Cosechaba uvas para pagarse sus estudios, resistió las críticas y se recibió de ingeniero electromecánico: “Me sentía motivado”

Joel Sanchez, un joven que tuvo que cosechar uvas para poder pagarse sus estudios de ingeniero electromecánico, se recibió. “Soy el primer universitario de mi familia”, contó.
viernes, 29 de abril de 2022 17:55
viernes, 29 de abril de 2022 17:55

Joel Sanchez acababa de terminar el colegio y sentía que podía ir por más. “No es para vos, está carrera es para otro tipo de gente”, “Es muy caro estudiar eso”, “No pierdas el tiempo en eso, andá por otro camino”, eran algunos de los prejuicios que tuvo que soportar. Sin embargo, él estaba convencido de que quería ser ingeniero electromecánico y estaba dispuesto a lograrlo.

Joel de la Ciudad de San Martín, provincia de Mendoza, tuvo que pelear fuerte por lo que logró hoy en día. La muerte de su papá desestabilizó a toda la familia, ya que era su sustento económico. Su mamá tuvo que salir a limpiar casas y él y sus hermanos tuvieron que cosechar uvas en fincas de la zona.

Para poder ayudar a su familia la única salida laboral que tenían él y sus hermanos era cosechar uvas, que era un trabajo duro y competitivo, ya que la temporada era desde diciembre hasta abril, y como se pagaba por la cantidad que recolectaba cada uno, no había empatía. Había que ganar cada peso.

“Tenés que ser veloz para sacar la mayor cantidad posible. Vas aprendiendo y, al mismo tiempo, incorporas estrategias. Por ejemplo, yo era rápido corriendo con los tachos y mis hermanos eran rápidos en el corte de la uva. Cuando empezamos, competíamos contra gente que tenía 10 años en la cosecha y ganábamos unos 70 pesos por semana”.

Cuando finalizó el colegio, el mandato indicaba que debía buscar algún trabajo, no estaba la opción de seguir algún estudio. Él no quería hacerle caso a eso y estaba convencido de que quería ser ingeniero. Sabía que iba a ser un trabajo duro porque no podía darse el lujo de dejar de trabajar. Sin embargo se animó al desafío y se anotó en la UTN.

Del colegio pasó a la universidad y de la finca, saltó directamente a trabajar en la constructora José Cartellone, que tomaba pasantes. “Conté mi historia y quedé seleccionado enseguida, me apuntalaron y me dieron todas las posibilidades para que jamás abandonara mi carrera. Siempre estaré agradecido”.

Cuando decidió comenzar sus estudios universitarios, también implicaba una mudanza hacia la capital de Mendoza. Su ajustada situación económica no le permitía cometer ni un solo error, ya que contaba con becas que lo ayudaban con los gastos, pero el estudiante estaba obligado a tener un buen promedio para mantenerlas. Cada examen era una nueva misión, porque no podía perder la oportunidad que le daban de cubrir gastos.

Además de estar con todas estas presiones, la empresa en la que él trabajaba entró en crisis y debió reducir el personal. En consecuencia perdió el empleo, pero como tenía experiencia laboral más los conocimientos que había adquirido en la facultad lo contrataron de la firma Cartocor, que pertenece al grupo Arcor.

El 2 de agosto de 2021, Joel rindió en la UTN “Proyecto Final” y escuchó la frase que esperó durante 5 años: “Ya sos ingeniero electromecánico”. En ese momento, todos sus proyectos empezaron a crecer. “Me recibí y me ascendieron inmediatamente”, comentó sobre su vida profesional.

“Mi experiencia dice que se puede. Les quiero aconsejar a los estudiantes que en algún momento se sienten perdidos. Siempre anhelé llevar a mi familia a otro nivel y jamás perdí la esperanza. Siempre soñé con un futuro mejor y no reniego de quienes me desalentaron. Nadie en nuestro entorno, familia ni amigos, había alcanzado a ser profesional”, confesó.

 

87%
Satisfacción
12%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

30/4/2022 | 22:51
#0
Que historia, digna de una pelicula, felicidades al Ingeniero, una persona de admirar.

Otras Noticias