto Esquiú. Su padre fue el creador de la agencia que hoy tiene 52 años de trayectoria: Yokavil Turismo. El Cara a cara de este domingo propone conocer el pensamiento de un apasionado del turismo: Jesús María Carrizo, un soñador incansable que aspira ver a una Catamarca con un turismo en pleno desarrollo. 

-¿El turismo ocupaba gran parte del tiempo en la charla cotidiana de la familia?
-Formaba parte de nuestra filosofía de vida. Desde mis 15 años, recuerdo, en casa se respiraba turismo en todas sus facetas. Yo aprendía a manejar y en una camioneta llevaba a pasear turistas a la cuesta de El Portezuelo. Estamos hablando de hace 50 años atrás.

-Puntualmente: ¿el turismo en Catamarca es o puede ser un polo de desarrollo provincial?
-(Enfáticamente) ¡Sin ninguna duda! Es cierto que no lo es, ni lo ha sido, pero en la medida que vamos aprendiendo y actuando en consecuencia, el turismo tiene todos los elementos para convertirse en una manera de vivir perfectamente visible en Catamarca. El turismo se compone de tres elementos para que haya un producto turístico: el atractivo, los servicios y la infraestructura. Catamarca tiene todos los atractivos que te puedas imaginar del mundo entero. Si hasta playas tenemos… el mar se nos fue, es cierto. Hay dunas donde hubo playas. Contamos con todos los climas encerrados en 100 mil kilómetros cuadrados. Hay algún problemita: en el marco de la promoción turística  nacional durante muchos años, estamos a la cola de lo que fue el Norte tradicional: Tucumán, Salta y Jujuy. Nosotros y La Rioja siempre quedamos a la cola. Insisto: tenemos todo en cuanto a los atractivos.

-En cuestión de servicios no podemos decir lo mismo.
-Es que no puede ser que una provincia turística tenga 2.500 camas en la cabecera, esto es la Capital. Que tengamos un verano de casi siete meses y solamente haya tres o cuatro hoteles con pileta. Creo que no venimos pensando en una provincia turística. En materia de servicios todavía nos falta mucho.

-Está claro: el atractivo natural está, faltan los dos elementos restantes: servicios e infraestructura. Un claro ejemplo es Balcozna…
  -(Interrumpe rápidamente) ¡Lo de Balcozna es un “pecado mortal”! Es una villa bendecida por Dios: un clima extraordinario, un verde espectacular y ubicada en un punto equidistante de tres capitales de tres provincias como son Tucumán, que no tiene un Balcozna; Santiago del Estero, que no tiene un clima como el de Balcozna, y Catamarca. Muchos no la conocen porque nunca se la ha visibilizado, pero es un lugar que carece de servicios. Yo llevo gente a Balcozna y está demostrado que no tiene un sanitario abierto los 365 días del año, a diferencia de El Rodeo o Fray Mamerto Esquiú, por ejemplo. Balcozna es una perlita, pero va a seguir ahí… ¿Cómo quieren que el turismo vaya a Balcozna si no sabe dónde está? Hay que visibilizarla urgente. Pongan en las rutas de la zona un cartel que diga “Visite Balcozna”, ubicada en determinado lugar. Es un lugar bello que no crecerá mientras no tenga los servicios esenciales.

-Que hagan la “gran cordobesa”, que sabe atraer el turismo con menos atractivos que Catamarca.
-¡Córdoba no tiene nada a la par nuestra! Pero son unos genios en cómo venden la provincia. Viví en Carlos Paz muchos años porque papá compró un hotel en los años 70 y fui testigo del crecimiento de esa villa. La gente iba por la peperina, la montaña y el burrito. Después, Alcides Raies, padre de Gabriel (figura del deporte motor durante muchos años), hace la famosa carrera el desafío de la montaña, desde Córdoba capital a Carlos Paz… ¡con los Fiat 600! Comienza la promoción y entonces Carlos Paz va creciendo con la noche, con boliches y restoranes. Después, Carlos Paz toma el ejemplo de Las Vegas: teatros, espectáculos y siguió creciendo.
-Algo fundamental: pretender hacer turismo sin tener los servicios básicos es una verdadera quimera.
-¡Ahí está! Hay dos axiomas: no hay turismo sin turistas y sin servicios, no hay turismo. ¿Un ejemplo? El campo de Piedra Pomez, en Antofagasta de la Sierra, un lugar bello. Pero solamente genera esporádicas visitas, pero no hay turismo porque no dejan un peso. Es más: le sacan más provecho los salteños. El servicio es fundamental, imprescindible a la hora de hablar de turismo. Insisto con Las Vegas en Estados Unidos: el recurso natural no existe, pero tienen hoteles y casinos de primer nivel.

