Combatir el peligro silencioso

Día Mundial de la Prevención del Cáncer de Cuello Uterino: La importancia del diagnóstico temprano

Expertos y organizaciones de salud en todo el mundo se unen hoy para concientizar sobre la importancia de la prevención y detección temprana del cáncer de cuello uterino, una enfermedad que cobra la vida de miles de mujeres cada año.
martes, 26 de marzo de 2024 10:01
martes, 26 de marzo de 2024 10:01

Hoy, 26 de marzo, se conmemora el Día Mundial de la Prevención del Cáncer de Cuello Uterino, una fecha para concienciar sobre esta enfermedad que afecta a mujeres en todo el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), este tipo de cáncer es el cuarto más frecuente entre las mujeres, con aproximadamente 604.000 nuevos casos y 342.000 muertes cada año.

La enfermedad, derivada del crecimiento descontrolado de las células del cuello del útero, tiene su origen en una infección persistente por el virus del papiloma humano (VPH), una infección común de transmisión sexual, que puede afectar a la piel, la zona genital y la garganta. La buena noticia es que, según la OMS, este cáncer puede ser curable "si se diagnostica en un estadio temprano y se trata con prontitud".

En este sentido, expertos hacen hincapié en que es importante realizar consultas profesionales a tiempo para abordar correctamente la patología. El doctor Andrés Humphreys, jefe de la sección de Patología del Tracto Genital Inferior del servicio de Ginecología del Hospital Británico de Buenos Aires, afirma que el cáncer de cuello uterino "es una enfermedad casi completamente prevenible". Destaca que el culpable de este cáncer es el VPH, una infección que la mayoría de las personas sexualmente activas contraerán en algún momento de sus vidas, pero que generalmente el sistema inmune puede resolver.

La detección temprana juega un papel fundamental en la lucha contra este cáncer. Los síntomas pueden incluir sangrado vaginal anormal, flujo vaginal con sangre y dolor pélvico. Sin embargo, en sus etapas iniciales, el cáncer cervical puede no presentar síntomas, lo que hace necesario los exámenes regulares.

Entre los métodos de diagnóstico se encuentran el Papanicolau (PAP), la colposcopía y el test de VPH. Este último, en particular, ha mostrado una alta sensibilidad para detectar mujeres en riesgo de tener lesiones precancerosas. La autotoma de la muestra para análisis de VPH también se presenta como una opción y facilita el acceso al tamizaje para la prevención del cáncer cervicouterino.

El doctor Humphreys insiste en que "están dadas todas las condiciones para que este cáncer pueda ser prácticamente erradicado", gracias a la vacunación contra el VPH, la detección precoz y el tratamiento oportuno. Sin embargo, hace énfasis en que se necesita un esfuerzo conjunto para alcanzar esta meta.

Comentarios

Otras Noticias