Resaltan la importancia del sitio arqueológico “Cueva de Cacao”

Jorge Martínez dijo que “es una cueva que principalmente tiene arte rupestre de prácticamente los primeros grupos cazadores-recolectores”.
lunes, 19 de febrero de 2024 01:20
lunes, 19 de febrero de 2024 01:20

Jorge Martínez, investigador del Conicet, resaltó la importancia del sitio arqueológico la “Cueva de Cacao”, en Antofagasta de la Sierra, donde se viene trabajando desde hace varios años. 
Cabe destacar que el gobernador Raúl Jalil recibió en Casa de Gobierno a los arqueólogos e investigadores, donde Carlos Aschero, Carlos Bogilio y Jorge Martínez brindaron detalles sobre los avances de la investigación.
Al respecto, Martínez comentó: “es un trabajo que se inició ya hace un tiempo atrás, poco más de 15 años, siempre a cargo de Carlos Aschero, quien hizo las primeras investigaciones ya en el año 83 en todo lo que es el área de Antofagasta de la Sierra, muy cerca de lo que sería el actual pueblo de la Villa de Antofagasta, así que hay una larga trayectoria de investigaciones y, sí, es cierto que Cueva Cacao, que es un sitio que ya se excavó incluso en los años 90, ha seguido dándonos algunas sorpresas a medida que se avanzaban con las investigaciones”.
“Esta cueva es una cueva que principalmente tiene arte rupestre de prácticamente de los primeros grupos cazadores-recolectores en el área, que están más o menos datados hace unos 9500, 10 mil años atrás, es un sitio muy especial del arte rupestre, pero en las excavaciones que nosotros realizamos desde hace bastante tiempo hemos dado con ocupaciones no sólo de lo que serían grupos humanos, sino también que la cueva esta fue ocupada por una fauna que se extinguió hace ya más de 12 mil años atrás”, indicó a Radio Nacional.
En esa línea, agregó: “entonces hay como un componente mixto entre fauna extinta y hablamos de una fauna enteramente diferente a la que existe actualmente porque eran unos herbívoros, los que se conocen como perezosos terrestres, que es parecido a lo que hoy sería un gran oso, que se conocen como megaterios estos animales. Evidentemente, tenemos la verificación de que el ambiente que hoy es un extremo desierto, 12 mil años atrás era un espacio con muchísima más agua, con ríos un poco más caudalosos, con lagunas más grandes y mucha más vegetación”.
“Para dar una idea, estos animales estaban erguidos podían medir hasta cerca de tres metros de altura, comían cientos de kilos por día de pastos, de arbustos, hablamos de un escenario ambiental muy distinto a lo que es actualmente”, aseguró.
Asimismo, Martínez dijo: “es muy contrastante la idea de algo que ocurrió justamente al momento en donde por el momento nosotros teníamos casi como una coincidencia entre esta extinción de la megafauna, con las primeras señales de ocupación humana en el área”.
“Lo cierto es que lo que está en curso actualmente es la evaluación de ocupaciones humanas, que aparentemente habrían convivido con esta fauna que se extinguió hace más de 12 mil años atrás. Así que esa es la importancia de este sitio que de por sí es un sitio arqueológico y de ahí la importancia que tiene en cuanto a que se debe preservar, se debe resguardar, es una verdadera cápsula de tiempo que debe permanecer lo más inalterado posible”, afirmó. 
Además, añadió: “es algo que debe preservarse, cuando más intacto está un sitio va a ser mejor lo que se pueda interpretar de un espacio que ha sido ocupado, en este caso por megafauna o humanos con tantos miles de años de antigüedad”.
“Justamente estuvimos reunidos en Casa de Gobierno por una invitación del gobernador para conversar en cómo avanzar conjuntamente y agradecemos muchísimo el interés porque Catamarca es un enorme tesoro arqueológicamente hablando. El área de Antofagasta en particular, al ser un ambiente muy seco todo lo que se preserva y principalmente dentro de aleros rocosos, dentro de cuevas es increíble la preservación que tiene”, indicó.
También detalló: “tenemos restos de los excrementos de esta megafauna muy bien conservados, no está nada fosilizado, sino que los restos vegetales de estos excrementos los tenemos preservados con muestras de casi 50 mil años. Al ser muy seco lleva a que la preservación de los vegetales, de los huesos sea casi como si fueran algo de hace cinco años atrás”.

Comentarios

Otras Noticias