-En síntesis: podríamos ser… pero no lo somos, turísticamente hablando.
-Efectivamente. Hay un concepto equivocado del turismo y lejos estamos de que sea una herramienta de desarrollo. La familia Mora es un claro ejemplo en El Portezuelo. El padre vendía arriba pasas, arrope y otros artículos en un canasto. Un día le dije: “Abajo, pongan un puesto de venta e instalen un sanitario, y vendan lo que quieran”. Pusieron un baño y construyeron un ranchito para exponer sus productos: todos los colectivos paran allí, porque saben que hay un sanitario y pueden comprar cosas regionales. Después, pusieron cuestiones alegóricas a lo que dice la famosa zamba: Un cañizo, la higuera, el ranchito. Y hoy existe un homenaje a la zamba que nos identifica en todo el mundo; y estoy seguro de que mucha gente no lo conoce.
 
-Hace décadas que escuchamos decir de los funcionarios de turno “el turismo es cuestión de Estado”. Pero parece que todo queda en buenas intenciones.
-Hay un discurso sobre el turismo como “cuestión de Estado”. Pero en la práctica, los números del turismo no se visualizan en el Estado, porque el Estado no la ve a esa plata. Es un dinero que entra para muchos sectores, pero no va al Estado, a diferencia de la minería, que un gobierno sabe cuánta plata le entra. Reitero: a la plata del turismo el Estado no la puede cuantificar, pero genera bienestar a mucha gente; más bien sabe cuánta gasta en turismo cuando tiene que hacer el Poncho y toda la folletería para la promoción. La Virgen del Valle genera un movimiento turístico que deja millones de pesos, dinero que no va a las arcas del Estado.

-El actual secretario de Cultura y Turismo, Luis Maubecín, tiene la idea de darle impulso al turismo interno, un desafío que los catamarqueños conozcan Catamarca.
-Hay un escaso porcentaje de catamarqueños que conocen Catamarca. Conocen una parte porque tienen parientes en algún departamento. Ahora, al momento de decidir adónde va de vacaciones, elige otro lugar, como puede ser Las Termas, en Santiago del Estero, diría un “milagro turístico”. Hubo “muñeca” para que los 365 días del año trabajen hoteles de 4 y 5 estrellas gracias a una inversión: el autódromo. ¡Tiene más vuelos de avión Las Termas que Catamarca! El turismo interno es importante y tiene que ir más allá de las villas tradicionales como El Rodeo, Las Juntas, Balcozna y Concepción, que tienen un turismo solamente 40 días en el año. Me pregunto: ¿quién va a invertir en El Rodeo si tiene solamente 40 días de temporada? En Fray Mamerto Esquiú se está trabajando para atraer el turismo, con un departamento que tenga diversión, espectáculos, además de sus bellezas naturales y sitios históricos, que ya los tiene. ¿Por qué creció Salta? Por el folclore. Un viejo profesor de marketing me enseñó que el empresario argentino es una persona de reacción, no es de acción. Mientras no ve que el vecino crece, no se mueve; ahora, cuando el vecino creció, empezó a reaccionar. Y Salta es un ejemplo de la reacción del argentino. En los 80, cuando fue lo del cólera, a Salta no iba nadie, con una enorme infraestructura vacía. Apareció lo que llaman “política de Estado”: los salteños buscan un especialista y le garantizan continuidad en el proyecto y nace el milagro de la transformación salteña: que la gente vuelva a Salta. Contrataron a alguien que sabía de turismo, no cayeron en buscar al amigo o el pariente como ocurre casi siempre.

-A la hora de construir turismo en Catamarca: ¿Estado por un lado, privados por otro, o juntos?
-¡De la mano! Con una constante comunicación, con un ida y vuelta permanente. No hay otra manera para salir adelante con el turismo.

