Nuevo beato argentino, país que además tiene 4 santos

Ante una multitud, beatificaron en Luján al cardenal Eduardo Francisco Pironio

Es el noveno argentino beatificado por el Papa Francisco.
domingo, 17 de diciembre de 2023 01:48
domingo, 17 de diciembre de 2023 01:48

El cardenal Eduardo Francisco Pironio, “el profeta de la esperanza” fue proclamado ayer beato en una celebración eucarística presidida por el enviado papal, cardenal Fernando Vérguez, ante una multitud de personas que colmaron la plaza General Belgrano, frente a la basílica santuario de Nuestra Señora de Luján.

Después de la lectura de la biografía de Pironio a cargo del padre Toni Witwer SJ, quien aseguró que fue el “cardenal de los jóvenes”, comenzó el rito de la beatificación. El cardenal Vérguez leyó en latín la carta apostólica en la que el Papa Francisco concede la beatificación y establece la fecha de la fiesta litúrgica.

“Nos, acogiendo el deseo de nuestros hermanos Angelo Donatis, vicario general para la diócesis de Roma y cardenal de la Santa Iglesia Romana; de Jorge Eduardo Scheinig, arzobispo de Mercedes-Luján; y de los obispos de la Conferencia Episcopal Argentina; así como de muchos otros hermanos en el Episcopado y de muchos fieles. Después de haber recibido el parecer del Dicasterio de las Causas de los Santos, con nuestra autoridad apostólica concedemos que el venerable Siervo de Dios Eduardo Francisco Pironio, cardenal de la Santa Iglesia Romana, humilde pastor según el espíritu del Concilio Vaticano II, testigo de esperanza y paciencia evangélica, infatigable defensor de la causa de los hermanos más pobres, de ahora en adelante sea llamado beato”, leyó con la voz entrecortada por la emoción monseñor Carlos Malfa, obispos de Chascomús y colaborador de Pironio en sus años en la diócesis de Mar del Plata.

En tanto, exclamó: “ha sido incluido en el Libro de los Beatos” y a las 11.48 se desplegó la imagen oficial de Eduardo Pironio, beato, en medio del sonar de las campanas.

En la carta apostólica también se indicó que la fiesta litúrgica establecida en honor del beato Eduardo Pironio sea el 4 de febrero.
Luego la familia Franco, especialmente Juan Manuel, el protagonista del milagro por intercesión de Pironio; y seminaristas de la diócesis de Nueve de Julio llevaron hasta el altar reliquias de Eduardo Pironio. Luego el obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, agradeció al Papa en nombre de la Conferencia Episcopal Argentina por la beatificación.

En el inicio de la homilía, el cardenal Vérgez exclamó: “¡Magnificat! ¡Magnificat! Gracias, Papa Francisco, por este don de quien fue hermano, padre y maestros para todos nosotros: su palabra, su vida y ejemplo están siempre presentes en nuestros corazones”, expresó el purpurado español que fue por 23 años secretario de Pironio.

Bajo una lluvia intensa, se acercaron al altar las ofrendas del pueblo fiel de Dios, con dones significativos en la vida del cardenal.
Eduardo Pironio (1920-1998) fue ordenado como sacerdote en 1943, teólogo, profesor, decano del Instituto de Teología de la Universidad Católica en 1960, rector del Seminario de Buenos Aires también en 1960, fue ungido como obispo en 1964 y como cardenal en 1976 durante el papado de Paulo VI. Se destacó acompañando a los jóvenes seminaristas, y al laicado argentino desde la Acción Católica.

Comentarios

Otras Noticias