Incidencia de la crisis

“Cualquier elemento estresor va a generar una afectación emocional en el psiquismo”

El licenciado en Psicología Diego Molina destacó que cualquier tipo de crisis afecta la salud mental de las personas.
viernes, 5 de enero de 2024 01:19
viernes, 5 de enero de 2024 01:19

El presidente de Salugénica, Diego Molina, se refirió al impacto que tiene la crisis actual por la que estamos atravesando en la salud mental de las personas, señalando que esta no sólo afecta en los ingresos de la población, sino que también incide fuertemente en la salud mental.

Al respecto, el licenciado señaló que “cualquier elemento estresor va a generar siempre una afectación emocional en el psiquismo de las personas, venga del lugar de donde venga. Puede venir desde lo personal, desde lo vincular, puede venir de lo microsocial, de lo macrosocial, como este cambio económico que, además, viene acompañado de un cambio cultural”.

“No podemos ser inocentes en que este cambio económico es un cambio cultural también; está cambiando dentro de este paquete inmenso de reformas, de leyes, de cambios, hay situaciones que afecta en algún punto a cualquiera de nosotros. Cuando no es por el trabajo, es por la educación, es por proyectos y, principalmente, por la economía”, indicó en diálogo con Radio Valle Viejo.

En esa línea, agregó: “las crisis sociales, como la crisis del 2001, trajo aparejado, no en el momento de la crisis, sino en el año 2002 un aumento de afectaciones a nivel socioafectivo, psicoemocionales, aumento de la tasa de suicidios y varias cuestiones que traen los momentos posteriores a las crisis porque, mientras dura la crisis o mientras está en el curso la incertidumbre, está la desesperanza de no saber hacia dónde va la situación, entonces, en el momento que pasa la crisis, encontrarse ya con la consecuencia de la misma”.

“Lo mismo pasó con la pandemia. Si bien hubo aumento de consumo de sustancias, se vio más reflejado en el 2021 y 2022. Hay que decir que, mientras está durando la crisis, hay personas más vulnerables, quizás con menos recursos internos, con menos posibilidades resolutivas para conflictos cotidianos que se empiezan a presentar”, apuntó.

Además, añadió que “de hecho, hoy encontrarnos con situaciones de desempleo, que no sabemos cómo va a seguir la educación, en nuestro caso, particularmente, quizás el desmantelamiento de la Ley 26.657, que es la Ley Nacional de Salud Mental, donde se ha bregado muchos años por el sostenimiento de ciertos derechos de los usuarios de salud mental y obviamente que repercute en lo psicoemocional”.

“Cuando repercute en lo psicoemocional, que es aquello que vivimos internamente, afecta el entorno, por lo tanto, se convierte en una afectación socioafectiva que influye no solamente en un estado de malestar psicológico donde perdemos un poco de bienestar emocional, sino que va a repercutir también en nuestros vínculos, en nuestras ocupaciones, en nuestros proyectos, pero principalmente va a repercutir en nuestro cotidiano, donde empezamos a disfrutar menos de aquellos que disfrutábamos y empezamos a colapsar”, aseguró.

Por último, sobre si se puede medir el nivel de estrés, dijo que “el nivel de estrés se puede medir a partir de técnicas específicas, a partir de lo que es la psicometría. No podemos hacer como un nivel de estrés generalizado, pero lo podemos notar en tres niveles, básicamente a nivel sociocomunitario. Primero en el descenso del bienestar de las personas, cuando vemos que las personas dejan de estar bien”.

“En la desesperanza, con respecto a los proyectos que teníamos o que estábamos por hacer y un tercer elemento, que es la repercusión de la agresión o la agresividad puesta de manifiesto porque toda frustración trae agresión”, subrayó.

Comentarios

Otras Noticias