-Confía en el potencial turístico de Fray Mamerto Esquiú.
-Siempre Fray Mamerto Esquiú tuvo una arista especial. El proceso fundacional de todo el Valle Central viene de norte a sur. Viene desde La Puerta, Pomangasta, Pomancillo, Piedra Blanca. Después, se funda la ciudad. El departamento tiene esa impronta y tres patas visibles para desarrollar el turismo: monumentos históricos, tradicionales; el espejo de agua más grande de la provincia, el dique de Las Pirquitas y el Río del Valle que lo atraviesa como una columna vertebral. Además, los incomparables verdes y mil cosas por descubrir. Luego está el punto de los servicios y la gastronomía, que son las cosas que hay que desarrollar. Tenemos también una gran conectividad: estamos muy cerca de la mayor oferta de gente, hay 180 mil personas potenciales consumidores de Fray Mamerto Esquiú. En marzo vamos a celebrar la beatificación de Fray Mamerto Esquiú ahí, en su casa natal.

-¿Cómo está pidiendo esta pandemia y su larga cuarentena?
-Mal, como todos. Nuestro sector ha sido el más golpeado. La agencia está cerrada desde marzo. Es mucho tiempo sin actividad.

-Cuántas veces habrá soñado con una Catamarca turística plenamente desarrollada y cuántas veces se habrá sentido decepcionado ante la falta de resultados puntuales.
-Creo que me iré de este mundo hablando de turismo y de Catamarca. Siempre estoy pensando e imaginándome una Catamarca grande desde el punto de vista turístico. El tema es que la realidad no va de la mano con los sueños. Uno hace lo que puede, lo que está a nuestro alcance y busca que lo escuchen. Insisto: Catamarca tiene todo para ser una potencia turística. Llegará el día en que los catamarqueños nos daremos cuenta dónde estamos sentados y la necesidad de desarrollar los espacios. Hay que copiar a los cordobeses: ellos tienen el “Rumy Montón”, una curiosidad geológica impresionante. ¡Hay que mirar lo que hicieron los cordobeses con el Uritorco en las sierras! Hay que fabricar recursos turísticos, al margen de los ya existentes.

Datos personales

-Nombres y apellido: Jesús María Carrizo.
  -Edad: 66 años.
 -Padres: Jesús María Carrizo y Odila Violeta Espoz Saavedra (hermana de Ramiro Espoz Saavedra).
-Hermano: Omar (actualmente residiendo en Colombia).
  -Hijos: María Fernanda, Daniela Elizabeth, Pablo Sebastián, René, Nazareno y Jesús María.
  Esposa: Elena Noemí Peil.
 -Estudios: Primarios en el colegio Quintana y secundarios en la Escuela de Comercio “Jorge Newbery”. 
-Cargo: Está al frente del área de Turismo de la Municipalidad de Fray Mamerto Esquiú. Recuerda que ya estuvo en esas funciones durante la gestión de Oscar Vera.

  El legado que dejó su padre

Jesús María Carrizo, profesor de Contabilidad (se lo recuerda enseñando en la Escuela de Comercio “Jorge Newbery” allá por la década del 60) y padre de nuestro entrevistado, fue el fundador de una institución emblemática de la actividad turística en la provincia: Yokavil Turismo. La agencia de viajes tiene hoy 52 años de prestar servicios. Al respecto, Jesús María (h) dice: “La agencia funcionó inicialmente en Salta 1179 hasta 1981; luego estuvo por calle San Martín frente a plaza 25 de Mayo, después en Galería Catamarca y actualmente está ubicada en Rivadavia 916, locales 14 y 15. Comenzó en 1968, en la casa donde vivía la familia. Papá dispuso de una habitación e instaló la oficina allí.”
  Ante una requisitoria, dijo de su padre: “Desde el punto de vista turístico, mi padre era un enamorado del servicio; era un gran anfitrión. Mi abuelo fue gastronómico y hotelero, tuvo un pequeño hotel en calle Rivadavia casi esquina Zurita. Desde ahí viene esa vocación de servicio. Nuestra agencia tiene el legajo nacional número 543, es decir que está entre las primeras quinientas del país. En la actualidad, son más de 20 mil las agencias de turismo.”
 

40%
Satisfacción
20%
Esperanza
13%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
26%
Indiferencia

Comentarios

27/9/2020 | 10:50
#4
Muy buena nota. Coincido totalmente con el título “Catamarca tiene todo para ser potencia turística”
27/9/2020 | 09:04
#3
Oscar Vera Intedente!!
27/9/2020 | 08:49
#2
Tiene razón, pero se suceden gobiernos ladrones que no les interesa beneficiar a los catamarqueños. Ahora el UNICATO vino por el LITIO que tenemos - a nivel país se exporta solamente el 3% -, imaginate, y, OBVIO, por las tierras. Cuando aprendan a votar y a evitar fraudes, cambiará Catamarca.

Otras Noticias